twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
16-11-2016 Versión imprimir
 
Javier Memba, accésit con ‘La tortuosa relación entre el jazz y el cine’
 
 
NANO AMENEDO
 Javier Memba (Madrid, 1959) es una firma clásica y bien reconocida en los circuitos del periodismo cultural capitalina. Su estreno se remonta a los tiempos de la mítica Ozono y en la actualidad podemos leerle con asiduidad en las páginas de El Mundo (desde su fundación, en 1989), Tiempo o La aventura de la historia. El artículo con el que ha obtenido el accésit en este X Premio Paco Rabal de Periodismo Cultural, sin embargo, es parte integrante de su blog, que mantiene activo desde 2010 con el provocador título de El insolidario. “En el blog doy salida, curiosamente, aquellos textos que por extensión o temática no me publicaría ningún medio convencional. Siento la necesidad imperiosa de escribir, es mi ajuste de cuentas con la realidad”, explica con la elocuencia de quien disfruta del primer café mañanero, nada más conocer la noticia de este galardón.
 
   Memba dio salida a La tortuosa relación entre el jazz y el cine el pasado 30 de junio. El texto, con una extensión casi propia de un pequeño ensayo, analiza con rigor y amenidad cómo estas dos disciplinas han vivido “historias paralelas” durante muchos años, como si el recelo mutuo les hubiera hecho difícil encontrarse. “Mi teoría es que el Hollywood clásico se sintió fascinado por la música romántica alemana y no consideró que el jazz fuera un material aprovechable en términos cinematográficos hasta que los franceses le abrieron los ojos”, argumenta.
 
   El artículo premiado abunda en esta teoría a partir de una paradoja: el primer filme sonoro fue El cantor de jazz, en 1929, pero este género tardaría medio siglo en encontrar su “sintonía” con la gran pantalla. Fueron Empieza el espectáculo (All that jazz), rodada por Bob Fosse en 1979, y Cotton Club (Francis Ford Coppola, 1984), según el criterio de Memba, los dos primeros grandes títulos que combatirían esa “tortuosa relación” a la que se refiere el título. En el fondo, el periodista admite una relación parecida con la música que hoy concentra toda su pasión melómana. “Yo mismo descubrí el jazz recientemente. Fui un gran amante del rock, pero hoy lo considero acabado. El jazz de los años cincuenta, a partir de Miles Davis, es ahora mismo la inmensa mayoría de cuanto escucho”. El autor difundió el texto sobre jazz y cine a través de las redes sociales, pero el Paco Rabal ha multiplicado el interés de sus lectores por este artículo, muy ensalzado por el jurado (Inés Ballester, Nicolás Dueñas, Juanma Latorre, Marina Seresesky y Virginia Yagüe).
 
   Además de su vasta producción periodística, Memba es autor de varios relatos y novelas, la más reciente de ellas Cuanto sabemos de Bosco Rincón (Amargord, 2010). Su cinefilia se ha plasmado en varios importantes volúmenes de ensayo, desde El cine de terror de la Universal (2004) a La década de oro del cine de ciencia-ficción (2005), La serie B (2006) o Historia del cine universal (2008). Es, además, autor de dos guiones de películas: Vivir por nada (Javier Sacristán, 1991) y Suerte, que Ernesto Tellería dirigió en 1993.
 
 
 
 
16-11-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio