twitter instagram facebook
Versión imprimir
18-02-2019

Tres grandes cortos de febrero

Por ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS



Rosa María Mateo


‘Un país extraño’

LOS ÚLTIMOS DÍAS


Gran corto este drama de Laura Pousa que ha triunfado recientemente en la Semana de Cine de Carabanchel, después de haber sido galardonado en el Festival de Avilés. Nos encontramos en Un país extraño con la siempre querida presencia de Rosa María Mateo, bien acompañada por Vicky Luengo y la música de Maria Rodés.

   Rosa (Rosa María Mateo) conoce casualmente a la joven actriz Laia (Vicky Luengo) en un campo de tiro. Se hacen amigas y Laia le invita a pasar unos días en una casa de campo. Pero algo amargo e ineludible impide a Rosa disfrutar de la tranquilidad y la compañía. Regresa a su casa en la ciudad, donde espera un marido ajeno a todo. Ella le ayuda a caminar. Ambos se muestran inseguros, tristes.

   Durante muchos años, a caballo entre el franquismo y la Transición, Rosa María Mateo ha encarnado la imagen y la voz de la esperanza de una sociedad progresista e igualitaria tanto en los informativos de TVE como en los de Antena 3.  “Cuando conocí a Rosa supe que ella debía ser la protagonista de mi siguiente proyecto como directora. Es la auténtica musa de la Transición”, afirma la directora sobre la famosa presentadora, actriz en filmes como Carta de amor de un asesino (Francisco Regueiro).

   Le da la réplica en Un país extraño la mallorquina Vicky Luego, a la que conocemos por cintas como Las leyes de la termodinámica (Mateo Gil) o las series La Riera y Madres. También son importantes las colaboraciones de Xavier Frau (en el reparto de las series L’anell y Com si fos ahir) y la cantante Maria Rodés (interpreta en pantalla su canción Creo que no soy yo).

   Laura Pousa codirigió anteriormente con Ricardo Steinberg el corto Meine Liebe, con nominación al Goya en 2012. “Un país extraño es la historia de un personaje tan frágil como valiente que actualmente se enfrenta a un momento crucial y cargado de incertidumbre”, comenta la cineasta.   

   Miradas que nos traspasan, diálogos que hablan de la verdad y las magnéticas interpretaciones de Rosa María Mateo y Vicky Luengo convierten a Un país extraño en un corto que nos consigue abrumarnos con la aceptación de un destino trágico, de un final seco y escalofriante. 



Pedro Casablanc


‘León y Morgana’

AMOR IRRENUNCIABLE


Enrique Leal se apoya en dos poderosos intérpretes, Pedro Casablanc y Ana Fernández, para ofrecernos un romántico y desesperado filme producido por el cineasta albaceteño con su compañía Barakha y ayuda del crowdfunding. Ha sido aplaudido en los certámenes de Zaragoza, Abycine de Albacete y Aguilar de Campoo, entre otros.  

   Gravemente enfermo, León (Pedro Casablanc) no quiere seguir luchando para vivir un poco más. Se reencuentra inesperadamente con Morgana (Ana Fernández), el gran amor de su vida, a quien no veía desde hacía 30 años. León siente de nuevo ganas de vivir, de estar con Morgana todo el tiempo que pueda.

   “Tanto Pedro como Ana han hecho un trabajo muy especial”, dice el director. Tanto es así que Casablanc obtuvo el premio al mejor actor en el certamen palentino de Aguilar de Campoo. El intérprete nacido en Casablanca ha destacado en cintas como B (David Ilundain), Thi Mai, rumbo a Vietnam (Patricia Ferreira) o Superlópez (Javier Ruiz Caldera).

   Nos encanta igualmente la sevillana Ana Fernández en la piel de esa mujer adorada que siente también la corriente impetuosa de ese amor inolvidable. A Fernández la hemos visto últimamente en La novia (Paula Ortiz) y Con el viento (Meritxell Colell). “Enrique es un gran director. Me gustó mucho su corto Los huesos del frío, y León y Morgana es una historia maravillosa. Habla del dolor, pero también de lo bello que es sentir amor. Son personajes que buscan enriquecer sus vidas demasiado vacías”, señala la actriz de Solas (Benito Zambrano).

   Además de Los huesos del frío, que contó con las actuaciones de Marta Larralde, Paco Hidalgo o Maribel Jara, Enrique Leal ha dirigido La sonrisa de Gabriela, Amor de madre y el documental El secreto de las palabras. “Estaba buscando algo personal e íntimo, y creo que lo encontré en esta historia de León y Morgana. Quería realizar un corto de personajes, en el que los actores y sus interpretaciones marcaran la profundidad y la verdad de la historia”, explica el realizador.

   Nada hay más hermoso que narrar el amor que une a dos personas, que rompe todos los esquemas, todas las cortapisas y compromisos de la realidad. León y Morgana es una visualización perfecta de esto que decimos. Se lo agradecemos a Enrique Leal, y a Pedro Casablanc y Ana Fernández, sus dos espléndidos intérpretes.



Margarita Asquerino y Paula Pielfort


 ‘Lentejas’

LO QUE CALLAMOS


Carlos Blanco-Barberà demuestra en tres minutos escasos que las historias, la fuerza, la profundidad, el genio, son compatibles con la brevedad de una obra. Galardonada con el premio El País en el Notodofimfest y una mención especial del jurado en el concurso Iberoamericano de Cortometrajes Versión Española-SGAE, Lentejas narra algo importante y vital con dos fantásticas actrices, Margarita Asquerino y Paula Pielfort, que lo expresan a las mil maravillas. 

   Una madre (Margarita Asquerino) y su hija (Paula Pielfort) están a punto de comer unas lentejas. La progenitora le pregunta por un amigo que podría ser su novio. Y la joven indaga en la vida íntima de la madre. Esta no desea seguir con el tema, pero la insistencia de la hija le obliga decir lo que siempre ha callado.

   Distinguida en el certamen FIBABC (Festival Iberoamericano de Cortometrajes ABC), Margarita Asquerino ha destacado en películas como El mejor verano de mi vida (Dani de la Orden). Por su parte, Paula Pielfort ha intervenido en las series Cuerpo de élite y El Continental. “He tenido la suerte de contar con Margarita y Paula, maravillosas actrices de las que me siento orgullosísimo”, afirma el director sobre las protagonistas, ambas naturales de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).  

   “Lentejas es una historia muy sencilla, muy inmediata y desgraciadamente real en la vida de millones de mujeres”, continúa Blanco Barberà, realizador del telefilme Misen Place. Ha querido dedicar la pieza “a todas las mujeres que han pasado su vida haciendo lentejas”.

   Es difícil encontrar películas como Lentejas, donde de pronto nos topamos con esa energía, esa garra, esa explosión catártica que vacía todo lo que tenemos en el interior, en la que expresamos nuestra frustración, nuestra rabia, lo que hemos callado durante tiempo. Blanco-Barberà acierta a mostrar con su ausencia ese obtuso dominio masculino sobre seres a los que, por tradiciones y su condición de mujer, se les ha adjudicado un papel secundario en su propia vida. Impresiona Margarita Asquerino al verbalizar furiosamente en un agrio diálogo lo que opina de la vida que ha llevado, de las servidumbres interminables, de lo que ha callado para que no se pasaran las lentejas.

Versión imprimir