twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Foto Fija
Versión imprimir
BELÉN PONCE DE LEÓN
“La bruja de ‘El mago de Oz’ me dio
 tanto miedo que me sacaron del cine”
 
Esta sevillana descubrió en París que la interpretación era lo suyo. Allí, el director australiano Norman Price la subió al escenario con Barking dogs, una obra truculenta en la que tres hermanas aprovechaban la carne de su difunto padre para hacer una tarta. Su siguiente oportunidad le llegó nada menos que desde el Parque España japonés, el único recinto temático del mundo dedicado exclusivamente a nuestro país, donde deslumbró a los visitantes como actriz y bailarina. Y viajó hasta Italia gracias a Judenrein, un retrato sobre la desesperanza de los judíos que vivieron el Holocausto Tras su regreso fue capaz de aportar humor a la asfixiante situación que mostraba Final de partida y Nicolás Pacheco la convirtió en protagonista de dos montajes alternativos: Paquitadora, el calvario de una limpiadora avergonzada porque su hijo gay es también transformista, y La hora de las moscas. Junto a la compañía Rakatá representó los clásicos Fuenteovejuna y El castigo sin venganza, pero su mayor triunfo lleva por título Doña Perfecta, que a finales del año pasado logró llenar el María Guerrero madrileño.
 
Empezó a trazar su senda cinematográfica a base de cortometrajes como Cenizas o Escarnio. Nicolás Pacheco, que también la ha dirigido sobre las tablas, no se lo puso fácil en Detrás del maíz. Y es que encarnaba a una señora profundamente religiosa cuya hija se negaba a comulgar porque había descubierto que el sacerdote era un asesino… de conejos. Se puso nuevamente a las órdenes de ese joven autor para abordar la soledad de los ancianos en Al cielo con ella, donde dejaba a su madre al cuidado de una inmigrante cubana, la única dispuesta a darle afecto. A golpe de tacón le permitió actuar junto a Lola Herrera y homenajear la lucha femenina que surgió durante la revuelta minera de Asturias en 1962. Era detenida por solidarizarse con los huelguistas y terminaba falleciendo a causa de las torturas recibidas en prisión. Saltó al largometraje gracias a Camino, la historia más conmovedora de Javier Fesser, que le ofreció un pequeño papel de anestesista. En 23-F fue la esposa del teniente coronel Tejero (que interpretaba Paco Tous) y recientemente ha estrenado la disparatada comedia experimental El tiempo de Plácido Mena. Kike Narcea escribió el personaje de Almu pensando en ella y le regaló la mejor secuencia de una película que presenta a unos amigos deseosos de rodar un documental sobre el primer español que dibujó para Marvel.
 
En sus inicios televisivos tuvo que contentarse con pasar como episódica  por las dos primeras series nacionales que emitió La Sexta, SMS y Mesa para cinco, ambas de corte juvenil. Fue la fiscal que describió los brutales crímenes de un asesino en Los Serrano y Lex la devolvió a los juzgados. Los espectadores de Aída la recuerdan como una dura asistente social a la que Carmen Machi intentaba engañar para no perder la custodia de su hijo y en Vuelo IL-8714, el telefilme que repasó la tragedia de Spanair, revelaba a la policía quién se había encargado de reparar el avión siniestrado. Provocó carcajadas con La tira, donde se enamoraba de un atento mozo de supermercado que se ofrecía a llevarle la compra hasta su casa, pero no menos divertida fue su aparición en Museo Coconut. Para esa comedia dio vida a una limpiadora perezosa que intentaba frenar su despido mintiendo una y otra vez. Muy distinta era Amina, la abnegada sirvienta marroquí de Amar en tiempos revueltos, que le ha valido el aplauso de numerosos seguidores.

 
 RUBÉN DEL PALACIO
¿Recuerda el momento concreto en que decidió ser actriz, y por qué?
− Antes de estudiar interpretación cursé Filología Inglesa y ya pertenecía al grupo de teatro de la facultad. Luego hice un doctorado en el que me becaron para pasar un semestre en París y tuve la enorme suerte de trabajar con el director teatral australiano Norman Price. A partir de entonces me di cuenta de que no quería dedicarme a otra cosa.
 
− ¿Quién fue el primer amigo/a al que se lo contó, y qué le dijo?
− A mi amiga Rory Rojas, en París. No le sorprendió para nada y, de hecho, me dijo: “¡Si ya eres actriz! ¿Qué otra cosa vas a hacer?”
 
Si el teléfono dejara de sonar, y ojalá que no, ¿a qué cree que se dedicaría?
− Hace años compaginaba la profesión con otros trabajos para poder pagar el alquiler. ¡He hecho casi de todo! [Risas] Hoy por hoy confío en que el teléfono siga sonando.
− ¿En qué momento de qué rodaje pensó: “¡Madre mía, en qué lío me he metido!”?
− ¡Nunca! Los líos son otra cosa.
 
− ¿Cuál considera que es el principal problema del celuloide español, si es que ve alguno?
− No tenemos una industria cinematográfica fuerte e imagino que se debe a la difícil financiación. Lo que está clarísimo es que no es por falta de talento ni de buenos profesionales.
 
− ¿Se le ocurre alguna solución imaginativa para paliarlo?
− Conceder más subvenciones, combatir la piratería y repensar esa subida del IVA que no ayuda nada. Pagar nueve euros por una entrada de cine resulta excesivo para la mayoría de la gente que no se dedica a esto. Sacar adelante una película cuesta mucho dinero, y si el público no va a las salas, deja de ser rentable.
 
− ¿A quién le devolvería antes la llamada, a Spielberg o a Woody Allen?
− ¡Qué complicado! Haría el pino puente para compaginar ambos proyectos. [Risas] Si me achucharan mucho, reconozco que tengo debilidad por Woody Allen.
 
− ¿Cuál fue el primer actor o actriz que le conmovió?
− Charles Chaplin.
 
¿Qué frase de película le gusta aplicar como leit motiv personal?
− La verdad es que ninguna. A veces digo eso de “¡Y que salga el sol por Antequera!”, pero no es de ningún filme.
 
− ¿Qué largometraje ha visto tantas veces que se sabe los diálogos completos de alguna escena?
Magnolia, de Paul Thomas Anderson: cada vez que la veo descubro algo nuevo en el guión. ¡Ese señor es un monstruo! 
 
− ¿Le gusta volver a ver los filmes o series en los que ha participado?
− Al principio me costaba muchísimo, no paraba de criticarme. Ahora me veo con más objetividad y me sirve para mejorar de cara a trabajos posteriores. ¡Es muy útil!
 
− ¿Cuál fue el última película que no fue capaz de ver hasta el final?
− Con seis añitos fui a ver El mago de Oz y la bruja me dio tanto miedo que mi hermano tuvo que sacarme del cine antes de terminar.
 
¿Cuál es el primer consejo que le ha dado alguien cercano –ya sea del ámbito profesional o personal– para ejercer mejor la interpretación?
− “Disfruta y ve a muerte”.
 
− ¿Intuitiva o metódica? ¿En qué porcentaje?
− Las dos cosas. La intuición surge a partir del trabajo.
 
− ¿Qué canción o canciones escogería para ponerle banda sonora al momento actual de su vida?
Gracias a la vida.
 
− Adelántenos, aprovechando que no nos escucha nadie… ¿Cuál es el próximo trabajo que se va a traer entre manos?
− Estoy rodando el largometraje ¿Quién mató a Bambi? para Santi Amodeo y en octubre volveremos al teatro María Guerrero con Doña Perfecta.
− ¿Qué le gustaría hacer dentro de cinco minutos?
Darme un baño en el mar con buena compañía.
 
− ¿Y dentro de cinco años?
− Disfrutar de la vida: darme otro baño en el mar, tomarme una cañita con mi gente y seguir ganándome la vida como actriz con proyectos interesantes.
 
− ¿En qué otra época de la historia le gustaría haber nacido?
− Siendo mujer, esta época no está mal.
 
Díganos qué le parece más reseñable de AISGE y en qué aspecto le gustaría que mejorásemos.
− La recaudación de los derechos generados por trabajos audiovisuales, la ayuda a los socios que se encuentran en situaciones desfavorecidas, los cursos de formación y los contenidos de la revista. ¡Hacéis una labor estupenda!


 

Para más información e imágenes sobre Belén Ponce de León, pinche aquí
Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio