twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Entrevistas
25-03-2015 Versión imprimir
Nieto y García, los dos artífices en el éxito de 'El quid'
Nieto y García, los dos artífices en el éxito de 'El quid'
 


Bruno Nieto y Raúl García 

 
“Falta encontrar un modelo de negocio para las webseries en Internet”


Dos jóvenes orensanos triunfan con ‘El quid’, un homenaje a Agatha Christie en blanco y negro que cuenta con la participación desinteresada de reputados actores gallegos


E. TEIXO
Oriundos ambos de Celanova (Ourense), tierra de escritores y de creación, Bruno Nieto (27) y Raúl García (35) atesoraban experiencia en diversos programas y series para televisión en el ámbito gallego cuando se les ocurrió El quid, un infrecuente serial de suspense diseñado para internet. Siete capítulos que, rondando los diez minutos de duración por entrega, se presentan en riguroso blanco y negro como un guiño a los clásicos del género. Explica Nieto: “Cuando le conté a Raúl la idea inicial, puso como condición ese acercamiento al cine negro, aunque desde nuestra humildad, por supuesto. Y a mí me pareció muy bien. Lógicamente, esto obligó a algunos cambios en el guión”.
 
   “Fue empeño mío”, confirma su socio. “La historia me lo pedía; era un thriller con asesinato pero con una trama clásica. El tono CSI no le iba. Por otro lado, es verdad que las webseries suelen estar pensadas formalmente para romper, con una estética muy moderna y actual. Nosotros quisimos hacer algo diferente, un guiño a Hitchcock, al cine de género. Nunca habíamos visto nada así en este formato”.
 
   El quid comienza con una muerte. El dueño de una casa de baños aparece con un tiro en la cabeza; a lo largo del serial, un inspector en horas bajas (Antonio Mourelos) ha de encontrar al culpable con la ayuda de una joven detective de método (Sabela Arán). “Soy muy fan de Agatha Christie”, revela Nieto, autor de la idea original. “En el último capítulo, el inspector reúne a todos los implicados para explicarles la resolución del caso y eso es, en parte, un homenaje a esa escritora”.
 
   Los directores intentaron jugar con la estética del cine de género de los años 50 del siglo pasado. “Se nota en el uso de las grúas, por ejemplo, al pasar de un gran angular a un plano corto”, confiesa Raúl García. “Combinamos ese tipo de cosas con otros recursos más actuales, como el enfoque o movimientos más rápidos de cámara. Pero el guión es claramente Agatha Christie. La mayoría de webseries se mueven en torno a la comedia, eso es un hecho. No se trabaja el suspense ni mucho menos una historia que se desarrolla hace varias décadas. Hay una producción que se llama Canillejas, ambientada a principios del siglo XX, pero es un poco posterior a El quid. Nosotros quisimos ofrecer algo que no se hubiese hecho”.
 
 
Monti Castiñeiras
Monti Castiñeiras
 
 
 
   Con el guión de El quid terminado, Nieto y García buscaron financiación. La fórmula del micromecenazgo les pareció idónea para su proyecto; querían rodar enseguida. “Impulsamos una campaña de crowdfunding asequible, de 4.000 euros”, recuerdan. “Aunque sabíamos que nos costaría más, teníamos poco tiempo y el objetivo era, sobre todo, conseguirlo. Logramos esa cantidad, pero la producción final se acercó a los 9.000 euros. Y eso que nadie cobró. Todo el dinero se fue, sobre todo, en transporte de personal, comidas, alojamiento... También en alquiler de material: las ópticas de las cámaras, material de iluminación y cosas así. Dedicamos al rodaje un día por capítulo: siete en total. El peor fue el primero; la mayoría de los implicados nunca habíamos trabajado juntos, un actor estaba indispuesto y, para colmo, ese día teníamos las escenas más complicadas. Luego, todo fue mejor”.
 
   En 2008, a sus 19 años y todavía estudiando para convertirse en profesional, Bruno Nieto dirigió Oculta identidade, que pasa por ser la primera webserie en lengua gallega. Visto desde la distancia  y con la perspectiva de la experiencia ganada,  aquel trabajo sirvió a su autor “para aprender a coordinarme en equipo, aunque hoy le encuentre al resultado más fallos que virtudes”. Desde entonces, las series para internet se han consolidado como termómetro del afán creativo del sector audiovisual. “Antes se hacían más cortometrajes, y ahora las webseries son la salida”, explica Nieto. “Eso está bien, porque el serial es mi formato favorito. Aunque es cierto que en internet la gente se para menos. Tuvimos que reducir el minutaje de los episodios de El quid para adaptarlo a los hábitos del público en la red”.
 
   Raúl García observa que “Galicia, en el audiovisual, es un referente puntero. Lo mismo en la animación que en el cortometraje o la producción de series de televisión para toda España. La trayectoria del audiovisual gallego es potente, y eso se debe al trabajo de las escuelas, fundamentalmente, y también al apoyo de la Administración en momentos estratégicos. Con la crisis, ese apoyo institucional cayó. Entonces, las webseries fueron la salida natural para los profesionales que querían hacer cosas con una inversión más manejable”.
 
 
 
Los realizadores orensanos son amantes de la estética del cine de los años cincuenta
Los realizadores orensanos son amantes de la estética del cine de los años cincuenta
 
 
 
   “El reto sigue siendo hacer todo esto rentable”, resume Bruno Nieto. “Yo optaría siempre por internet si compensase económicamente. Y tal vez eso se consiga, poco a poco. Tengo esperanza en el poder de internet, pero es verdad que no conozco la pócima secreta”. Raúl es pragmático al respecto: “Yo no creo que vuelva a involucrarme en una webserie a corto plazo. Ha sido una experiencia, pero no repetiría. Al menos, mientras sea tan difícil rentabilizarlo; ese es el problema de las webseries: encontrar un modelo de negocio en internet. Yo quisiera que los profesionales tuvieran una remuneración”.
 
   Con los recursos ajustados y en una trayectoria de un año y medio, El quid ha sumado candidaturas en los premios Mestre Mateo del audiovisual gallego, en el Festival de Webseries Españolas (FWE), en el Baja Web Fest y en el Carballo Interplay. “Nos habría gustado llegar a más festivales”, admiten, “pero el presupuesto que hemos tenido para promoción y distribución es mínimo. Con todo, resulta gratificante que los únicos festivales a los que nos hemos presentado nos hayan seleccionado o elegido entre sus finalistas”.
 
   Raúl García destaca la labor pionera de la serie Malviviendo: “Ellos encontraron el formato y aprendieron a hacer de una webserie un producto del que poder vivir”. Pero ambos creadores se quedan con la fértil producción gallega de ficción en píldoras para internet. “Entre pipas nos gana en todos los festivales, pero es que tiene muy buen guión y se identifica muy bien con el formato de webserie”, dice Nieto. También destacan  Angélica & Roberta, serie de la que hemos dado cuenta muy recientemente en esta revista.
 
   Bruno Nieto está en fase de promoción de Mil sorrisos e un perdón, un documental sobre la víctima de un accidente de circulación provocado por un conductor borracho. Sin embargo, la meta del autor, todavía veinteañero, es la ficción. “Dirigir una serie de suspense, como El quid, pero para televisión”, resume.
 
   Raúl García, por su parte, acaba de producir el corto de su amigo, el actor Lino Braxe. También ha facturado dos documentales; uno de ellos, titulado Viaje al fin de la noche, tiene como protagonista al grupo de rock Los Suaves. “Ahora estoy escribiendo dos historias: un cortometraje y un guión para un largometraje, que tengo ya mediado y que terminaré antes de un año. Aunque una webserie te da mucha libertad, verte en la pantalla grande tiene que ser algo increíble. Los cines cierran y empiezan a ser un reducto de románticos. Quizá pronto los estrenos se hagan a través de un plasma en un centro comercial; ya veremos”.
 
 
 
Xavier Estévez, Antonio Mourelos, Camila Bossa y Sabela Arán
Xavier Estévez, Antonio Mourelos, Camila Bossa y Sabela Arán
 
 
 
La aportación de los actores


El quid
cuenta con la participación desinteresada de un notable elenco de intérpretes. Encabezan el reparto Antonio Mourelos (presidente de la Academia Galega do Audiovisual) y Sabela Arán, una de las actrices con mayor proyección surgidas en esta Comunidad en lo que va de siglo. Completando el elenco, Camila Bossa, Xavier Estévez, Carlos Pérez, Monti Castiñeiras y Alejandro Carro.
 
“Se involucraron por amor al arte”, recuerda Raúl García, que se encargó de la dirección de actores. “El quid fue un aprendizaje para mí en este aspecto. Me preocupaba saber transmitir y estudié muchísima teoría. Lo cierto es que conocía de atrás a parte del elenco. Primero se lo comenté a Antonio Mourelos; yo sabía que es un apasionado del suspense, con una colección brutal en su casa. Cuando leyó el guión se implicó y nos recomendó a Sabela Arán para el papel coprotagonista. Ella aceptó enseguida. Antonio tiene muchísima experiencia. No sólo fue nuestro actor, sino también un consejero. Nos hizo observaciones sobre los diálogos, para mejorarlos, y es un profesional muy receptivo también. Por su parte, Sabela es un descubrimiento. Y una máquina que se aprende los diálogos de todos, no sólo los suyos. Enseguida supimos que iba a llegar lejos como actriz”.
 
“Sabela es increíble”, retoma Bruno Nieto. “Su voz, su manera de transmitir y de hacer real el guión. Es brillante, esa es la palabra, y muy pronto triunfará a nivel nacional. Pero también trabajar con Camila Bossa era un sueño, y lo mismo con Monti Castiñeiras y los demás. De todo esto, lo mejor es que nos llevamos amigos”. Tras leer el guión, los actores aceptaron sin dudar, aunque exigiendo una buena realización. “Varios de ellos han metido secuencias en sus propios videobooks, y eso es un orgullo. Si no han cobrado en dinero, al menos le han encontrado una salida que compensa su esfuerzo. Lo mismo con el equipo técnico: algunos profesionales venían de las escuelas cuando se involucraron en El quid y ahora les van saliendo trabajo y contactos”, concluyen. 
25-03-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio