twitter instagram facebook
Versión imprimir
09-05-2013

Descargar'>Luis Zahera y Xúlio Abonjo, los dos actores de 'Entre pipas', abrazados por el creador de la serie, Jorge Cassinello

Luis Zahera y Xúlio Abonjo, los dos actores de 'Entre pipas', abrazados por el creador de la serie, Jorge Cassinello

webseries


Dos filósofos de la calle que comen pipas


La producción gallega ‘Entre pipas’, con escenografía teatral, engancha en la red a base de diálogos cercanos y con chispa
 
 
PABLO CARBALLO
Las nuevas alternativas a los formatos interpretativos convencionales también presentan grandes desafíos para el oficio del actor. Pueden dar buena fe de ello Luis Zahera y Xúlio Abonjo, los protagonistas de la serie online Entre pipas: un banco en un parque público cualquiera y unas pipas para pasar el rato componen el escueto envoltorio escénico en el que todo el peso de la narración recae sobre ambos protagonistas, sus cómicas divagaciones, ideas a veces peregrinas y algunas reflexiones deliberadamente cotidianas.

   El creador y director de Entre pipas, Jorge Cassinello, manejaba la idea de la serie mucho antes de su estreno, hace ahora un año. “El problema es que no había encontrado el formato y el canal”. El creciente acceso del público a Internet, las posibilidades que ofrece el soporte en línea y la demanda de contenidos breves le hicieron decantarse por una serie exclusivamente para la red.

  Los capítulos –más bien cápsulas, según la definición de sus creadores– son breves, de entre tres y cinco minutos. En ese tiempo discurre una microhistoria cuya acción se limita a la conversación entre los dos compañeros de banco. Y de pipas.

   “El formato es totalmente teatral”, concuerda Cassinello. “Esto lo convierte en un reto bastante fuerte para los actores, puesto que no hay ningún tipo de fuga”. Cierto: los ojos del espectador permanecen concentrados en los intérpretes. No hay planos de recurso y prácticamente no existe acción ajena al diálogo. “El ritmo, los giros de guion… todo está en manos de los actores”.

Zahera y Abonjo, en plena acción disparatada

Zahera y Abonjo, en plena acción disparatada


   ¿Y cómo asume este peso un actor? Trasladamos la pregunta a Luis Zahera, uno de los dos intérpretes gallegos que dan la cara en Entre pipas. “El problema puede surgir cuando no dispones de un guion poderoso, pero no es el caso aquí. Por eso no hay problema”, resume.

   El actor que dio vida a personajes como Releches (Celda 211) devuelve al director los méritos como alma de la serie. “Jorge es un gran guionista y con eso, como actor, estás muy cubierto. Yo no soy escritor ni guionista, pero me parece que escribir un buen guion es algo muy difícil. Agradezco a Jorge que valore nuestra interpretación, pero yo creo que gran parte del mérito está en sus textos. Además, se trabaja mucho, se hacen muchas tomas y se van escogiendo cosas de distintas tomas. Solo gracias a la suma de todo surge un producto muy veraz y muy real”.

   En efecto, la impresión que deja cada capítulo de Entre pipas es la de una conversación casual en la que dos amigos intercambian ideas de forma natural y espontánea. Detrás de todo ello hay, sin embargo, mucho trabajo. “Improvisar por improvisar es complicado”, apunta el director. “Ellos trabajan muchísimo con los textos y, cuando los han interiorizado, ya tienen margen para algo de improvisación. Pero todo viene de los ensayos”.

   “Muchas veces, los amigos y compañeros me dicen que da la impresión de que la conversación es improvisada”, confirma Xúlio Abonjo, que completa el dúo protagonista (y la totalidad del reparto) de la serie. “Pero no se puede improvisar una conversación como esta. De lo que se trata es de hacerla natural, de que no parezca que estás siguiendo un texto. En eso es importante tanto el trabajo previo de guion como la complicidad entre Jorge, Luis y yo, que somos como una familia”.

Las localizaciones a veces son en lugares inhóspitos, como nudos de autopistas

Las localizaciones a veces son en lugares inhóspitos, como nudos de autopistas


   Zahera corrobora esa buena comunicación. “Jorge dedica muchas horas a hablar con nosotros, a darnos indicaciones”, apunta, antes de agregar más piropos: “Es una persona muy activa, que dirige, produce, pone música…”. “¡Como un hombre del Renacimiento!”, concluye entre risas.
 
Popularidad al alza
A comienzos de febrero, con 22 capítulos disponibles en la red, esta serie web sumaba 136.000 reproducciones en YouTube. En Twitter superaba los 2.000 seguidores y en Facebook, los 2.300 clics en “Me Gusta”. Son cifras que dejan buenas sensaciones en el equipo responsable del proyecto, un indicio de que el público siente cercanía hacia los temas que se abordan.

   “Sacamos punta a las pequeñas cosas que dan forma a nuestro día a día y que hablan de nuestra personalidad”, indica el director. “Para mí”, agrega Xúlio Abonjo, “si engancha a la gente es porque cualquiera se puede ver reflejado en alguna de nuestras historias. Son cuestiones muy cotidianas, pero a partir de detalles muy puntuales surgen temas más inusuales”.
 
   Xúlio aporta un ejemplo que sintetiza bien esta dinámica de los capítulos de Entre pipas. “Hay uno en el que tenemos cada uno un paraguas, el suyo grande y el mío no tanto. A partir de ahí, él dice que le gusta hacer las cosas a lo grande, mientras que yo estoy más con el término medio. La cosa acaba como algo casi filosófico, aunque sea sin frases grandilocuentes, sobre si en la vida vas o no vas a por todas. ¡Y eso, a partir de un paraguas!”.

   Luis Zahera incide en más posibles explicaciones a esa creciente cantidad de seguidores. “Aunque yo voy camino de los cincuenta, este es más bien un producto para una audiencia joven. Y el resultado me está sorprendiendo, porque la gente es muy receptiva y habla bien de la serie. A veces, capítulos que a nosotros nos gustan un poco menos funcionan mejor que otros que nos convencen más. ¡Nunca se sabe!”, explica Zahera, que además protagoniza algunos teasers (clips promocionales) de la serie junto con rostros tan populares en la profesión como los de Luis Tosar, Javier Gutiérrez, Marta Etura o Miren Ibarguren.

   Esas reacciones positivas insuflan ánimo al equipo, que prepara ya los capítulos correspondientes a la tercera temporada. “Seguimos rodando”, confirma Zahera. Y agrega, con sorna muy gallega: “como se suele decir, de derrota en derrota hasta la victoria final”.
 

 
 
patrocinios
“La audiencia ahora también está en Internet”
 
“Para hacer viable la serie necesitamos buscar patrocinios, lo cual es complejo en la presenta situación económica. Las marcas persiguen a la audiencia y la audiencia está donde está: ahora, también en Internet”. Así resume el director de la serie la lógica financiera que sustenta el proyecto.

Los creadores de Entre pipas confían en que el mercado puede ser tentador para potenciales anunciantes, ya que el formato de los capítulos, la proximidad de los personajes y la temática de sus conversaciones “generan una buena oportunidad para que las marcas hagan llegar sus mensajes”.

Siguiendo el camino abierto por series como Malviviendo o Inquilinos, que Cassinello cita como referencias, Entre pipas se las apaña muy dignamente con medios más bien modestos. Como apunta Xúlio Abonjo, “es una serie para Internet, con lo cual no dispone, obviamente, del potencial económico de una serie para televisión. Pero, pese a todo, creo que está bien hecha, que tiene calidad”.  

Versión imprimir