twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Entrevistas
27-04-2012 Versión imprimir
Entrevista a la actriz Bárbara Lennie

Bajo unas gafas de sol y una amplia sonrisa se esconde el rostro de una de las actrices más vistas últimamente del cine español. La actriz Bárbara Lennie, con sangre argentina y española de adopción, se reúne con la Fundación AISGE para mostrarnos su pasión por el mundo de la interpretación.

¿Su último trabajo? - Dictado- un thriller psicológico dirigido por Antonio Chavarrías, en el que Bárbara encarna a una mujer, Laura, que acaba de perder un bebé y que se ve envuelta en el cuidado de una niña, hija de un amigo de su marido. Una niña con un misterio escondido que sólo Laura sabe resolver.

- Las críticas de prensa han volcado los ojos en tu interpretación, y todas coinciden en que es extraordinaria.

¿Qué sacas en claro cuando después de haber estado tres meses rodando en una ciudad alejada de tu familia, de tus amigos y bajo la presión de un rodaje, recibes una recompensa como ésta?

- Es una buena notica, claro. Este trabajo es muy marciano; como tú dices, a veces te pasas un montón de tiempo fuera de tu entorno, lejos de tu mundo para meterte en otro que ,por ese tiempo, se convierte en fundamental, en importantísimo, en TODO. Luego el rodaje termina y tú vuelves a tu casa. A veces feliz y a veces no tanto, siempre con cosas nuevas. Retomas tu vida cotidiana y meses después se estrena la película, te sientas a verla, la redescubres, la promocionas, la compartes. Los críticos opinan, los amigos, la familia, y si gusta es maravilloso. Si no gusta, bastante frustrante, la verdad. Pero la felicidad no puede depender de esto porque si no te vuelves loca. Por eso, en la medida que puedo, intento disfrutar mucho el proceso de rodaje, los ensayos, la gente que me rodea, las historias que contamos, la magia entre acción y corten. Porque eso sí permanece, te acompaña para siempre, eso se queda en tu piel.

- Tu manera de interpretar siempre es muy natural, muy real, aún así supongo que cada director consigue sacar una cosa nueva de tu trabajo ¿qué has descubierto en ti tras rodar con Antonio Chavarrías?

- Una capacidad de superación que desconocía. Tuve que remontar cada mañana la energía y la ilusión pasara lo que pasara. Fueron muchas sesiones de trabajo, más de las que había tenido nunca, y mantener la cabeza en su sitio semana tras semana, teniendo en cuenta las duras condiciones del rodaje, no fue fácil. En ese sentido ha sido un aprendizaje brutal. También me ha servido para reafirmare en que a mí lo que me hace más feliz es trabajar en un ambiente feliz, con gente con la que me pueda reír, con la que pueda charlar y en la que confíe plenamente.

- Tras tu papel en La piel que habito, se te etiqueta como una de las chicas Almodóvar, ¿qué puede implicar un determinativo como éste?

- Una suerte enorme. Me imagino que implica que en casi en cualquier lugar del mundo te puedan ubicar rápidamente al menos por uno de tus trabajos. Implica que un director como Pedro te ha elegido para formar parte de su equipo. Implica haber podido compartir rodaje con grandes actrices. Implica haber vivido desde dentro algo que nunca hubiera imaginado; haber visto a Pedro crear, proponer, imaginar, reír, susurrar una nota a oído. Para mí ha implicado un montón de cosas… y todas son bonitas.

- Veraneantes, obra dirigida por Miguel del Arco, te ha situado en la puerta de conseguir el premio MAX 2011 a Mejor Actriz Protagonista, una obra de Gorki adaptada a nuestro tiempo, un personaje que lleva tu mismo nombre ¿qué más cosas tienes en común con este personaje?

- No muchas más… o por lo menos no muchas más que quiera confesar aquí… A mi personaje le cuesta mucho encontrar las palabras, le cuesta expresar, expresarse. Está en un momento vital que no sabe definir pero en el que empieza a encontrarse realmente incómoda, perdida. Ve grietas en todo lo que hasta ahora ha sido su mundo. No sabe qué hacer y eso la angustia profundamente. Ha sido educada para mantener las formas, para escuchar, para ser una buena anfitriona y a partir de este verano que cuenta la función, esto se le empieza a hacer insoportable. Creo que no poder poner palabras a lo que uno quiere o a lo que nos pasa es desesperante. Las palabras hacen que las cosas existan y por lo tanto si no encuentras las palabras, existir se hace complicado.

- …Tras 46 ensayos comenzó a girar esta obra teatral; un año después, sigue caminando en distintos teatros de la Comunidad de Madrid, ¿cómo consigues combinar los rodajes, el estudio de nuevas propuestas, el ensayo de la nueva obra que se estrenará el próximo junio, las clases de perfeccionamiento que recibes, y tu día a día personal?

- Depende de las épocas. Ahora sigo de gira con Veraneantes pero muy tranquilamente así que tengo tiempo para casi todo. Estoy empezando los ensayos de Las criadas de Genet, una pieza que dirige Pablo Messiez y estrenaremos en el Festival de Otoño en Primavera a finales de Mayo. Me gusta mucho compaginar cosas, me gusta mucho trabajar. Es verdad que ha habido momentos de mucho estrés, meses en los que he grabado todo el día y he hecho función por noche, a veces en diferentes ciudades. Y eso es muy desgastante. Pero si lo puedo llevar con tranquilidad, me encanta. Hoy por hoy hacer esto que hago, me da la vida, me ayuda a poder disfrutar más y mejor de todo lo demás. Compaginar unas cosas con otras no es tan difícil, solo se necesita energía. Me parece más complicado lo que hacen muchas compañeras, compaginarlo con la maternidad, con la vida familiar… Pero bueno, siempre ha sido así y los cómicos siempre han tenido hijos, así que no debe ser para tanto...

- El 2011 además de ser un año fructífero para ti, laboralmente hablando, te ha traído el premio actriz revelación de La Unión de Actores por tu papel en la obra teatral "La función por hacer"- un premio otorgado por el reconocimiento de tus compañeros- Supongo que habrá sido muy satisfactorio recibir un galardón como éste. ¿Qué ha significado para ti?¿qué lectura consideras que hay que hacer de los premios que se reciben en una trayectoria profesional?

- Fue muy bonito, sí. Es que los premios siempre lo son. De alguna manera es una palmadita en la espalda, un apoyo para seguir adelante. Pero nada más. No conozco a nadie que se dedique a esto por los premios ni que piense en su trabajo en función de ellos, me parecería ridículo. Los premios no te aseguran nada, aunque ayudan, no te aseguran el trabajo. Es verdad que la alegría no te la quita nadie y hay que saber disfrutarlos y brindar por ello. Al día siguiente la vida continua igual que la dejaste y está bien así.

-Trabajas todas las disciplinas, cine, teatro, TV- ¿Qué resaltarías positivo de cada una de ellas?
Disfruto con todas siempre que sea bueno lo que estemos haciendo. Unas son más sacrificadas que otras, más rentables, más libres. Por unos motivos o por otros, hasta ahora no he podido ni querido prescindir de ninguna. ¡Y espero que siga así mucho tiempo!

Bárbara aprendió a tocar la flauta travesera para su papel en Veraneantes, y desde entonces la música forma parte de su día a día…- La música ayuda mucho, dice- da equilibrio, te enseña a saber respirar y además acompaña.

Esta joven actriz con mucha carrera que mostrarnos todavía, nos despide con su cálida voz al son de una canción de … Going home de Leonard Cohen.

Pronto la veremos en La Sala Cuarta Pared con la obra Las criadas de Jean Genet, dirigida por Pablo Messiez y con Fernanda Oratzi y Tomas Pozzi.

Cuando se realizó esta entrevista, Bárbara Lennie había sido nominada a mejor actriz, en los premios MAX, por su interpretación en la obra de teatro Veraneantes. Actualmente es la gandora de ese galardón. Nuestra más sincera enhorabuena desde la Fundación AISGE.



Aránzazu Riosalido
27-04-2012 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio