twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
ˇSelfi!
Versión imprimir

 
¡SELFI!  UN CUESTIONARIO PARA NO CORTARSE UN PELO

 
David Mora
 
Vídeos de 'Pasapalabra' en las fiestas y un divertido historial amoroso
 
 
• Nada más levantarme... desayuno mi Cola Cao con tostadas.

• La primera página web a la que le echo un vistazo cada día… es la del tiempo.
 
 
• El objeto más preciado que tengo por casa… es mi medalla de subcambeón de España de natación.
 
 
• Las horas se me pasan volando cuando… ruedo o monto algo en el ordenador.
 
 
 Una manía que no puedo evitar… es sacar la lengua cuando escribo o juego a la consola.

• No me acuesto sin… lavarme los dientes.
 
 
 Jamás podré olvidar el momento en que… Paco León me llamó para Kiki, el amor se hace.

 El juguete que me volvía loco de niño… era un juego de mesa llamado Hotel.
 
 
 Mi primer recuerdo televisivo… Bola de dragón.
 
 
 La interpretación ha cambiado… mi forma de ver el mundo.
 
 
 La última vez que un admirador me sorprendió... fue en el cumpleaños de un amigo. El chaval se puso más contento de que hubiese ido que mi propio amigo [risas].
 
 
 Cuando necesito suerte llevo conmigo… mi propia confianza. No soy supersticioso.  
 
 
 Soy un absoluto desastre... con la plancha.
 
 
 La última vez que pasé vergüenza... fue en una fiesta. ¡Mis amigos pusieron mi participación en Pasapalabra
 
 
 La app más reciente a la que he hecho hueco en mi móvil… Runtastic.
 
 
 Flipé por la casualidad de… encontrarme con un amigo de toda la vida en una playa de las islas Gili (Indonesia).
 
 
 No tengo pelos en la lengua para hablar de… cualquier tema.
 
 
 La gente se parte de risa cuando cuento... mis anécdotas amorosas.
 
 
 A veces me miran como un bicho raro por… esas mismas anécdotas [risas].
 
 
 Menudo susto me llevé cuando... tuve un accidente de coche.

 Un personaje histórico con el que me habría tomado un café… Cristóbal Colón.  
 
 
 No me resisto cuando en la carta de un restaurante veo… brownie, carrot cake o cheese cake.
 
 
 Regresaría mil veces a… Menorca.
 
 
 A mi concepto ideal de belleza se aproxima… Blanca Suárez o James Franco.
 
 
 Confieso que me bloquea el miedo a… las alturas.
 
 
 Quisiera parecerme a… mis padres. 
 
 
 Cuando me muera... me he muerto.
 
 
 Me gustaría ser recordado por... lo que hice delante y detrás de la pantalla.

 
 
Este madrileño recién entrado en la treintena flipó cuando el mismísimo Paco León le propuso por Twitter un pequeño papel para la prometedora comedia llamada Kiki, el amor se hace. Y aquellas expectativas iniciales se cumplieron, hasta el punto de desatar todo un fenómeno: más de un millón de espectadores habla ya sobre su interpretación de un sordomudo capaz de enamorar a una teleoperadora encarnada por Alexandra Jiménez. Antes de coronar la primera cumbre de su carrera caminó por el celuloide de la mano de Roberto Pérez Toledo, quien desde 2008 fue erigiéndole en rostro ineludible de sus innumerables cortos. Juntos dieron el salto al largometraje gracias a Seis puntos sobre Emma, al que siguieron Al final todos mueren y Los amigos raros, cuyos argumentos quedan bastante alejados del desfase venidero de Como la espuma. Por estrenar tiene además Gernika, una cinta bélica a las órdenes de Koldo Serra, donde le veremos de soldado. Incluso en el vecino Portugal fueron testigos de su talento en 2014, cuando irrumpió en la gran pantalla la femenina Sei Lá, en torno a cuatro amigas resignadas a los sinsabores de relacionarse con hombres.
 
   Menos se ha curtido en la televisión, aunque su currículum alberga varias series a punto de ver la luz. La más inminente se titula El hombre de tu vida y pone a José Mota en la piel de un empleado maduro de agencia de contactos, mientras que El padre de Caín se aparta de la carcajada y penetra de lleno en el entorno de ETA a través de un Quim Gutiérrez convertido en teniente de la Guardia Civil.    
 
   Otro nombre emergente avaló su debut encima del escenario allá por 2013. Fue Alejandro Melero con Una vida perfecta, la historia de dos hombres que decidían formar una familia pese a los numerosos obstáculos, pues a la homosexualidad se sumaba la diferencia de estatus social entre ellos. Y es que su Tino era un reponedor de barrio que no se arredraba ante el distinguido entorno de su novio, un abogado exitoso que lidiaba con la vida aparentemente perfecta que su familia le había dictado.
 
   Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III, su fulgurante trayectoria actoral no le ha apartado de su faceta de guionista y director, con diversas piezas breves para Notodofilmfest: Basado en hechos realesPajas, Cliffhanger, Papá, Plastilina, ¿Quien es quién?... 
 
 
Por Rubén del Palacio
Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio