twitter instagram facebook
Versión imprimir

ALGO QUE NO SEPA


Un 'photocall' son demasiados 'photocalls'


SANTIAGO ALVERÚ

Foto: Alfredo Arias

Diego San José me riñó por no ir a los Premios Platino. En general me riñe por todo, pero es cierto que lo de acudir a fiestas en el mundo del cine implica un equilibrio complejo. Uno puede pensar que lo mejor es asistir a todas las fiestas posibles: error. Se corre el riesgo de padecer el síndrome del photocall extremo y acabar posando en el estreno matutino de los Kinépolis para Gru: mi villano favorito 3. Sin hijos ni sobrinos para formar alguna excusa digna. Si le apetece mucho ver el doblaje de Patricia Conde, pague la entrada el viernes y deje de demostrar que no tiene nada que hacer un jueves por la mañana.

   En los Platino del año pasado, al parecer, estuvo todo el mundo. Ahí sí que había que estar. Yo no me enteré. Los siguientes son en México, que me pilla un poco lejos. Se trata de la gala de premios de todo el cine iberoamericano. Llevan cuatro ediciones y la siguiente, en 2018, será la quinta. Les enumero los países participantes, son veintitrés: Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

   Las academias de cada país, junto a sus asociaciones de productores, deciden las candidatas a los Platino. Después, un jurado formado por “destacadas personalidades implicadas en la industria cinematográfica, de las artes y de la cultura iberoamericanas” selecciona las nominadas y las premiadas. Hay 18 candidaturas. Les cuento esto para que lo sepan, porque yo no tenía mucha idea. Pero debe de ser importante.

   Los photocalls son un ecosistema loquísimo. Entras y aquello es Vietnam. No solo te tienes que definir por cómo eres estando de pie, una práctica que se asemeja más a una subasta a puertas de un circo romano que a una forma razonable de promocionar una película. Además, te enfrentas a fotógrafos cansados que quieren que pases rápido por si llega la estrella, periodistas (becarios) que no se han preparado mucho el tema (créanme, he hecho más entrevistas que películas; tampoco es difícil…) y a un espacio reducido en el que demostrar cuántos amigos tienes por los besos que das.

   Por tanto, se puede y se debe decir que no a un photocall de vez en cuando. Y bravo por los jefes de prensa y los artífices de promociones diferentes y arriesgadas, que crean eventos privados o grandes citas alejadas de lo convencional, dando cabida a grandes y pequeños del cine español.

   Diego San José no me riñe por todo, era broma. Lo nombro porque quiero ser la Carrie Bradshaw del cine español y por algún sitio hay que empezar. También puedo nombrar a Blanca Suárez. No la conozco pero ahí está, nombrada.

   Nos leemos pronto.

 

Santiago Alverú (Oviedo, 1992) es bloguero, monologuista y creador de los Premios Yago. Su debut en la faceta de actor fue como protagonista absoluto de ‘Selfie’ (Víctor García León, 2017), trabajo por el que fue finalista a los Goya y las Medallas del CEC


Versión imprimir