twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
09-06-2016 Versión imprimir

 

Los cuatro grandes partidos avalan un Estatuto del Artista para la próxima legislatura


Debate intenso y constructivo entre Miguel Barrachina (PP), Iban García (PSOE), Iglesias Simón (Unidos Podemos) y Toni Cantó (C’s)
 
 
FERNANDO NEIRA
Reportaje gráfico: Miguel García-Gallo
Sea cual sea el veredicto de las urnas el próximo 26-J y las posteriores alianzas para la formación de gobierno, el sector de la cultura parece en condiciones de llevarse alguna alegría a lo largo de la próxima legislatura. Los portavoces de Cultura de las cuatro principales formaciones políticas refrendaron esta mañana, durante un debate en la Academia de Cine, su disposición favorable a la aprobación de un Estatuto del Artista (o Estatuto del Creador, según las denominaciones). PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos han recogido esta demanda histórica en sus formulaciones electorales y mostraron un suficiente nivel de consenso para, más allá de matices y negociaciones posteriores, reconocer aspectos fiscales tan importantes como la intermitencia en los ingresos de los hombres y mujeres generadores de obras culturales.
 
 
 
Iñaki Guevara
Iñaki Guevara
 
 
 
   El encuentro en la sede de la calle Zurbano fue promovido por la Unión de Actores y Actrices y contó con el respaldo de AISGE. El secretario general del sindicato más importante del sector, Iñaki Guevara, y el vicepresidente de la entidad gestora de los derechos de propiedad intelectual de actores y bailarines, Fernando Marín, agradecieron la buena disposición que los partidos muestran ahora en esta materia. “¿Cuánto cuesta la emoción que genera una película?”, se preguntó de forma retórica Guevara. Y él mismo acertó con la respuesta: “La cantidad digna suficiente para que sus creadores puedan seguir creando. Y la gran especificidad es la intermitencia. Los artistas atravesamos por periodos intensos de trabajo y largos periodos de desempleo. Por eso necesitamos de una prestación entre trabajo y trabajo que garantice que el artista pueda seguir creando contenidos”.
 
 
Fernando Marín
Fernando Marín
 
 
 
   Marín apeló a los representantes de las cuatro formaciones (“seguro que nos comprendéis”) cuando definió la cultura como un “servicio público básico”, y defendió el valor de un trabajo que va más allá de una ocupación común. “Somos una profesión importante porque, además de trabajadores, transmitimos muchas cosas a la sociedad. La cultura desarrolla nuestro intelecto. Como decía Adorno, ser cultos nos permite ser libres”, insistió el vicepresidente de la entidad, que recordó cómo la labor asistencial de la Fundación AISGE “permite cada año salvar a entre 700 y 800 familias en situación de exclusión social absoluta”.
 
 

 
 
 
   Fueron dos reconocidos actores de la junta directiva de la Unión, Ángel Ruiz y Berta Ojea, quienes ejercieron de moderadores durante la jornada, en la que hubo de excusar su asistencia el presidente de la Academia, Antonio Resines. Amables siempre y rigurosos en la equidad con el reparto de tiempo entre los intervinientes, ambos propiciaron las aportaciones esclarecedoras de los cuatro políticos. Hubo confrontación y colisiones entre quienes emprenden este viernes 10 una nueva campaña electoral, la segunda en seis meses. Pero también, y eso es lo más alentador, un razonable margen de consenso en los asuntos más capitales. Aquí se extractan los aspectos más significativos de los cuatro parlamentarios salientes y seguros nuevos parlamentarios en la XII Legislatura:
 
 
 

 
 
 
Miguel Barrachina (Partido Popular)
El diputado del PP por Castellón subrayó que la creación de un Estatuto del Creador figura en el primer punto de las páginas que su partido ha consagrado a la cultura en el programa electoral, y se felicitó de que en 2013 entrara en vigor el modelo de “jubilación activa”, especialmente relevante para tantos creadores que siguen fértiles en términos de inspiración aunque ya hayan superado la barrera de los 65 años. “El primer año se dieron de alta 6.000 cotizantes en esta modalidad, pero esta cifra ya había crecido hasta los 31.000 este último año”, resaltó. Y pronosticó: “La creación de empleo permitirá aumentar progresivamente el porcentaje de la jubilación que se puede cobrar, ahora del 50 por ciento, hasta acercarnos al 100 por cien”.
 
   El representante de los populares abogó –igual que el resto de sus compañeros de mesa– por proteger a las mujeres artistas. “Las madres autónomas ya tienen el mismo derecho a sus 16 semanas por maternidad, pero una actriz es insustituible, hay que introducir elementos que beneficien a este colectivo en concreto”. No eludió Barrachina la autocrítica. “Hemos hecho cosas que perjudican al sector. El 21 por ciento de IVA es perjudicial y lo penaliza, pero no se hizo por capricho, sino porque hubo que elevar todos los impuestos. Hoy, con 1,5 millones más de contribuyentes, España puede plantearse una bajada. Nuestros creadores son los mejores del mundo, pero ahora, además, los ciudadanos disponen de algo más de dinero para asistir al cine, a un concierto o al teatro”.
 
 

 
 
 
Iban García del Blanco (PSOE)
El secretario federal de Cultura y Deportes de los socialistas, diputado por León, también coincidió en que el pretendido Estatuto del Artista ha de recoger las especificidades del gremio, con mención especial a la intermitencia de sus ingresos. “Las reformas laborales son más sencillas que las fiscales, como siempre suele ocurrir”, admitió, “pero subsisten algunos regímenes especiales y la cultura debe ser uno de ellos”. Incidió también este dirigente en la importancia de legislar a favor de las mujeres creadoras. “Es curioso, pero este es un sector aún más desigual que otros de cara a la mujer. Incluso las instituciones culturales están muy masculinizadas, un mal que es común a los propios partidos políticos y que entre todos debemos atacar”.
 
   García del Blanco reivindicó el pacto que durante la fallida legislatura pasada suscribieron el PSOE y Ciudadanos, con 200 medidas para un posible gobierno que nunca se pudo materializar. “Ese acuerdo incluía un capítulo específico muy importante para cuestiones culturales que hoy se estarían llevando a cabo si no fuera porque el PP y Podemos se pusieron de acuerdo en impedirlo”, reprochó. Sobre las propuestas concretas de su partido, destacó la constitución de un Consejo Estatal de la Cultura, integrado por creadores de relevancia, que ostentaría la representatividad del sector frente al Gobierno y demás instituciones. Ese Consejo tendría la prerrogativa de comparecer una vez al año en el Parlamento para exponer al Gobierno sus propuestas y reivindicaciones.
 
 

 
 
 
Pablo Iglesias Simón (Unidos Podemos)
El representante de la alianza entre Podemos e Izquierda Unida se mostró partidario de una cultura “independiente, igualitaria, sostenible, accesible, diversa y en la que pueda participar la gente”, ya que el sector precisa de un “modelo integral y a largo plazo, no de una nueva colección de parches”. En ese sentido, avaló de manera inequívoca el Estatuto del Artista y extendió su validez también a “gestores, escenógrafos y demás técnicos del sector”, con la inclusión de coberturas específicas para enfermedades. “No solo debe haber un tratamiento específico de la maternidad, sino también, por ejemplo, de las lesiones de los bailarines, que deben ser considerados profesionales de alto rendimiento”.
 
Iglesias Simón reclamó que se deje de hablar de ayudas al sector y se priorice como terminología la “inversión pública en cultura”. “La cultura es una inversión multiplicadora porque devuelve creación, lugares para encontrarnos, motivos para soñar. Debe haber una casilla cultural en la declaración de la renta, y así entre todos contribuiremos a una cultura valiente, independiente, crítica. Para que nuestro país sonría, es fundamental que la cultura sonría mucho”. 44 páginas sobre aspectos culturales incluye ese programa de Unidos Podemos que imita en su diseño a los catálogos de Ikea. “Hemos colocado a la cultura en el salón, y no por casualidad. Más allá de lo simbólico, es el momento de crear el Ministerio de Cultura y Comunicación para que la cultura tenga mayor influencia sobre el resto de ministerios”. En las intenciones de la coalición también figura constituir una dirección general de cultura digital.
 
 

 
 
 
Toni Cantó (Ciudadanos)
El número 1 por Valencia de la formación naranja no eludió la crítica a sus contrincantes. “Si no fuera por el PP y Podemos, hoy no estaríamos hablando del Estatuto sino que ya lo habría´mos puesto en marcha”, anotó en referencia al fallido pacto de gobernabilidad que habría permitido la proclamación de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. “El PP es estupendo hablando de cultura cuando está en la oposición o en un gobierno en funciones”, agregó el también actor, “pero uno se pregunta por qué no hizo nada durante cuatro años de mayoría absoluta. Por eso espero para la cultura que el PP se quede en la oposición una buena temporada”.
 
   La cultura, a juicio del representante de Ciudadanos, debe ser considerada “un eje vertebrador, el espejo en que la sociedad y el individuo se reconocen, como decía Shakespeare en Hamlet”. Por eso mismo recriminó a los “partidos tradicionales” que en muchas ocasiones hayan relegado la cultura “a la condición de una concejalía maría”. También para la formación morada de Pablo Iglesias tuvo su ración de árnica. “Debemos enseñar a los niños en las escuelas sobre qué es la propiedad intelectual y cuál el papel de los creadores en la sociedad. Eso es educación, pero lamentablemente Podemos lo rechazó por considerarlo adoctrinamiento. Lo triste es un caso como el director del Teatro Español, despedido en función de los vaivenes políticos en el Ayuntamiento de Madrid. Es muy decepcionante que quienes hablan de una nueva manera de hacer política caigan en los peores y más viejos vicios”.
 
09-06-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio