twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
29-06-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 1 de julio



‘Mi panadería en Brooklyn’



LOS SABORES DEL AMOR
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
El cineasta madrileño Gustavo Ron ha captado el ambiente y la magia de Brooklyn, la variopinta y atractiva barriada de Nueva York, en este filme amable y optimista que se hace eco, entre otras cosas, de una moda de tan rabiosa actualidad como es el pan y sus deliciosas variedades. Se trata de una producción hispano-norteamericana con un presupuesto de cuatro millones de euros, rodada en inglés a finales de 2014 y con actores de ambos países.
 
   La dueña de una panadería en Brooklyn fallece repentinamente y sus sobrinas han de encargarse del negocio. Sin embargo, la propietaria debía mucho dinero a un banco y la entidad exige el pago inmediato o la clausura de la tienda. Una decoradora con grandes ideas (Blanca Suárez), un cocinero donjuán (Aitor Luna) e incluso un pobre camello de barrio (Enrique Arce) desean ayudar a que el establecimiento siga ofreciendo sus maravillas recién horneadas.
 
 
Blanca Suárez
Blanca Suárez
 
 
 
   La belleza y el talento de Blanca Suárez realzan las cálidas imágenes de Mi panadería en Brooklyn. La hemos visto en los filmes de Pedro Almodóvar La piel que habito y Los amantes pasajeros, mientras que en 2015 triunfó con Perdiendo el norte, de Nacho G. Velilla. “Con la revolución hipster, que nació en Brooklyn, las dueñas de la panadería quieren que el local sintonice con ese enfoque joven y yo soy la encargada de rediseñarlo”, dice Suárez, en el reparto del éxito de la última temporada Mi gran noche, de Álex de la Iglesia, y, otra vez con el realizador bilbaíno, en El bar, de próximo estreno. “Rodar en inglés ha sido un desafío, pero según iban pasando los días ya no estaba tan pendiente del lenguaje y podía concentrarme en el trabajo interpretativo”, explica la cotizada actriz.
 
   Potente protagonista de la adaptación televisiva de Las aventuras del capitán Alatriste, el vasco Aitor Luna también destacó el pasado año en Matar el tiempo, de Antonio Hernández, en la que compartía honores estelares con su hermano, Yon González. “La película habla de temas tan importantes como la familia, las tradiciones, la gente mayor y los agobios económicos. Lo bueno es que los toca con mucho humor y cariño”, opina Luna, una de las flamantes incorporaciones en la nueva temporada de la serie Velvet. Además de las actuaciones de las norteamericanas Aimee Teegarden (Scream 4) y Krysta Rodríguez (en el reparto de la versión estadounidense de la serie Los misterios de Laura), tiene un divertido papel de inmigrante ruso (más experto en Dostoievski que en trapichear marihuana) el valenciano Enrique Arce, que estrenó en 2014 Dioses y perros, de David Marqués.
 
 
Aitor Luna y Krysta Rodríguez
Aitor Luna y Krysta Rodríguez
 
 
 
Una historia de barrio
“¡Esta película te da hambre! Mientras la ves te imaginas los aromas y sabores de cada una de las historias. Vives los sueños de los personajes y sientes sus alegrías y sus penas a través del mágico mundo de la cocina”, proclama Gustavo Ron, autor de los largometrajes Mia Sarah (la última cinta que interpretó Fernando Fernán-Gómez) y Ways to live forever. Ron nació en una familia de hosteleros y ha aprendido desde pequeño el negocio de los restaurantes, las panaderías y las cafeterías. “Mi vida ha estado vinculada a la hostelería de la misma forma que lo está al cine. Siempre he entendido ambos negocios de una forma similar. Este quizá es el motivo principal por el que creo que he podido aportar mucha experiencia personal a Mi panadería en Brooklyn”, señala el director, que admite influencias de la screwball comedy norteamericana. “Pensé mucho en El bazar de las sorpresas, de Lubitsch, y en películas de Frank Capra de esos años 30 y 40, donde el barrio se convertía en un protagonista esencial de la historia”.
 
   En un primer momento, Ron pensaba haber rodado en Inglaterra, pero no logró reunir la financiación necesaria. Entonces llegó a un acuerdo con la productora Beatriz Bodegas para que el filme transcurriera en Nueva York, como la exitosa comedia de 2014 La vida inesperada, que Bodegas impulsó. “Queremos interesar a todo tipo de público, aunque la entenderán mejor los adultos adictos a los enredos románticos”, resume.
 
   Mi panadería en Brooklyn cuida con mimo a unos personajes encantadores que, pese a encontrarse en la ciudad faro del capitalismo, no compiten en la carrera suicida en pos del dinero. Les interesa, más bien, la intensidad de sus pasiones, el amor que puedan conseguir y los sueños que se cumplen en el paladar al primer mordisco a un cruasán.
 
29-06-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio