twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
31-03-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 1 de abril



‘Altamira’



FE LAICA EN LA HUMANIDAD
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
El prestigio internacional de Antonio Banderas ha impulsado que un proyecto tan fascinante como Altamira se convierta en realidad. Para narrar uno de los descubrimientos más trascendentales de la historia del arte se ha contado con una producción cuidada al máximo que ha dirigido en versión original en inglés el consagrado cineasta británico Hugh Hudson, en localizaciones de Cantabria. Ha tenido a su disposición un reparto de lujo, la fotografía de José Luis Alcaine o la música de Mark Knopfler, exlider de Dire Straits.
 
   1878. Jugando con su padre, Marcelino Sanz de Sautuola (Banderas), a esconderse en alguna de las cuevas cercanas a su casa en Santillana del Mar, la pequeña María penetra en una de ellas en la que a la luz de un farol ve que los techos y las paredes están pintados con extrañas escenas de animales. Sautuola, arqueólogo amateur, se da cuenta de la antigüedad y valor de las pinturas, por lo que difunde rápidamente la noticia entre expertos nacionales y foráneos para que certifiquen la importancia excepcional de la cueva. Sin embargo, nadie parece estar muy de acuerdo con él.
 
 
 
Antonio Banderas
Antonio Banderas
 
 
 
   “¿Hay alguien que haya reconocido a Sautuola?”, se pregunta Banderas, un tanto airado. “Si no hubiera nacido en España, probablemente sería recordado como un gran héroe. Por contra, murió injuriado y tratado casi como un criminal”. No fue hasta 1904, transcurridos 14 años de la muerte del investigador, cuando los que le atacaron y acusaron de falsedad tuvieron que entonar el mea culpa por su tremendo error. “La película critica la envidia, que tanto daño ha hecho a este país, y también da un toque de atención al gremialismo, porque al no ser Sautuola un verdadero arqueólogo no tomaron en consideración su sensacional descubrimiento”, explica el ganador del Goya de Honor en 2015.
 
   Encarna a su hija en edad adulta Irene Escolar, protagonista del reciente estreno La corona partida. “De ninguna manera podía dejar de hacer este personaje. Me formé como actriz en Inglaterra y tenía muchas ganas de interpretar en ese idioma. No he podido empezar mejor... dirigida por el autor de Carros de fuego, en una superproducción maravillosa y al lado de Antonio, que estuvo muy simpático conmigo, elogiando mi trabajo en la serie Isabel”,  desgrana la actriz madrileña, Goya 2016 a la mejor intérprete revelación por Un otoño sin Berlín.
 
   Además de los papeles estelares de la iraní Golshifteh Farahani (esposa de Sautuola) y el británico Rupert Everett (feroz enemigo del investigador), también colabora especialmente Tristán Ulloa (en el reparto de la serie Los nuestros, Telecinco) incorporando a Henri Breuil, célebre sacerdote francés experto en arte paleolítico. 
 
 
Allegra Allen, Golshifteh Farahani y Banderas
Allegra Allen, Golshifteh Farahani y Banderas
 
 
 
Un hombre solidario
Pablo Picasso, uno de los grandes artistas del siglo XX, declaró: “Después de Altamira, todo es decadencia”. Su paisano Antonio Banderas –que pronto se meterá en su piel en 33 días, de Carlos Saura– se fió de la opinión del gran pintor y no quiso comprobar con sus ojos la magia imperecedera de la cueva. “Sé que las peticiones para visitar Altamira son muy abundantes y no se pueden satisfacer por, entre otras cosas, el perjuicio que causaría en las pinturas la respiración de los visitantes. Así que, para no generar envidias, me contenté con la caverna gemela que creamos para rodar”, aduce el actor de La piel que habito, de Pedro Almodóvar.
 
   Con el beneplácito de Hugh Hudson, Banderas aportó frases propias para adornar su personaje. “Una de ellas es: ‘Si no corremos riesgos, nuestras vidas serán muy pobres’. Y creo que es así. Constantemente estamos expuestos al ojo crítico implacable a nuestro quehacer, pero no por eso hay que dejar de hacer las cosas. Soy andaluz y como tal creo en la muerte y en la necesidad de que, mientras llega, hagamos algo de provecho y ayudemos a la gente en lo posible”
 
   Altamira teje con hilo muy fino una aventura iniciática de lo absolutamente maravilloso junto a la sinrazón, la ignorancia, la pacatería religiosa y el inmovilismo científico de unos tiempos que, pese a todo, anunciaban cambios. Banderas comanda esta película necesaria con la presencia y el encanto que ya ha cautivado a varias generaciones de espectadores.
 
31-03-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio