twitter instagram facebook
Versión imprimir
09-02-2018

EL OBJETIVO AMIGO
 
Carles Francino, retratado por el fotógrafo Javier Mantrana
 
 
El actor
Tras salir de la escuela Nancy Tuñón de Barcelona, Francino encarnó durante 2006 su primer papel con continuidad gracias a los capítulos de Ventdelplà. Fue un año pleno, pues debutó en cine a las órdenes de Bigas Luna con Yo soy la Juani, además de tener a Lluís Pasqual como director del montaje Mòbil. Su salto a la televisión estatal no se hizo esperar, y en 2007 su doctor Rai Ibáñez ya había fichado por Hospital Central. Cambió ese uniforme por el de policía en la enigmática Punta Escarlata, el asesinato de su teniente en Bandolera se llevó por delante una apasionada historia de amor, a Águila Roja llegó desde el Vaticano en la piel de un monseñor incorruptible, no se amedrentó ante la expansión del aterrador virus de Rabia… Pero su mayor protagonismo se lo debe al detective Víctor Ros, que dio nombre a esa serie, cuyos métodos en la resolución de crímenes le convertían en un verso libre. Aún está reciente su personaje en Sé quién eres. Pese a atesorar tal currículum, ha seguido cerca de la gran pantalla y el escenario, donde le avalan textos de Chéjov. Con motivo de uno de ellos se tomó esta imagen: “Fue una sesión en un ambiente cómodo para promocionar 3 hermanas. Junto a Javier estaba Raúl Tejón, que dirige la obra. Como tenían las cosas claras, las peticiones desde detrás de la cámara eran concretas. Conectamos. Cuando la energía que fluye es buena, lo habitual es que el resultado también lo sea. El rato se pasó volando, no sé si porque las fotos salían a la primera o por falta de tiempo [risas]”.
 
Twitter: @carles_francino   Instagram: @carles_francino 



El fotógrafo
“Para mí la fotografía ha sido una historia de encuentros y desencuentros”, resume Mantrana. Lo que empezó siendo un hobby en la infancia y la adolescencia se aletargó por la frustración de no tener dinero suficiente para el revelado de las fotos y que los carretes acabaran caducando. El camino académico le condujo a Ciencias Políticas en la Universidad Complutense, aunque su incorporación al mercado laboral le alejaría aún más de aquella inquietud. Y es que pronto emprendió una larga trayectoria en el sector de la fuerza de ventas. Hasta que en 2009 perdió su empleo. “Ese año fue el kilómetro cero de mi vida profesional”, sentencia. La fotografía reapareció entonces como instrumento de expresión y se convirtió en forma de vida gracias a los retratos encargados desde su entorno. Fueron los actores Daniel Freire y Alberto Vázquez los primeros que confiaron en él para sus books. Partidario de trabajar con tiempo, apenas dispuso de 20 minutos ante Francino, pese a lo cual conserva un recuerdo nítido: “Es pura energía, intenso e inquieto, tiene un enorme magnetismo. Es muy disciplinado, pero sentado junto a Raúl Tejón se vuelve indomable, así que cuando tuve una imagen válida para el dosier de Tres hermanas, dejé que continuara su charla con el director y capté la expresividad de ese instante. Este oficio también consiste en obsevar el caos sin pretender ordenarlo”.
 
Web: javiermantrana.com   Twitter: @Javier_Mantrana   Instagram: @mantrana
 
 
(Con textos de HÉCTOR ÁLVAREZ JIMÉNEZ)

Versión imprimir