twitter instagram facebook
Versión imprimir
06-07-2018

EmerGENTES

Pablo Gómez-Pando, los retos de la actuación


Poderoso intérprete de los galardonados montajes de ‘Hamlet’ y ‘El Buscón’. y uno de los protagonistas del triunfador corto de Guillermo Benet ‘Los inocentes’


ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Desde que comenzó a despuntar en la pasada década con ambiciosas montajes de Don Juan Tenorio, La Celestina o Eloísa está debajo de un almendro, el sevillano Pablo Gómez-Pando se ha ganado nuestra admiración en todos los medios en los que ha trabajado. En televisión le avalan Hospital Central, Cuéntame, Yo soy Bea o Amar en tiempos revueltos. En la pantalla grande ya presume de Thomas vive (Antonio Cuadri) y Morir (Fernando Franco). También ha sido uno de los angustiados intérpretes de Los inocentes, el corto de Guillermo Benet que ha triunfado recientemente en la Semana del Corto de la Comunidad de Madrid.

   La compañía de Teatro Clásico de Sevilla, dirigida por Alfonso Zurro, le confió en 2012 el papel protagonista de El Buscón, adaptación de la novela de Quevedo. “Alfonso Zurro es un fantástico dramaturgo y un enorme director de teatro. Su versión de El Buscón es de una genialidad incomparable al intercalar el barroco siglo XVII de Quevedo con el actual”, comenta Gomez-Pando, en cuyo palmarés figura el Premio Escenario por su actuación en la obra. “El Buscón es un personaje que quiere ser honrado, pero en tiempos de crisis, de perversión social, no tiene más remedio que engañar y corromperse para sobrevivir”, señala el actor.

   Goméz-Pando se licenció en Arte Dramático en la ESAD de Sevilla y completó su formación en el estudio de Juan Carlos Corazza y en La Abadía. Ha aprendido de profesores y directores como Fernando Piernas, Chus Gutiérrez o Mario González. “Aunque siempre quise ser actor, hasta COU no comencé a tomarme en serio mi pasión. A partir de entonces trabajé con compañías sevillanas en Fausto, El enfermo imaginario o Drácula”. 



   También fue muy importante en su carrera su papel principal en Animales nocturnos (2014), la conocida obra de Juan Mayorga montada por la compañía El Aedo Teatro con dirección de Carlos Tuñón. “Es una pieza que refleja la presión humillante que actualmente la gente sufre en la mayoría de los trabajos. Hay en el texto extorsionadores y extorsionados, por lo que es una magnífica oportunidad de vernos a nosotros mismos con nuestras cualidades y nuestros defectos. El teatro es un espejo casi mágico que nos devuelve la imagen de los que somos”, explica el intérprete.

   Reconoce el hispalense que ha aprendido a actuar de otra manera tras sus colaboraciones en televisión. “Al trabajar en series, lo que debes tener claro es que las cosas se harán con rapidez y con la mayor naturalidad”, dice. Además de en las series citadas arriba, ha intervenido en La respuesta está en la historia, Como alas al viento, HKM400 D.C., MIR y, más recientemente, Servir y proteger.



Goméz-Pando es Hamlet

Todo un hito ha sido su interpretación desde 2016 del célebre personaje shakesperiano en la producción del Teatro Clásico de Sevilla y el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. “Hamlet es un personaje de una resonancia y una profundidad que, claro está, yo no voy a descubrir a estas alturas. Alfonso Zurro realizó un montaje atemporal, ágil, casi vertiginoso, acercándose a la entraña de la obra de Shakespeare, a sus más íntimos significados”, relata Gómez-Pando. En esta ocasión levantó el Premio Lorca del Teatro Andaluz, uno de los 19 galardones que respaldan esa propuesta.

   “Nos fijamos en la frase clave de Hamlet, ‘Ser o no ser’, que implica el suicidio. Pero también representa las dudas de todos nosotros en la toma de decisiones, y ese añadido al drama me parece fascinante”, destaca el artista. Esta primavera nos provocó carcajadas con uno de los tres papeles principales de La última boqueá, tragicomedia de la compañía Teatro a la Plancha que se representó en la sala alternativa madrileña Cuarta Pared. “Selu Nieto, autor de la obra, María Nieto y yo somos tres amigos que velamos en un bar a otro amigo que acaba de fallecer. Son personajes perdidos, solitarios, en un lugar en el que la gente busca algo de felicidad”, describe el actor.

   Próximamente veremos dos películas en las que participa Pablo Gómez-Pando. El thriller de Gonzalo Bendala Cuando los ángeles duermen y la producción internacional rodada en Andalucía Sin aliento (de Tudor Giurgiu). En esta última aparecerá junto a Belén Cuesta, Ariadna Gil, Luis Bermejo y  Manuel Bandera. Son los proyectos y retos de un intérprete que suele decir que sobre un escenario se atreve "con todo”. La energía y la inteligencia que demuestra Gómez-Pando son muy necesarias, incluso vitales para el cine, el teatro y la televisión de nuestro país.

Versión imprimir