twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
15-02-2016 Versión imprimir

 
 
 
Un Goya a cambio
de mucho

Daniel Guzmán, que en 2003 ya había triunfado como cortometrajista, vio por fin recompensada su tenacidad


RUBÉN DEL PALACIO 
Una década. Ese es el tiempo que invirtió el popular actor Daniel Guzmán en su consagración como realizador con el filme A cambio de nada, aunque en su currículum tras la cámara le avalaban los cortometrajes Inseguridad (2002) y Sueños (2003), por el que la Academia ya le concedió su primera estatuilla. En esta ocasión la victoria se antojaba más dulce después de semejante sacrificio, pero no lo suficiente como para apartar el tono crítico de su discurso: “Que hoy estemos aquí es un gran premio para todos nosotros, seleccionados de entre las 143 películas rodadas este año, con lo difícil que resulta hacer cine en este país”, sentenció mientras compartía el galardón con Leticia Dolera, Dani de la Torre y Juan Miguel del Castillo, los otros finalistas en la categoría de director revelación.

   Si su ópera prima se sostiene sobre múltiples pilares, el más imprescindible es su abuela Antonia, llegada a la interpretación tras enfrentarse a un cáncer en la senectud. “Gracias a ti me he levantado año tras año cuando estaba en el suelo y nadie quería esta historia. Me he levantado por poder tenerte a ti en ella. Eres mi estrella. Has hecho con 92 años lo que yo nunca podré hacer”, le recordó. Y a continuación tiró de humor para vender a los productores las virtudes de esta tardía candidata a actriz revelación: “Tiene fechas libres, está estudiando Arte Dramático, cobra mucho pero llena las salas… ¡Contratadla!”.
 
15-02-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio