twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
15-09-2015 Versión imprimir
El bar El Asturiano, epicentro de muchas tramas en 'Amar es para siempre'
El bar El Asturiano, epicentro de muchas tramas en 'Amar es para siempre'
 
 
Adiós a la siesta:
El auge de los culebrones vespertinos

 
 
Una columna de SERGIO GARRIDO
Una bomba explota en el bar de una conocida, aunque ficticia, plaza madrileña. Los espectadores saben que, dentro del establecimiento, se encuentran dos de sus personajes más queridos, los dueños de este bar, y algún parroquiano que suele acudir a tomarse un chato de vino. Pero justo tras la explosión el capítulo termina y, con él, la hora de la siesta (si es que alguien se la pudo echar con tanta intriga). Estamos hablando de la Plaza de los Frutos, el bar El Asturiano y la serie diaria Amar es para siempre, la continuación de la mítica Amar en tiempos revueltos.
 
   Las peripecias de los vecinos de este barrio madrileño en los años sesenta se narran en Antena 3 desde 2013. Durante esta tercera temporada, Amar… ha sido junto con El secreto de Puente Viejo una de las ficciones nacionales que más aparecía en el ranking diario de audiencias con los programas más vistos. Día tras día nos acompañan en esa hora tan difícil como es la de la sobremesa, intentando atrapar y fidelizar a un público que tiene como competidores directos a magazines del corazón y a los tradicionales documentales. Sí, esos sí que son ideales para dormirse la siesta, admitámoslo…
 
 
El plantel de 'Seis hermanas', reciente apuesta de La 1
El plantel de 'Seis hermanas', reciente apuesta de La 1
 
 
 
   A pesar de que estas ficciones se cuelan entre los espacios más vistos, parece que todavía los miramos con recelo. Son los “culebrones” o “las telenovelas”, lo que en inglés llamarían soap opera. Y a veces estos términos parecen ir cargados de connotaciones negativas. Pero, si pensamos en la escena que describíamos al comienzo, esta bien podría pertenecer a una secuencia de una tv-movie o una ficción en la franja de máxima audiencia. Porque la calidad no va reñida con la hora a la que se emite un producto televisivo. Con el tiempo, estas series han ido ganando en ritmo y tienen factura excelente para los ajustados presupuestos con los que a veces se cuentan. Basta con ver un capítulo de Seis hermanas, el serial para las tardes de La 1. Su escenografía y su vestuario son dignos de alabar. ¡Si es como estar viendo un Gran hotel en versión diaria!
 
   Esta gran calidad también hay que agradecérsela a los guionistas que idean unas tramas alejadas del habitual melodrama y de los clichés amorosos, incluyendo giros argumentales y géneros como el policíaco o el thriller. Una renovada fórmula que ha conseguido sorprender a los espectadores habituados a ver “algo ligero” para la siesta. Y, por supuesto, es encomiable la labor de todos los intérpretes que temporada tras temporada van pasando por cada una de estas ficciones aportando el glamour del prime time. Así que ahora, tras el café, lo mejor que se puede hacer es decir adiós a la siesta. Porque la hora del “culebrón” ha llegado. Pero por todo lo alto.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
15-09-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio