twitter instagram facebook

Nos encantan las historias de triunfadores que un año atrás eran completos desconocidos. En cambio, los relatos de trabajo duro y largas trayectorias implican una mirada autocrítica mucho menos atractiva. Para rematar la jugada, nada se le da mejor al ser humano que sobrevalorar, que reaccionar desproporcionadamente.

A pesar de que las amo y no puedo vivir sin ellas, odio profundamente las redes sociales. Hace poco, con ambos pensamientos mezclados, llegué a una breve e infeliz conclusión. Echo de menos sentir auténtica soledad. Hablo de soledad en todas sus dimensiones. Soledad cognitiva, soledad de gustos. En cuarto de la ESO mis padres me enviaron a Irlanda unos seis meses. Al volver, mis amigos podrían estar muertos, que yo no me habría enterado. Conocer a alguien como tú con 15 años era toda una celebración. Conocer a alguien con tus gustos ahora es… bueno, facilísimo. Incluso follártelo es facilísimo.

La crítica, como cualquier expresión literaria, tiene un código. A los que creemos en ella nos gustaría ver ese código forzado. O al menos, evitar ver ese código empleado de la manera más obvia posible. El periodismo cultural abraza demasiado a menudo sus recursos más evidentes para salir del paso. Sobre todo, en casos en los que los temas son tan delicados (identidad de género, feminismo, política…) que es mejor dejarse llevar por la corriente. 

"Creo que es mi responsabilidad, ahora que esta columna va a ser semanal, mezclar inquina y amor", nos avisa nuestro columnista de "Algo que no sepa". Por eso, después de haber hablado sobre los 'haters' en las redes sociales, esta semana le tocaba escrir sobre el amor. Bueno, y sobre las dificultades en el amor. Y sobre adivinos reales. En fin, sin desperdicio...

¿Existiría Batman sin el Joker? ¿Qué fue primero, Superman o Lex Luthor, Dani Rovira o los perros abandonados? Son algunas de las preguntas que se formula Santi Alverú en 'Los haters que nos convienen', nueva entrega de su columna semanal "Algo que no sepa". El actor y analista razona por qué las celebridades a menudo aceptan los peligros de la fama en Internet. Y sí, esos peligros "dan asco", pero también implican una relevancia a veces consentida o incluso buscada.

Nuestro columnista Santi Alverú regresa de vacaciones con novedades: su serie 'Algo que no sepa', visión muy personal, heterodoxa y desmitificadora sobre el mundo del cine y otros aledaños artísticos, pasa a ser semanal. Todos los lunes le tendremos aquí con sus reflexiones lúcidas, divertidas y hasta desconcertantes. Para abrir boca, empezamos fuerte: ¿cuánto importa la vocación? "El secreto reside en no estancarse, moverse, inventar, forzar los límites", infiere Alverú tras sendas visitas al museo Guggenheim... y al Media Markt.   

Santi Alverú se despide hasta septiembre de su columna quincenal 'Algo que no sepa' con un hilarante 'totum revolutum' des ideas que le han estado rondando por la cabeza en estas últimas semanas: la opinión de David Mamet sobre los 'castings', la certeza de que la segunda temporada de 'Paquita Salas' es aún mejor que la primera o sus últimas reflexiones sobre el humor. Y, como colofón... el, a su juicio, mejor diálogo de la historia del cine español.

La actriz Scarlett Johansson ha renunciado a protagonizar 'Rub & Tug', una producción en la que había sido contratada para encarnar a un mafioso que se somete a un cambio de sexo. Johansson ha preferido retirarse ante las críticas de que no fuera un actor trans quien asumiera este papel. Alverú analiza esta polémica, con sus luces y sombras, en una nueva entrega de su columna 'Algo que no sepa'.

"Cualquier comentario volcado en las redes está fabricado pensando en la respuesta que se recibe a cambio", reflexiona nuestro columnista quincenal Santiago Alverú al hilo de su actividad -y la de todos- en la red social del pajarito. Y sí, la conclusión es que, incluso cuando parecemos más solidarios y desinteresados estamos buscando algún tipo de "recompensa". "La vanidad pesa lo suficiente como para explicar cualquier altruismo", sentencia este admirador del perfil en Twitter de Rodrigo Cortés.

Nuestro columnista quincenal de los lunes dedica su "Algo que no sepa" de hoy a reflexionar sobre la necesidad de darse a conocer y abrirse paso uno mismo. "Que en el país de El Pequeño Nicolás tu talento sea relacionarte con la gente te sitúa a ojos de los demás en una delgada línea entre una posible honestidad y un probable interés", admite con alguna amargura. Pero el trabajo, avisa, al final se impone.

Nuestra entrega quincenal del actor y comentarista Santi Alverú ('Selfi') se adelanta del lunes a hoy para analizar la noticia que más ha impactado en el sector cultural estos últimos días, la recuperación de un ministerio propio para Cultura y la designación del escritor Màxim Huerta al frente de esta cartera. "Siento auténtica ilusión por encontrar a Màxim en la próxima gala de los Goya. Confío en que este señor nos traiga alegrías", reconoce Alverú.

La columna quincenal de Santiago Alverú, 'Algo que no sepa', dedica una segunda y definitiva entrega a las peripecias de los actores y actrices jóvenes cuando tienen que acudir a pruebas. Los gastos de transporte se les multiplican a menudo a quienes no residen en Madrid. Alverú ha hablado esta vez con numerosos intérpretes barceloneses, y las anécotas (cambiarse de cualquier manera en los baños de Kinépolis, por ejemplo) vuelven a ser jugosísimas. 

Santiago Alverú vuelve con su columna "Algo que no sepa" y un argumento insólito: la relación entre los actores españoles y... los taxis. Las historias son tan sabrosas que darán para un par de entregas. Aquí, por lo pronto, nos cuentan sus secretitos Bárbara Lennie, Ricardo Gómez, Bárbara Santa Cruz, Marta Nieto, Pepe Ocio...

La nueva entrega de 'Algo que no sepa', la columna quincenal del intrépido Santiago Alverú ('Selfie'), aprovecha el estreno de 'Avengers: Infinity war' para ensayar una divertida catalogación de directores españoles. Hay dos grupos, en el fondo: los que detestan los superhéroes y aquellos que les han encontrado un huequecito en su corazón...

"Como actor novel, no dejan de perseguirme la infinidad de testimonios dispares sobre de qué depende una interpretación brillante, qué la separa de una mediocre. Christoph Waltz confesaba en una entrevista reciente para Esquire que no consideraba que existiesen actores buenos ni malos. Solo estar en el lugar y momento adecuados", dice el autor.

Nuestro nuevo columnista dedica la segunda entrega de su Algo que no sepa a dos pequeños grandes acontecimientos on line que han sacudido la plataforma de vídeos durante esta Semana Santa: el estreno de la película Jägger Royale, por parte del youtuber Mister Jägger, y un impresionante récord de visitas que se apuntó El Rubius. "Sencillamente histórico", sentencia Alverú, el protagonista y nominado al Goya como mejor actor revelación por Selfie.

Santiago Alverú es bloguero, creador de los Premios Yago y, en términos generales, un inquieto vocacional que el año pasado debutó en la pantalla grande como protagonista absoluto de Selfie, la delirante película de Víctor García León. Y desde hoy mismo, Alverú es también el autor de una columna fresca, divertida y desmitificadora sobre el mundo del cine en España. Se titula Algo que no sepa y llegará en lunes alternos a la portada de esta web. ¡Bienvenido, Santi! Hoy, para empezar... ¡los photocalls!