twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
16-01-2017 Versión imprimir
Foto de familia con premiados y finalistas. Fuente: 'Fotogramas'
Foto de familia con premiados y finalistas. Fuente: 'Fotogramas'
 
Los Forqué dan a Emma Suárez y Roberto Álamo un color especial
 
Raúl Arévalo se hizo con el premio al mejor largometraje de ficción por ‘Tarde para la ira’
 
 
LUIS MIGUEL ROJAS NAVAS
La ciudad del color especial hizo caso omiso a esa bajada de temperaturas que anunciaban los partes meteorológicos y permitió que por la alfombra roja del Teatro de la Maestranza desfilaran con sus (en gran medida) fresquitas galas los profesionales que hacen posible “el sueño del cine”, como apuntó Emma Suárez con los ojos inundados de lágrimas al recibir el trofeo a la mejor actriz por su personaje en Julieta. Roberto Álamo se alzó con la estatuilla en la categoría masculina por su papel protagonista en Que Dios nos perdone. Los suyos fueron los galardones más barruntados y aplaudidos de la noche por quienes asistieron a la XXII edición de los Premios Forqué, que llegaban a Sevilla en su primera ceremonia celebrada fuera de Madrid y contaban con el respaldo de la Fundaci, sumando a su protagonismo i (‘a Fundaciia e la historia original se convirtieron en 80 ón AISGE. La velada del 14 de enero daba el pistoletazo de salida a un trepidante calendario que continuará con las entregas de los Feroz, las Medallas del CEC y los Goya.
Emma Suárez, mejor intérprete femenina. Fuente: 'Fotogramas'
Emma Suárez, mejor intérprete femenina. Fuente: 'Fotogramas'
 
“Cuando has trabajado tanto y los compañeros reconocen tu labor, es muy emocionante, porque todos sabemos lo difícil que es hacer cine”, reconoció Suárez tras la ovación que suscitó su victoria entre el público. La intérprete compartía nominación con Carmen Machi (La puerta abierta), Bárbara Lennie (María y los demás), Inma Cuesta (La novia) y Anna Castillo (El olivo). También figuraba en la terna su compañera de reparto en la de última cinta de Almodóvar, Adriana Ugarte, encargada de encarnar a la desolada Julieta en su juventud. Pero el reconocimiento recayó sobre Suárez en un año que le ha dado bastantes alegrías, pues puede que ya esté buscando sitio en su casa para el Goya: el próximo 4 de febrero llegará a la gran fiesta de la Academia con una doble nominación, sumando su papel de reparto en La propera pell al protagonismo de Julieta.

   A pesar de los nervios que se apreciaban en sus manos temblorosas mientras sostenía la estatuilla, Suárez tuvo unas palabras de aliento para todos aquellos que no pueden vivir de la interpretación. “Esta es una carrera de fondo. Los momentos en que lo pasas mal y no tienes proyectos es cuando realmente te das cuenta de que este trabajo es vocacional y no te queda más remedio que seguir luchando por lo que crees”, sentenció.
'Tarde para la ira', mejor película de 2016. Parte del equipo, de izquierda a derecha: los intérpretes Antonio de la Torre y Ruth Díaz, la productora Beatriz Bodegas y un triunfador Raúl Arévalo. Fuente: EFE
'Tarde para la ira', mejor película de 2016. Parte del equipo, de izquierda a derecha: los intérpretes Antonio de la Torre y Ruth Díaz, la productora Beatriz Bodegas y un triunfador Raúl Arévalo. Fuente: EFE
 
   En el mismo sentido se expresó Roberto Álamo, dirigiéndose a través de un vídeo a los menos favorecidos del colectivo: “Juro que pronto estaremos ante una cámara o encima de un escenario”, afirmó. Su triunfo por Que Dios nos perdone lo recogió el director del filme, Rodrigo Sorogoyen, puesto que el actor representaba esa noche en la capital una función de Lluvia constante. Se imponía así a su compañero en ese thriller, Antonio de la Torre, aunque el malagueño debía su candidatura a Tarde para la ira. Los otros nombres del apartado eran Eduard Fernández (El hombre de las mil caras), Álex Moner (La propera pell) y Óscar Martínez (El ciudadano ilustre).
 
 
   Aunque sin reconocimiento, De la Torre saltó de su butaca cuando José Coronado y Paz Vega proclamaban como mejor película del año a Tarde para la ira, de Raúl Arévalo. Durante ocho años ocupó esta historia la mente del polifacético creador, un larguísimo proceso cuya prometedora cosecha de éxitos comienza con el Forqué, idóneo para alimentar la esperanza de cara a las nominaciones venideras: ocho en los Feroz, 11 en las Medallas del CEC, otras tantas en los Goya…. “Todavía no he digerido este premio. Algunos de los compañeros nominados me han dirigido a mí, por lo que mi vocación como director también se la debo a ellos”, sentenció. 
El productor Antonio Pérez recibió la Medalla de Oro de EGEDA
El productor Antonio Pérez recibió la Medalla de Oro de EGEDA
 
   La ceremonia contó con otros galardones que dieron cuenta del crecimiento sostenido de nuestro cine. Juan Antonio Bayona sumó la estatuilla Cine y Educación en Valores al palmarés de Un monstruo viene a verme, mientras que los argentinos Mariano Cohn y Gastón Duprat conquistaron la categoría de largometraje latinoamericano con El ciudadano ilustre. La crudeza de 2016. Nacido en Siria le reportó a Hernán Zin la distinción al mejor documental entre sentidos aplausos y Lluís Fires se llevó bajo el brazo el trofeo de cortometraje por Grafitti.
 
   Carlos Latre tiró de sus dotes humorísticas para meterse al respetable en el bolsillo a lo largo de una cita en la que también hubo tiempo de avalar con la Medalla de Oro de EGEDA la trayectoria del incansable productor Antonio Pérez, uno de los pilares del celuloide andaluz, al que rindió homenaje destacando la relevancia de títulos como Solas o La voz dormida.
16-01-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio