twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
11-11-2016 Versión imprimir

 
 
El Supremo anula el modelo de copia privada


El Gobierno no podrá cargar la compensación a los Presupuestos Generales, un sistema que ha perjudicado tanto a los consumidores como a los creadores. El director general de AISGE propone negociar la compensación justa por el periodo 2012-2016
 
 
El Tribunal Supremo ha anulado el procedimiento para el pago de la compensación por copia privada con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Las entidades de gestión (entre ellas, AISGE), que impugnaron el Real Decreto 1657/2012 que regula dicho procedimiento, destacan que esta sentencia del Supremo exige la inmediata reforma “de un sistema que, ya sin excusas, es ilegal”. La Asociación para la Defensa de la Propiedad Intelectual (Adepi), que agrupa a todas las entidades, ya ha manifestado que se encuentra “a plena disposición” del nuevo Gobierno para ayudar a desarrollar con rapidez y eficacia dicha reforma.
 
   El Supremo afirma en la sentencia que “es claro que el Real Decreto 1657/2012 carece de un fundamento legal efectivo y, en consecuencia, es nulo”. Incluso especifica que el recurso de las entidades de gestión “debe ser estimado en lo relativo a la impugnación del Real Decreto 1657/2012 en su conjunto, no siendo preciso pronunciarse sobre las distintas pretensiones subsidiarias formuladas en el escrito de demanda: la nulidad del Real Decreto 1657/2012 en su conjunto hace innecesario examinar concretos preceptos del mismo”.
 
   Con anterioridad, y como paso previo para poder dictar sentencia, el Supremo había planteado dos cuestiones prejudiciales al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que el pasado 9 de junio ya declaró que el actual sistema de compensación por copia privada español es contrario a la normativa europea.
 

 
 
El fallo obliga a modificar la normativa
El director general de AISGE, Abel Martín Villarejo, ha tendido la mano al nuevo Ejecutivo para resolver la situación generada con esta sentencia y la anterior de Luxemburgo. “El camino más sensato es negociar con el Gobierno la compensación justa correspondiente a este periodo, desde 2012 a la actualidad. Además, convendrá modificar los artículos 25 y 31.2 de la nueva Ley de Propiedad Intelectual, en los que la Secretaría de Estado pretendía consolidar el modelo de copia privada que ahora ha tumbado el Supremo”, resumió el jurista y máximo directivo de AISGE.
 
   AISGE y el resto de entidades proponen utilizar el modelo vigente en prácticamente todos los países de Europa. También recuerdan que la última reforma de la Ley de Propiedad Intelectual ha convertido en ilegales la mayoría de las copias que hacen los ciudadanos, con lo que se perjudicaban los intereses de los consumidores. El fallo, argumenta Adepi, debe ser motivo de celebración porque obligar a modificar una normativa injusta.
 
   Esta modificación deberá emprenderse con urgencia porque ya no se puede argumentar que el sistema es “transitorio” hasta que la inminente Directiva la regule: el borrador presentado no contempla su armonización y ningún Estado miembro ha cuestionado que así sea.
 

 
 
Notable perjuicio
El Supremo ha solucionado por fin el que desde 2011 era un problema creciente. Con el cambio de sistema, España pasó a ser el único país de nuestro entorno que asumió con dinero público la remuneración por copia privada. Ello creó inseguridad jurídica y, apostando por un sistema más indiscriminado, perjudicó notablemente a los titulares de derechos y a los ciudadanos.
 
   Cuando el nuevo sistema sustituyó el llamado “canon digital” por un pago a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, se eximió a las multinacionales tecnológicas de abonar esta compensación a los titulares de derechos. Desde entonces, la partida anual asignada en los Presupuestos para este nuevo sistema de compensación por copia privada ha ascendido a 5 millones anuales. Esta cantidad, como confirma el Supremo, no puede en ningún caso compensar el perjuicio efectivo que originan estas reproducciones, puesto que se ha estimado a priori, sin tener en cuenta el daño real que causan a los creadores.
11-11-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio