twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
07-04-2017 Versión imprimir
Los estrenos del 7 de abril


‘Nieve negra’


HOSTILIDAD EN LA MONTAÑA
 

ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Tras su exitoso estreno en Argentina, llega a nuestras pantallas este drama escalofriante de Martín Hodara, exhibido en olor de multitudes durante el pasado Festival de Málaga. Esta coproducción hispano-argentina se rodó entre Andorra y Buenos Aires y cuenta con un reparto de auténtico lujo.
 
   Marcos (Leonardo Sbaraglia) y su mujer Laura (Laia Costa) se reúnen en Argentina con Salvador (Ricardo Darín), el hermano de aquel, quien vive solo y aislado en una casa de montaña. Su propósito es convencerle de que acceda a vender la casa común y las tierras, fruto de la herencia paterna, ya que les han hecho una oferta millonaria. Salvador les recibe hostilmente y se muestra cada vez más agresivo ante la insistencia del matrimonio.
   “Ricardo Darín eligió el personaje que quería en Nieve negra”, afirma el director Martín Hodara sobre el ganador del Goya al mejor actor principal tras protagonizar Truman bajo las órdenes de Cesc Gay. Este también tuvo al intérprete en el elenco de Una pistola en cada mano, lo cual consolidó la popularidad del argentino en España.

   Igualmente reconocido en nuestro país es Leonardo Sbaraglia, que triunfó por partida doble en este Festival de Málaga: recibió el premio Málaga-Sur por su trayectoria profesional y obtuvo además la Biznaga de Plata al mejor intérprete con El otro hermano (Israel Adrián Caetano). “El rodaje fue intenso y difícil. Hacía mucho frío en Andorra, pero estábamos encantados de trabajar juntos, y eso es impagable”, dice Sbaraglia sobre Darín y Laia Costa. “La película narra ese momento crucial que sucede cuando nos enfrentamos sin trampa ni cartón a nosotros mismos, a una forma de ser que hemos ido cultivando año tras año, aunque la verdad no nos guste ni un pelo”, reflexiona Sbaraglia. En la actualidad graba, de nuevo con Cesc Gay, la serie Félix.
   “Cuando estás con gente tan experimentada como Leo y Ricardo todo es fácil. Y tienen un sentido del humor brutal”, cuenta Costa, con una carrera aún corta, pero impresionante después de su premio Lola del cine alemán y el Sant Jordi a la mejor actriz del año por la cinta Victoria. “Martín, Ricardo, Leo y yo leímos y repasamos juntos el guion. Hablábamos sobre los personajes de cada uno, tratábamos de solucionar los cabos sueltos y discutíamos la mejor manera de construir las secuencias”, relata la actriz del corto No me quites (Laura Jou). “Nieve negra nos enseña que nunca se sabe cómo vamos a reaccionar ante algo inesperado y angustioso, echando mano, a lo peor, de una violencia de la que nos creíamos exentos”, opina la intérprete de María de Austria en la serie Carlos, Rey Emperador.

   “Es muy importante el personaje de Laia porque, sin ella, no nos enteraríamos de los secretos que guardan, de los demonios que albergan los hermanos en su interior, listos para salir en cualquier momento”, explica Darín.
 
   En Nieve negra también participa Federico Luppi (administrador de la finca en disputa), a quien vimos el pasado verano en Al final del túnel junto a Sbaraglia y Clara Lago. O Dolores Fonzi (hermana de los protagonistas), que se apuntó un gran éxito con Paulina, de Santiago Mitre.
Extraño vínculo
“Quería contar ese extraño vínculo que siempre tienen dos hermanos, se lleven bien o mal, como es el caso. Les unen o les separan vivencias y secretos que solo son de ellos, y tal realidad puede llegar a perturbarles”, expone el argentino Martín Hodara. El cineasta coridigió anteriormente La señal con Ricardo Darín. “Resultó complicado que Ricardo y Leonardo tuvieran tiempo al unísono para este rodaje. Hemos tenido que esperar seis años para que coincidieran sus agendas, y en ese transcurso ha aparecido Laia Costa, que consigur dar más fuerza a la película”, comenta.
 
   Nieve negra es un duelo interpretativo entre Darín y Sbaraglia, dos gigantes del cine iberoamericano, pero también confirma el talento de Laia Costa. Estamos ante un drama escabroso que se convierte de pronto en un thriller y que posee tonalidades de western y de cinta de terror. Con semejante equipaje, el espectador se mantiene absorto ante la pantalla, turbado por una película sin concesiones y amenazante.
07-04-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio