twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
27-06-2016 Versión imprimir

 


Cinema Jovè, 31 años de espíritu rebelde


El certamen valenciano incorpora una sección de ‘webseries’ en la que se ha impuesto la argentina ‘Un año sin nosotros’. El director de la muestra, Rafael Maluenda, argumenta: “Hay explosiones emocionales más relevantes que volar un puente en una escena de acción”
 
 
NURIA DUFOUR
Reportaje gráfico: Dani Benavent
Teatros, espacios culturales como el Instituto francés, el IVAM o la sala SGAE Centre Cultural… acaban de acoger en Valencia a lo largo de ocho días, entre el 17 y el 24 de junio, la 31ª edición de Cinema Jovè. Un Festival de corte internacional que organiza el Institut Valencià de Cultura CulturArts con el patrocinio del Ayuntamiento y el apoyo, entre otros organismos e instituciones, de empresas privadas y la Fundación AISGE. Los actores Ingrid García-Jonsson y Daniel Grao han sido los distinguidos con el premio Un Futuro de Cine, mientras que la película de origen georgiano Anna’s life se llevó el Luna de Valencia al mejor filme.
 
   El certamen ha sumado, a las dos secciones oficiales habituales de largometrajes y cortometrajes, una tercera dedicada a las webseries. Un formato que nace de la mano del impacto digital y tecnológico que está revolucionando la industria audiovisual.
 
20 ‘webseries’ en liza
20 títulos se disputaban este apartado, seleccionados de entre los algo más de 100 presentados desde todo el mundo. “Buscamos que fueran originales por contenido, imagen, narrativa; que tuvieran algo que las diferenciara”, afirma Ana Ramón Rubio, directora y guionista de la serie web Sin vida propia y coordinadora de esta nueva sección, junto a María Albiñana, su actriz protagonista.
 
'Un año sin nosotros', la 'webserie' ganadora
'Un año sin nosotros', la 'webserie' ganadora
 
 
 
   Las propuestas procedieron de Singapur, Australia, Suiza, Alemania, Argentina, Francia, Corea, Reino Unido e Italia, mientras que la representación española corrió a cargo de Entertainment (de los creadores de Malviviendo), El partido (del director de Libres), Una serie de números y las valencianas Cabanyal Z y Escabeche.
 
   Michael Ajawke, director del Web Series Festival de Los Ángeles, comparó las series web con los comienzos del hip hop, “duros y sin reconocimiento”. Ajawke compartía el jurado con Antoine Disie, director de la distribuidora Rockzeline, y Adriàn Monés, director de coproducciones de Filmax, y los tres decidieron otorgar el Premio Luna a la mejor webserie a la argentina Un año sin nosotros, de Fernando Milsztajn y Tian Cartier, quienes también se alzaron con el trofeo de mejor dirección. El Premio del Público recayó en el éxito suizo Ma femme est pasteure, de Víctor Costa, actor y director valenciano afincado en el país helvético.
 
   La sección de webseries presenta visos de continuidad en futuras ediciones. “Va con la filosofía de Cinema Jovè. Entendimos que había que encontrar la manera de encajarlas en el Festival, convertir Valencia en un referente en el ámbito de un género tan innovador como el de las series web”, argumenta Rafael Maluenda, director del certamen.
 
Secciones paralelas
Además de las secciones oficiales, Cinema Jovè se enriqueció con varias paralelas: el homenaje al cineasta francocamboyano Rithy Pahn, la retrospectiva al Festival de Cine de Sarajevo o la celebración del 50 aniversario de la entrevista que mantuvieron Alfred Hitchcock y François Truffaut, y que dio lugar al hoy libro de referencia El cine según Hitchcock. En Valencia se proyectaron clásicos de sus respectivas filmografías, como Los pájaros o La noche americana.
 
 
Rafael Maluenda, director del certamen en las últimas 17 ediciones
Rafael Maluenda, director del certamen en las últimas 17 ediciones
 
 
 
   Sobre todo ello hablamos con Rafael Maluenda, al frente de Cinema Jovè desde hace 17 años.
 
– El Festival nace en 1986 con el propósito de dar soporte a los jóvenes que tenían una historia que contar o estaban dando sus primeros pasos. Hoy, 31 años después, ¿cuál es su vocación?
– Conservamos ese mismo espíritu y energía, que se bombea desde el corazón del Festival al resto de secciones. Debemos seguir ofreciendo una plataforma a los cineastas que empiezan. Y junto a aquella vocación inicial, hay otras misiones que queremos cumplir: el apoyo a la industria, generando espacios de encuentro para productores, directores y guionistas, y la educación en el audiovisual.
 
– Eso es ya una realidad en Francia.
– Desde la Unión Europea se viene insistiendo en la necesidad de educar en el audiovisual, un aspecto incomprensiblemente ausente de nuestra formación reglada. El Festival lo hace desde sus orígenes, tuvo una visión de futuro muy grande. Llegado este momento en el que nos comunicamos principalmente a través de la imagen, donde hay infinidad de formatos desde los que el ciudadano puede generar sus propias piezas o cualquier tipo de comunicación audiovisual, es más importante que nunca crecer aprendiendo cómo se articula el lenguaje audiovisual.
 
– Cinema Jovè siempre ha estado ligado a la enseñanza del cine. El Encuentro Audiovisual de Jóvenes y Grupos escolares, que se celebra desde hace 27 años...
– El Festival empieza justo cuando acaba el curso escolar o año académico. El Encuentro da sentido al Festival, es el aliciente para salir adelante. Muchos niños y jóvenes habituados a la estructura del videojuego resoplan en cuanto ven una película donde hay una secuencia en la que nadie habla, porque entienden que “no pasa nada”. Debes hacerles ver que hay explosiones internas y emocionales que son más relevantes para el ser humano que ver volar un puente en una escena de acción. Buscamos además que niños y jóvenes puedan acercarse a los clásicos. Hay chavales que conocen a Passolini pero no a John Ford. A veces se fascinan con Godard, pero no pueden comprender por qué les gusta Godard si no saben de Howard Hawks o Fritz Lang. Lo mismo ocurre si hablamos de cineastas españoles. Es llamativo ver cómo hay una generación que desconoce a Berlanga, y ya no digamos a Rafael Gil o a Edgar Neville.  
 
 
 

 
 
  
– ¿Por qué Cinema Jovè es el único referente cinematográfico en Valencia?
– Conste que hay toda una serie de iniciativas de distinto tamaño que dibujan un mapa en la ciudad muy inquieto. Pero sí, el nuestro es el único festival reconocido y sujeto al reglamento internacional de la FIAPF, la Federación Internacional de Asociaciones de productores cinematográficos. Se trata de un modelo de certamen que aúna industria, formación y público.
 
– Había 10 títulos de largometraje a concurso, todos de riguroso estreno. Pero ninguno español…
– Buscamos cineastas que respondan a la esencia del Festival. En los orígenes, se entendía que Cinema Jovè era para mostrar los trabajos de cineastas jóvenes. Hoy no es necesariamente así. Entendemos Cinema Jovè a partir de la idea de que es el cine, la película, la que es joven, la que responde a cualidades que se suelen atribuir a la juventud: inconformismo, búsqueda de innovación, un camino propio, renuncia a expresarse a través de lugares comunes o clichés. Buscamos ese cineasta distinto que, de manera reflexiva o intuitiva, haya sido capaz de comunicar con un público. Había películas españolas que cumplían estos requisitos, pero no el de ser estrenos absolutos.
 
– ¿Cómo es la selección?
– Un comité va viendo a lo largo de varios meses las producciones presentadas. Tarda en decidir porque no empieza a hacerlo hasta llegar a un punto donde ya ha visto muchas películas y tiene una idea más concreta de cuáles son los temas, el enfoque, el mapa anual del panorama cinematográfico.
 
 

 
 
 
– Por fin, en esta edición se homenajea al franco-camboyano Rithy Panh.
– Sí. Lo intentamos ya el año pasado, pero estaba en Camboya enfrascado en su última producción, Exile, que se presentó en el Festival de Cannes. Ha sido un camino largo. Iniciamos el contacto en octubre y no tuvimos respuesta definitiva hasta marzo. El público ha reaccionado a su trabajo con muchísima curiosidad. Nos parecía muy importante que se pudiera ver en pocos días su filmografía en conjunto. Además de estar ante un cineasta extraordinario y fascinante, es una figura cuya importancia excede el terreno meramente cinematográfico: es referente moral por haber dado visibilidad al régimen atroz de los Jemeres Rojos, del que fue víctima. Su libro La eliminación está considerado una obra maestra, y su figura se compara con las de Primo Levi o Solzhenitsyn.
 
– ¿Están ya pensando en la edición número 32?
– Siempre trabajamos así. Inevitablemente mientras estás preparando una edición surgen ideas que quizás no tienen mucho encaje en la presente pero sí son susceptibles de ser una primera piedra para construir la siguiente. Tenemos ideas, planes, incluso una reflexión sobre la estructura del Festival en el sentido de incorporar nuevos contenidos y una nueva manera de hacerlos visibles.  
 
27-06-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio