twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
01-06-2017 Versión imprimir
El autor del artículo, durante la preparación de una escena de 'Como la espuma'
El autor del artículo, durante la preparación de una escena de 'Como la espuma'
 

Así debuté en el cine:
¡con una orgía!


¿Cómo es la primera vez para un actor en la pantalla grande? Álex Villazán, que se estrena en el largometraje con ‘Como la espuma’, nos los cuenta en primera persona
 
 
ÁLEX VILLAZÁN
Nunca pensé que mi primer contacto con el mundo del largometraje fuera a desarrollarse en una orgía. Pero esas fueron las primeras palabras que me dijo Roberto Pérez Toledo cuando hice el casting para el personaje de Alvarito: “Todo transcurre en una orgia”.
   
   Y yo iba a ser Alvarito, un personaje blanco, inocente, entrañable, que intenta perder la virginidad en esa orgía.

   De pronto te asaltan dudas de todo tipo, pues toda mi experiencia ha sido sobre las tablas del teatro, junto a La Joven Compañía, y no acababa de entender de qué manera aquella película podía hacerse real. Pero ahí entra la inteligencia y el buen hacer de Roberto, que sabe controlar los tiempos en una película que bien podría haberse inclinado muy fácilmente hacia lo grotesco. Pero no. Él tenía muy claro lo que quería hacer y supo transmitirlo. Y eso se nota y se plasma en el filme.
 
 
Con María Cotiello y Sergio Torrico, los compañeros de trama
Con María Cotiello y Sergio Torrico, los compañeros de trama
 
 
 
   Me encantaba todo el reparto y conocía a la gran mayoría de los actores, pero en cuanto me dijeron quiénes iban a ser mis compañeros se me dispararon las ganas de rodar, pues yo había visto el trabajo de María Cotiello en Los protegidos y de Sergio Torrico en Los nuestros. Fueron un lujo, dos compañeros generosos que me ayudaron con todo lo que no controlaba del mundo del cine y me hicieron más fácil mi trabajo.

   No realizamos apenas ensayos, por aquello de conservar esa frescura de la primera vez, y fuimos directo al rodaje, que resultó superdivertido: muy buen rollo y mucha, muchísima profesionalidad en todo aquel “caos controlado”. Mis escenas se grabaron bastante seguidas y, cuando terminé, sentí que me había quedado con ganas de más. Incluso se han terminado incluyendo algunos planos en los que, aunque yo había finalizado ya el rodaje, aún seguía con el vestuario de Alvarito. Así que, si te fijas, aparezco paseando por ahí…
 
 
Otro momento de Villazán en el filme
Otro momento de Villazán en el filme
 
 
 
   Es un lujo trabajar con directores que arriesgan con películas como esta, tan atrevida, y que luchan por querer contar algo. Y más cuando deciden recurrir a tantísimos actores jóvenes, que también luchan –luchamos– por encontrar un hueco en esta complicada profesión.

   Al final, todo lo que queda y se ve en la película es que cualquier pretexto puede ser válido para hablar del amor y de la búsqueda de uno mismo. La gente que retrata Como la espuma necesita encontrarse sea donde sea, y bucea para seguir adelante. Con espuma o sin ella, vestidos o desnudos.
01-06-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio