twitter instagram facebook
Versión imprimir
23-08-2012

Amparo Baró, premio Ceres a la mejor actriz teatral por 'Agosto'
Su papel de matriarca le vale el reconocimiento en estos galardones, que se entregarán el día 30 en Mérida
 
Cuando Amparo Baró llegó al escenario del Teatro Valle-Inclán el pasado mes de diciembre para protagonizar Agosto, llevaba 12 años sin subirse a las tablas. Su personaje era el de Violet Weston, la matriarca de una familia que tiene que enfrentarse con su pasado y su presente. Encarnar este papel le ha valido el reconocimiento del Jurado de la I Edición de los Premios Ceres de Teatro, presidido por la actriz Ángela Molina. Amparó Baró recogerá su Premio Ceres a la Mejor Actriz el próximo 30 de agosto en el Teatro Romano de Mérida. Como Mejor Actor la acompañará Miguel Rellán.
 
El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida cumple este año su edición número 58 en la capital extremeña. Baró ya recibió este pasado diciembre uno de los Premios Actúa, que concede la Fundación AISGE en reconocimiento a su amplia y prolífica trayectoria.
 
La barcelonesa Amparo Baró abandonó sus estudios de Filosofía y Letras para intentar ser actriz. Primero lo hizo en compañías de teatro aficionado, hasta que debutó ante el público con la obra El burlador de Sevilla y convidado de piedra en 1955 en la ciudad condal. Su primera gran oportunidad la tuvo al año siguiente, cuando tuvo que sustituir a Amparo Soler Leal, primera actriz de la obra Harvey, de Mary Chase, ganadora del Premio Pulitzer. Compartió escenario con Adolfo Marsillach. Amparo Baró dio el salto escénico a Madrid en 1959 con la obra Calumnia, de Lillian Hellman, dirigida por Cayetano Luca de Tena.
 
Desde los años sesenta hasta su retirada momentánea de los escenarios en 1998 con La opinión de Amy, de David Hare, Amparo Baró ha participado más de medio centenar de obras de teatro de los más importantes autores españoles e internacionales, como Petición de mano, de Anton Chejov, El rapto, de Edgar Neville, El enfermo imaginario y Las mujeres sabias, ambas de Molière, Los buenos días perdidos, de Antonio Gala, La dama boba, de Lope de Vega, La venganza de don Mendo, de Pedro Muñoz Seca, Los habitantes de la casa deshabitada y Un marido de ida y vuelta, las dos de Enrique Jardiel Poncela, Borkman y Casa de muñecas, de Ibsen, La tetera y Tres sombreros de copa, de Miguel Mihura, Las Bacantes, de Eurípides, o El poder de la mandrágora y Leticia, de Peter Shaffer.
 
Su carrera en el cine y la televisión ha ido de la mano de su trabajo en el teatro. Durante los años sesenta participó en películas comerciales como Margarita se llama mi amor o La chica del trébol. Desde los  ochenta hasta la actualidad, ha aparecido, por ejemplo, en El bosque animado, Las acosas del querer o Siete mesas de billar francés, película por la que obtuvo el Goya a la Mejor Actriz de Reparto. Pero, sin duda, uno de sus papeles más longevos y por los que más se le recuerda es la interpretación de Soledad Huete en la serie de televisión 7 vidas durante siete años, de 1999 a 2006, emitida en Telecinco. Recientemente, también ha sido una de las protagonistas de El internado, de Antena 3.
 
En su vitrina conserva varios Premios de la Unión de Actores y  la Academia de la Televisión, otros tantos TP de Oro y Fotogramas de Plata. Este Premio Ceres por su interpretación de la madre de la familia en Agosto se suma al Fotograma de Plata a la Mejor Actriz de Teatro que ya consiguió por esta obra.

Versión imprimir