twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Entrevistas
14-10-2013 Versión imprimir
Avelino González, durante el rodaje de 'Padre Casares' (Foto: Xosé Durán)
Avelino González, durante el rodaje de 'Padre Casares' (Foto: Xosé Durán)
 
 
“La situación que viven algunos actores empieza a ser límite”


Avelino González, nuevo presidente de la Asociación de Actores y Actrices de Galicia, se confiesa preocupado por el descenso de actividad en la región
 
 
 
LARA CAPELO
Avelino González (Vigo, 1962) todavía no sabe muy bien qué hacer con su nuevo cargo al frente de la Asociación de Actores y Actrices de Galicia (AAAG), que ocupa desde los primeros compases de este mes de octubre. Lo suyo es interpretar, pero tiene claro que ahora debe trabajar en beneficio de todos. Por eso espera impaciente a que pase la novedad y deje de sonarle el teléfono a cada instante.
 
   Sonriente, hablador y consciente del momento transcendental por el que atraviesa, recibe a AISGE.es en Compostela sin perder su sentido del humor. Y eso que su análisis de la situación que atraviesa el sector no deja margen para muchas alegrías. González se confiesa alarmado por el fuerte descenso de la actividad del sector en Galicia y está dispuesto a defender “con ahínco” las condiciones de trabajo de sus compañeros. Decepcionado con el papel de las instituciones e indignado por la actitud de algunos políticos, espera que los responsables de la delicada situación que atraviesa ahora mismo Galicia asuman en algún momento sus responsabilidades.
 
– Actor, monologuista, director y traductor de teatro y ahora también presidente de la AAAG. Se le acumula el trabajo…
Sí. En esto es en lo único que sé que no voy a currar nada [ríe].  De vez en cuando toca hacer este tipo de cosas. Otros lo hicieron antes y otros lo harán después. Hay que ser generosos y trabajar para todos.
 
 
– ¿Algún consejo de su predecesor, Toño Casais?
– ¡Huir! [risotada]. Ahora en serio, tomarlo con calma, porque en este cargo lo que te toca son problemas. Todavía estoy intentando encontrar mi propio punto de vista.
 
 
En la entrega de los premios María Casares de 2011
En la entrega de los premios María Casares de 2011
 
 
– ¿Se ha marcado unos cuantos objetivos básicos?
Aparte de los generales, que nuestros talentos puedan desarrollarse en las mejores condiciones posibles. Es decir, defender las condiciones de trabajo, que ahora mismo están en cuestión.
 
– ¿En qué medida?
– Después de lo de la serie El faro, en donde intentaron contratar por debajo de lo que estipula el convenio, tenemos que trabajar para que las cosas no sigan por ese camino. Otro objetivo es potenciar la ficción en el audiovisual. Y al teatro le ayudaría mucho que la asociación funcionse como lugar de encuentro, que sirva como cerebro colectivo.
 
– Y luego están las instituciones.
– Desde luego, también es importante que ellas asuman su papel. Hubo y habrá enfrentamientos, pero tenemos que revitalizar las complicidades. Necesitamos que asuman sus responsabilidades. En el caso del teatro, o no hacen nada o, si lo hacen, no llega. Si, por ejemplo, AGADIC [Axencia Galega das Industrias Culturais] tiene unos objetivos, nosotros los desconocemos.
 
 
– ¿Qué opina de la gestión y la política que el Gobierno central aplica en el ámbito cultural?
– [Silencio] ¿Qué vas a pensar de alguien que te insulta y te está minusvalorando? ¿Qué vas a pensar si el responsable de tu departamento, en lugar de potenciarlo, lo desprecia? Dicen cosas como que los actores cotizan fuera, y se quedan tan anchos. ¿Qué palabra hay en el diccionario para definir eso?
 
 
Los ministros de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Educación y Cultura, José Iganacio Wert, aseguraron en el Congreso que se pagarán las ayudas pendientes para la industria del cine.
– Ahora venden como mérito que van a pagar una deuda. ¿A qué personaje de los Simpsons dicen que se parece Montoro?
 
 
– A Monty Burns.
– ¡Eso! Yo preferiría a Mr. Burns como ministro. En cuanto a Wert, en fin, mejor me callo. Me viene a la cabeza un cuento tradicional en el que hablan un rey y su siervo:
 
         – Majestad- pregunta el siervo-, ¿por qué no forma el Ministerio del Petróleo?
         – ¡Tú eres tonto! En mi reino no hay petróleo - le responde el rey.
         – Entonces, ¿para qué quieres el Ministerio de Justicia?
 
 

 
 
– ¿Pero existe un problema de dependencia de las ayudas públicas, especialmente en Galicia?
Sí, en todas partes. Ni el Estado ni la Consellería se pusieron a trabajar para crear un sector independiente. Hay un problema de dependencia en el que nosotros cargamos con todas las culpas, pero no somos los únicos responsables. Mientras dependamos de ellos, nos tendrán aquí [señala la palma de su mano]. Si nos tienen así será porque les interesa.
 
 
¿Es, por lo tanto, intencionada esa dependencia?
– No lo sé. Pregúnteles a ellos.
 
 
– La subida del IVA para las actividades culturales trae de cabeza al sector. ¿Cuáles han sido las consecuencias reales en Galicia?
Significó que espectáculos que iban a ser rentables perdieran dinero. La legislación del IVA contrajo la actividad creativa. Lo que consiguieron es que iniciativas privadas, que son las que precisamente promueven, pierdan. Incluso se cancelaron espectáculos. Y proyectos que sabes de antemano que van a funcionar, con gente que llena en cada actuación, terminaron palmando pasta porque la subida les cogió en medio de la gira.
 
 

 
 
– Se dice que el mayor problema que sufre actualmente España es el paro. ¿Se puede hablar de actrices y actores gallegos en paro?
– Esta profesión es precaria de por sí. Que hoy hagas bien un papel no te garantiza que mañana te vayan a llamar para otro. En lugar de paro, prefiero hablar de descualificación y desprofesionalización. Si tengo que dedicarme a otras cosas (servir copas, doblar ropa...) para vivir, no podré poner mis cinco sentidos en la interpretación. Lo que ocurre en Galicia es que hace unos años, aunque tú no tuvieras trabajo, mirabas a tu alrededor y veías que había cosas. Ahora ves que no hay nada.
 
– ¿Puede ser más concreto?
Hay pocas producciones de televisión, pocos espectáculos de teatro. Donde antes trabajaban trece actores, ahora lo hacen seis. Y en teatro ya no digamos. Menos producciones y menos numerosas. El señor Burns nos dice que la solución es emprender, pero si cada uno se lo monta por su cuenta no habría sitio para todos. La situación que empiezan a vivir algunos de mis compañeros es límite. Tenemos que hacer algo.
 
 
– ¿Qué propone?
– Para empezar, tienen que dejar de insultarnos. Que pongan a dirigir este departamento a gente que sepa de qué va y para qué servimos. A todos los niveles. En Galicia también nos insultaron, hace tiempo. A partir de ahí, hablar, escuchar, crear e inventar.
 
 
– Usted ha participado en producciones a nivel nacional. ¿Juegan en desventaja las gallegas frente a estas o las de otras Comunidades Autónomas?
No. El sector gallego se creó a sí mismo. Cuando llegaron las instituciones, se lo encontraron ya hecho. Simplemente lo cogieron y lo administraron. Un sector como el gallego no lo hay en otros sitios. Tenemos esa ventaja. Y en eso tiene mucho que ver el idioma, que es un estímulo: no nos limita, sino que nos potencia. Tenemos la misma capacidad que otros para trabajar fuera, hacer coproducciones e internacionalizarnos.
 
 

 
 
– Cuando la AAAG hizo pública la renovación de su directiva, hizo referencia a los “retos que tendrá que afrontar en estos tiempos”.
– Los retos son estimular la actividad teatral y audiovisual, así como conseguir que este tipo de entidades, incluida AISGE, funcionen como un lugar de encuentro. No es suficiente con que tengan una función administrativa. Necesitamos inventar, pero no sabemos cómo.
 
– Los premios María Casares son el gran acontecimiento del año para el teatro gallego. ¿Qué ideas tiene para la edición del 2014?
– Seguir en la misma línea de lo que se hizo en años anteriores. Son unos premios consolidados, menos en lo económico. Tienen su prestigio y siempre han cumplido su función, que es hacernos visibles. Nos dan la oportunidad de decirle a nuestro público: “aquí estamos, queremos seguir y éstos son los que parece que han logrado mejor su objetivo este año”.
 
– ¿Alguna iniciativa que quiera poner en marcha desde la asociación?
– No crear problemas, porque ya hay suficientes...
 
– A nivel personal, ¿cuáles son sus proyectos, además de continuar con el papel de Miñato en ‘Padre Casares’?
– Pues estoy trabajando en algunas traducciones, cuentos y sueños hace una pausa). Tenía unas previsiones que he de cambiar. Así que… seguiré buscándome la vida por donde se pueda.
 
   Y Avelino, pese a la que está cayendo, se despide con una sonrisa.
14-10-2013 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio