twitter instagram facebook
Versión imprimir

Algo que no sepa

All the young dudes (feat. Sandra Escacena)

SANTIAGO ALVERÚ

Santi Alverú y Sandra Escacena, ejerciendo como presentadores de las Medallas del CEC el pasado 28 de enero en Madrid (foto: Enrique Cidoncha)

 

Es muy jodido tener cualquier edad. Pero hay pocas edades peores que 17 años. La desconfianza hacia el mundo exterior se mezcla con la inseguridad hacia uno mismo, se finge autenticidad cuando en realidad se vive apatía, la desconexión con lo que esperan de nosotros y lo que nosotros esperamos del mundo es absoluta. Nuestro cuerpo nos traiciona sin saberlo, nuestros padres nos entienden y no lo creemos. Ser adolescente es hablar otro idioma con los que más quieres, vivir en una república independiente en constante guerra civil a centímetros de tus amigos. 

 

   En la pasada gala de las Medallas CEC, los presentadores fuimos Sandra Escacena y yo. Sandra Escacena tiene, lo han adivinado, 17 años. Creo que es la persona más joven en la tierra ahora mismo. Ella y un niño nepalí. Pero que se joda ese niño nepalí: él no es Sandra Escacena. 

 

    Cualquier legítimo debate sobre actores y actrices presentando galas que deberían presentar cómicos (porque los segundos tienen las herramientas y habilidades y los primeros no) aquí sobra, porque Sandra tiene, ¿lo he dicho ya?, 17 años. Y cualquier cómico que hubiese empezado su carrera presentando una gala no lo habría hecho ni la mitad de la mitad de bien que lo hizo ella. 

 

   Yo he tenido 17 años, pero no he tenido 17 años en 2019 y no he sido una mujer de 17 años. Así que hay cosas de Sandra que, mientras escribíamos el guion de la gala, no entendía o no compartía. ¡Por ejemplo! Desde el primer minuto los chistes sobre feminismo quedaron fuera de la mesa. Ella fue muy explícita con eso. A mí, como quizá sepan, me atrae enormemente la idea de hacer humor con todo y con todos. Pero para Sandra era importante, lo hablamos, nos reímos y fuera. A todo lo demás accedió con un entusiasmo atípico a su edad. Los chistes más personales le emocionaban, estaba encantada con todo lo que fuese disparar hacia nosotros.

 

   Aprendí una cosa trabajando con Sandra. Cuando como profesional eliminas tu primer recurso, tu salida habitual, te quedan dos opciones: quejarte o aprovechar y construir algo nuevo. Gracias a una postura de Sandra que yo jamás hubiese tenido, encontramos en nuestra actuación un tono diferente, más personal. Y eso es algo raro de conseguir en comedia. 

 

   No es suficiente con contratar a actrices para presentar galas, también hay que escuchar. No es suficiente con contar con gente joven, también hay que dejar que participe. Y no es suficiente con trabajar juntos, también hay que enseñar lo que sabemos y dejar que los demás aprendan, sin imponer nada. Esto es algo que no sabía hace una semana y que me ha enseñado Sandra Escacena. Con solo 17 jodidos años. 

           

           

           


           

Santiago Alverú (Oviedo, 1992) es bloguero, monologuista y creador de los Premios Yago. Su debut como actor fue en el papel protagonista de ‘Selfie’ (Víctor García León, 2017), trabajo por el que fue finalista a los Goya y las Medallas del CEC. Participa en 'Ese programa del que usted me habla', de La 2.

       

              

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

Versión imprimir