twitter instagram facebook
Versión imprimir
08-05-2018

Los estrenos del 11 de mayo

‘Noctem’

EL MIEDO DE ADRIÁN LASTRA


ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Este inquietante filme del mallorquín Marcos Cabotá está basado en hechos reales que le sucedieron al actor Adrián Lastra una noche en su casa. Presentada en certámenes como el Cine Fantástico FANT de Bilbao, donde causó sensación, Noctem es una coproducción hispanomexicana cuyo rodaje transcurrió a caballo entre Mallorca, Cancún y Madrid.

   Adrián Lastra desaparece sin dejar rastro en una isla cercana a Cancún junto a su amigo Esteban Piñero. Un año después de la desaparición, el también intérprete Álex González, amigo de ambos, pide a un hacker (Diego Ingold) que reconstruya los vídeos que Adrián y Esteban habían grabado en sus móviles recuperados. Lo que ve el informático le deja completamente aterrado.


  

   “Comencé a escuchar ruidos extraños en mi casa y decidí entonces grabar un vídeo. En realidad, no hay nada extraordinario en las imágenes, pero a Marcos [Cabotá] le picó la curiosidad de lo que experimenté”, cuenta el madrileño Adrián Lastra, uno de nuestros actores con más proyección, como comprobamos gracias a los filmes Toc Toc (Vicente Villanueva) o El club de los buenos infieles (Luis Segura). Anteriormente deslumbró en  Primos (Daniel Sánchez Arévalo) o Fuga de cerebros 2 (Carlos Therón). “Cuando le dije a Adrián que quería que se interpretase a sí mismo, que nos contara cómo es su vida, se lo tomó casi como un ataque a su intimidad, pero al final lo convencí”, comenta el director sobre un artista con éxitos en la pequeña pantalla de mano de las series Velvet y Velvet Colección.

   Su compañero de desgracias en Noctem es el gaditano Esteban Piñero, 'Basty', exmiembro del cuarteto D’Nash, con el que lanzó álbumes como Todo va a cambiar y Garabatos. Actualmente forma parte del grupo La Misión.

   Colabora en la cinta Álex González, famoso por sus papeles televisivos en Tierra de lobos y El Príncipe, así como protagonista en cine con los títulos Alacrán enamorado (Santiago Zannou) y Órbita 9 (Hatem Khraiche), cuyo elenco encabezó junto a Belén Rueda. “Otro de los desencadenantes de Noctem sucedió una noche en la que quedamos Esteban, Álex y yo en la casa del primero, una reunión en la que ellos cogieron una cámara para improvisar una película de terror. Decidí montar lo que habían rodado, y nos gustó tanto que decidimos que aquello podía ser el germen de una gran historia. Fue entonces cuando empecé con el guion”, recuerda el director, que también ha tenido aquí a sus órdenes a su paisano Diego Ingold (Foley Artist), Mariam Hernández (en las series Gym Tony Amar es para siempre) y Carla Nieto (en el reparto de Cuéntame y Las 13 esposas de Wilson Fernández). Estas dos actrices son testigos en el paraíso caribeño de Cancún de la desgracia que persigue a Adrián Lastra y Basty Piñero.



‘Found footage’

“Utilicé la técnica del found footage [metraje encontrado que combina falso documental y ficción] porque es un medio muy efectivo para inocularnos el miedo a lo desconocido, a las presencias extrañas e invisibles sobre las que especula Noctem”, afirma Marcos Cabotá, quien piensa en títulos tan icónicos de este género como la saga Paranormal Activity.

    “Los intérpretes tuvieron libertad para improvisar durante la filmación. Le pedí a Adrián que se comportara naturalmente, como cada vez que escuchaba un ruido no identificado durante la noche, pero me respondió que eso le paralizaría. ‘Pues entonces muéstrate así’, le sugerí. A las reacciones de Adrián ante un ruido inquietante añadí las de Esteban, Álex y Diego, lo cual conformó un material fantástico para la trama de la película”, explica Cabotá. Sus anteriores trabajos fueron Amigos y el documental candidato al Goya I am your father.

   Noctem es una apuesta decidida, descarada, potente para que pasemos un mal rato ante la pantalla, para que disfrutemos de esos momentos de pánico ante algo misterioso e invisible. Algo que nos puede hacer mucho daño. Nos desazona el rostro angustiado de Adrián Lastra, que aparece solo e indefenso en la noche mientras persigue el espanto que no cesa de golpear las paredes, y nosotros nos sentimos con él prisioneros de fuerzas oscuras. Estamos seguros de que esta cinta va a granjearse una buena legión de acólitos listos para ser agitados por el terror.

Versión imprimir