twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
24-03-2017 Versión imprimir

 

Los artistas europeos demandan un trato justo en Internet


Más de 500.000 actores, músicos y bailarines solicitan a los eurodiputados e instituciones que protejan sus derechos en el ámbito digital



CELIA TEIJIDO
La inmensa mayoría de los artistas europeos perciben una ínfima o nula compensación por la utilización de millones de sus interpretaciones y ejecuciones en las plataformas digitales. Tanto estos servicios como las productoras cinematográficas y las discográficas multinacionales se reparten millones de euros por explotar el trabajo y el talento de los artistas.
 
   “Esta es una gran injusticia que se prolonga demasiado y no podemos tolerarlo porque afecta a nuestras vidas e impide que recibamos la compensación económica que cualquier persona merece por el uso de su trabajo”, señalaron en rueda de prensa en Bruselas representantes de AISGE y AIE, las entidades españolas que gestionan los derechos de los actores y bailarines, en el primer caso, e intérpretes musicales, en el segundo.
 
   Las plataformas de música (Spotify, Apple Music, Deezer o Google Play) alcanzaron durante 2016 el millón de suscriptores en España (68 millones de usuarios en todo el mundo). De ellas, las discográficas obtuvieron en España casi 90 millones de euros (2.890 a nivel global), mientras que solo una minoría de artistas percibieron algún tipo de contraprestación por la explotación de sus interpretaciones en Internet, con cantidades a menudo ínfimas. Según The Guardian, el pago final que llega al artista, tras descontar la parte que perciben las discográficas, ronda los 0,001128 dólares por cada reproducción de sus interpretaciones.
 
 
El actor José Manuel Cervino; el director de Internacional de AISGE, José María Montes, y los músicos Nacho G. Vega y Javier Campillo ofrecieron la rueda de prensa
El actor José Manuel Cervino; el director de Internacional de AISGE, José María Montes, y los músicos Nacho G. Vega y Javier Campillo ofrecieron la rueda de prensa
 
 
 
   En el sector audiovisual la situación resulta incluso más precaria para los artistas, toda vez que al firmar el contrato de producción ceden todos sus derechos al productor de la obra, generalmente de manera automática, para cualquier forma de explotación (incluida Internet). En el mejor de los casos se establece una cantidad a tanto alzado que en modo alguno se aproxima al valor económico de los derechos que están cediendo. Dicha cesión significa, en esencia, que los artistas pierden el control sobre la explotación de sus interpretaciones, así como toda posibilidad de obtener una participación en los ingresos que se derivan de tal explotación. En otras palabras: quedan desprotegidos. Y, lo que resulta aún más grave: pese a que múltiples encuestas a nivel europeo muestran cómo los suscriptores a servicios de televisión digital a la carta (Netflix, HBO y similares) están convencidos de que parte de su abono está dirigido a remunerar a sus artistas favoritos, lo cierto es que no les llega cantidad alguna; no pueden beneficiarse, siquiera mínimamente, de los nuevos modelos de explotación digital de contenidos audiovisuales, basados en películas y series cuya popularidad proviene en buena medida de los actores que las interpretan.
 
   “Los artistas europeos necesitamos que nos ayuden a configurar un marco legal que dé respuesta real y efectiva a las demandas legítimas y necesidades que, como las demás personas y colectivos, tenemos para resolver nuestras vidas y nuestro futuro, que es el futuro de la creación y la interpretación”, señalaron los participantes en el encuentro informativo. El actor José Manuel Cervino, los músicos Nacho García Vega y Javier Campillo y el director del área Internacional de AISGE, José María Montes, recordaron que los intérpretes, tanto profesionales como noveles, “contribuyen a enriquecer el valioso patrimonio cultural que disfrutamos todos los europeos”.
 
   El hecho de que los artistas apenas perciban nada por la utilización de su trabajo on line es una circunstancia “incomprensible e intolerable”, además de “un expolio que empobrece a la comunidad creativa”. Por eso, las entidades consideran urgente reducir la enorme brecha que existe entre la justa protección que se prometió a los artistas con la Directiva 2001/29/CE y los pésimos resultados de su aplicación. “La gestión colectiva garantiza la remuneración equitativa para todos: mayoritarios y minoritarios, famosos y anónimos”. 
24-03-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio