twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Entrevistas
13-10-2015 Versión imprimir

 
 
David Sáinz


 
“Somos desgraciadamente unos especialistas
en el ‘low cost”



El creador de ‘Malviviendo’, la serie web que provocó la explosión del género, ha convertido en realidad lo que hace siete años parecía inalcanzable: seguir en activo



NURIA DUFOUR
Reportaje gráfico: Belén Vargas
Estamos a escasos kilómetros de la capital hispalense en el cuartel general del director, guionista, productor y actor ocasional David Sáinz. Grancanario de nacimiento y afincado en Sevilla, nos recibe en las oficinas de Diffferent Entertainment, la productora que nació gracias al apabullante éxito que lograra su primera producción online, Malviviendo: tres temporadas, 30 episodios y más de 71,5 millones de vistas.
 
   Han transcurrido siete años desde que lanzaran el primer capítulo, concebido como tarjeta de presentación de un grupo de estudiantes que no encontraba trabajo en el audiovisual. “Si hubiese esperado a tener una oportunidad económica para hacer algo, nunca me hubiese dedicado a esto”. Es un mantra que se repite entre la nueva hornada de jóvenes profesionales.
 

 
 
 
   La cartera de trabajo de Diffferent cuenta hoy con varias producciones en su activo (Flaman, El viaje de Peter McDowell, Power Wonders), además de anuncios y videoclips. Ultiman la preproducción del que será su primer largometraje, un thriller futurista ambientado en la sierra andaluza, pero hasta ahí pueden contar. Y buscan patrocinio para poner en marcha una segunda tanda de episodios de Entertainment, serie web grabada en formato de falso documental en la línea de la británica The Office, sobre el día a día de la productora tras el fenómeno Malviviendo. Diez capítulos de 20 minutos de duración cada uno, rodados en ocho días, que protagonizan ellos mismos. “El proyecto surgió por la necesidad de seguir dotando de contenido propio al canal de Malviviendo en YouTube”, un canal que cuenta con 320.000 suscriptores.
 
– Llevamos años hablando de la ficción en Internet y de la repercusión que alcanzan algunas de estas producciones alcanza. ¿Se puede ya hablar de salida profesional?
– Las webseries se han saltado unos cuantos pasos para llegar al espectador y eso las hace más ventajosas para darse a conocer. Es un público que va creciendo, al que haces partícipe atendiendo a sus comentarios, con el que logras un contacto directo.
 
 
 

 
 
 
– En el caso de Malviviendo, ¿hubo interactuación con los seguidores?
– En pequeños detalles sí, pero a grandes rasgos somos muy fieles a nuestra propia opinión. Tampoco te puedes condicionar por los comentarios de unos cuantos porque de los que ven la serie solo escribe un porcentaje. En el tercer capítulo, por ejemplo, cambiamos la estructura dramática y se nos criticó mucho. Vivimos nuestra primera crisis creativa y ahí es cuando decidimos arriesgar y seguir nuestro instinto.
 
– ¿Les cogió de sopetón, entonces, la espectacular respuesta del público?
– Sí, e incluso en la primera temporada nos pilló el toro con algún capítulo porque ni siquiera sabíamos que aquello se convertiría en serie. Escribíamos el guion sobre la marcha. La producción de Malviviendo era muy complicada. 40 minutos por episodio, 50 personajes, 30 localizaciones, mucha postproducción [cada cabecera es distinta y emula las de producciones como Los Soprano, The Wire, Dexter, Lost,…]. Dedicábamos un mes entero a la realización completa del capítulo.
 
– Los actores principales de Malviviendo son ustedes mismos. ¿Alguna razón que les motivara a ponerse también ante las cámaras?
– Como no sabíamos si tendría o no continuidad, adaptamos los personajes a cada uno de nosotros para que no se notasen demasiado las carencias interpretativas que teníamos (¡y tenemos!). Además, nos daba vergüenza que quizás nadie se presentara al casting. Ya nos pasó cuando estábamos estudiando: pusimos carteles de casting para un corto y acudió solo una chavala, que luego fue la protagonista. Nos dio tanta vergüenza que le dimos el número 15 como si antes hubiéramos entrevistado a otros…
 
 
 

 
 
 
– Lo de actuar parece que les ha gustado porque repiten experiencia en Entertainment.
– Nos ha picado el gusanillo. Aunque nunca vamos a renunciar a actores profesionales, si tenemos la posibilidad de actuar lo haremos.
 
   En Entertainment participan junto a ellos con personajes fijos tres actores profesionales, además de algún cameo y su actor fetiche, Antonio Dechent, “mi Christopher Walken español”. El actor sevillano les llamó para ofrecerse a colaborar con ellos en Malviviendo. “Tardé cinco minutos en crear un personaje para él”.
 
– Con 40 euros hicieron el primer capítulo de Malviviendo. Los últimos alcanzaron los 10.000, una cantidad impensable para la mayoría de las producciones on line
– Uno debe de tener muy claro a la hora de escribir una webserie el presupuesto, y ese es un problema que tienen muchos de los que empiezan. No se dan cuenta de que están maniatados por culpa de la falta de presupuesto. Al final aprendes a hacer rentable este tipo de cosas.
 
 

 
 
 
– El bagaje adquirido con la segunda y tercera temporada de Malviviendo les habrá servido a la hora de afrontar Entertainment desde el punto de vista de la producción.
– Cuentas con lo que tienes, pero la hemos hecho más viable dentro de nuestras posibilidades. Incluso a pesar de no haber conseguido patrocinador, solo con el dinero de YouTube [Lejos de las cifras de Malviviendo, Entertainment se colocó durante su emisión la pasada primavera en la serie web más vista en España].
 
– ¿El dinero de YouTube?
– YouTube monetiza. Cuando subes un producto original, YouTube te da la posibilidad de monetizar por número de visitas, aunque el cómputo es muy complejo. No vale lo mismo un tío que te vea desde España a otro que lo haga desde EE UU o Chile. Nosotros hemos calculado que por un millón de visitas puedes sacar unos 1.800 euros. Y eso es lo que nos ha permitido mantener el alquiler de la productora y nuestros sueldos.
 
   Llegar al millón de visitas en YouTube está reservado para unos pocos. De las webseries que se hacen en España, 700 contabilizadas, apenas un puñado logra rentabilidad.
 
 
 

 
 
 
– Hablando de la red, ¿llegará algún día en que se complemente con la televisión?
– La clave va a estar en el cambio generacional de las directivas de las cadenas. Casi todos los jóvenes no recuerdan el mundo antes de Internet. La televisión e Internet están ya muy unidas, todos los canales tienen su plataforma on line. Llegará el momento en que el audiovisual en términos de ficción esté más cerca de Internet que de la televisión, pero la televisión tal como la conocemos seguirá existiendo. Confiamos en la renovación: están apareciendo creadores con otras miradas, con otra manera de ver las cosas. Una serie como El ministerio del Tiempo te da esperanza de lo que viene.
 
– Sin embargo, la producción on line española parece no librarse de la etiqueta del bajo coste.
– Somos desgraciadamente especialistas en el low cost. Se puede criticar, pero para muchos es la única opción. Nuestros primeros años de trabajo fueron muy complicados. Teníamos que compartir las 12 horas diarias que nos ocupaba Malviviendo con las ocho que por la noche dedicábamos a curros de trabajo temporal. Dormíamos tres horas al día, pero luego nos veníamos arriba viendo que nos seguía tanta gente. Ahí es donde entra el amor por este trabajo y la posibilidad de poder dedicarte a él.
 
 
 
 
 
13-10-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio