twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
28-09-2017 Versión imprimir

BANDO SONORO
 
 
Marian Álvarez

Música para salir de marcha, enamorarse o acunar a un bebé

Se consagró con ‘La herida’, repite con ‘Morir’ y busca canciones para comprender mejor a sus personajes. He aquí a una melómana ante la cámara
 
 
Por FERNANDO NEIRA
Marian Álvarez es madrileña y Aries de 1978, y, cuando en su familia pensaban que tendrían a una aplicada estudiante de Empresariales, sintió la llamada del arte interpretativo y prefirió llamar a las puertas de la escuela de interpretación de Juan Carlos Corazza. Todos la recordamos de inmediato por su estremecedora Ana en La herida, la película con la que Fernando Franco nos conmocionó en 2013 y que a Marian le reportó el Goya a la mejor actriz protagonista y la Concha de Plata en el festival de San Sebastián. A la capital donostiarra ha regresado ahora gracias a la segunda cinta de este director, Morir, donde aborda junto a Andrés Gertrudix –su pareja y padre de Estela, la niña que ahora sabremos con qué canción se duerme– la peliaguda degradación física, anímica y sentimental de un matrimonio que se enfrenta a una enfermedad mortal.

   Álvarez contaba incluso desde 2007 con un galardón en el festival suizo de Locarno por su papel protagónico para Lo mejor de mí, de Roser Aguilar, pero hasta la ópera prima del hasta entonces montador Franco no la colocamos en el lugar que merece. Y eso que los aficionados a la ficción televisiva ya le ponían cara por sus apariciones en 7 vidas, La sopa boba, Tirando a dar, Motivos personales y, sobre todo, Hospital central, donde tuvo tiempo para meterse en la piel de la doctora Lola Sanz. En los últimos tiempos, ha vuelto a reivindicarse en la pantalla grande con títulos como Felices 140 (con el que acarició el Goya a actriz de reparto), Lobos sucios, Cien años de perdón o La niebla y la doncella, la muy reciente adaptación de una de las novelas policiacas de Lorenzo Silva. Ahora, gracias a este cuestionario melómano, sabemos también que Marian elige canciones para identificarlas con sus personajes y comprenderlos mejor. O que un tema en concreto lo asocia con las salidas nocturnas junto a sus amigas y otro es la canción de amor que le descubrió su chico cuando empezaban a conocerse.
 
 
 
Paul Anka “Diana” (1957)
 
“Cada vez que escucho esta canción me transporto inmediatamente a mi infancia. En esos viajes interminables, camino a la playa, mi padre ponía el casete de Paul Anka y, cuando sonaba el estribillo de esta canción, mi hermana, mi hermano mis padres y yo cantábamos al unísono: ‘Dianaaaaa…!”.
 
 
 
 
 
Los Fresones Rebeldes “Al amanecer” (1997)
 
“Con esta canción viajo a mi adolescencia. Cuando salía con mis amigas, siempre se acercaba alguna de nosotras a pedirle al dj que la pinchara. Y, cuando finalmente empezábamos a escuchar aquello de ‘No es que me emocione otro amanecer…’, se despertaba la locura”.
 
 
 
 
 
El Niño Gusano “Papel de regalo” (1998)
 
“Para mí, la canción más romántica del mundo. Me la descubrió mi chico cuando empezamos a salir y se ha convertido en ‘nuestra canción’. Nadie puede resistirse a una estrofa que diga: ‘Si te dejo pasar, todo acabará mal / Te llevarás las cosas más bellas’. Las letras que escribía Sergio Algora, desaparecido tan pronto, son increíbles”.
 
 
 
 
 
Pixies “Where is my mind?” (1988)
 
“A la hora de interpretar trabajo mucho con la música, me ayuda muchísimo como inspiración. Y esta pieza resulta fundamental a la hora de encarnar a Ana, mi personaje de La Herida. Me ayudaba a describir perfectamente por dónde transitaba este personaje. Le debo mucho a esta canción de Pixies y, por supuesto, a mi Ana querida…”.
 
 
 
 
 
La Bien Querida “De momento abril” (2009)
 
“Esta melodía me ayuda a dormir a mi niña. Tal cual. Soy madre desde hace año y medio y descubrí por casualidad que cuando le canto De momento abril se calma muchísimo. ¡Le encanta! Es más: ¡hasta se sabe trocitos! Desde luego, es una delicia”.
 
 
 
 
 
David Bowie “Heroes” (1977)
 
“Ahora que me encuentro inmersa en la promoción de Morir, la nueva película de Fernando Franco, quería rescatar este tema que forma parte de su banda sonora. Me puede la emoción, sin remedio, cada vez que la escucho. Es increíblemente poderosa. Y me trae a la cabeza millones de recuerdos y sensaciones. Es como un viaje infinito. ‘We can be heroes, just for one day’. Podemos ser héroes por un día. Y, si lo dice Bowie, será verdad. O eso quiero creer”.
 
 
 
28-09-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio