twitter instagram facebook
Versión imprimir
10-07-2019


Los estrenos del 12 de julio


‘La vida sin Sara Amat’ (‘La vida sense la Sara Amat’)


LOS RITOS DEL PRIMER AMOR



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

La pasada edición del Festival de Barcelona-Sant Jordi, BCN Film Festival, reconoció los méritos de esta ópera prima de Laura Jou sobre ensoñadores amores iniciáticos, otorgándole el premio de la crítica y el del público. Basada en la novela homónima de Pep Puig (Premio Sant Jordi 2015), La vida sin Sara Amat es una producción de Massa d’Or y La Xarxa de Comunicació Local, rodada en los municipios catalanes de Tàrrega y Granyanella (en Lleida) y Cerdanyola del Vallès y Santa Eulàlia de Ronçana (Barcelona).


Años ochenta. A sus 13 años, Pep (Biel Rossell) está enamorado de una chica del pueblo de sus abuelos: Sara Amat (Maria Morera). Una noche de verano, Sara desaparece sin dejar rastro. Horas después, Pep la encuentra escondida en su habitación. Y ella pide que le deje estar allí, aunque sabe bien que la están buscando. Él acepta y miente a todo el mundo sobre la muchacha. Esta le obligará a madurar de repente antes de que se marchen del pueblo.



   “Cuando me propusieron dirigir La vida sin Sara Amat sabía que me la ofrecían por mi trayectoria en la dirección de actores jóvenes. Quise que los niños elegidos para la película formasen una pandilla de verdad, que la interpretación fuera auténtica. Nunca tuvieron el guion. Llegaron al texto a través de improvisaciones de las escenas escritas. Compartían objetivos y antecedentes con los personajes, y eso fue suficiente para desarrollar las secuencias”, expone Laura Jou.


   Encarnan al dúo protagonista Biel Rossell (Igualada, 2004) y Maria Morera (Girona, 2003). “Pep, el personaje de Biel, es un chico tranquilo, tímido. Desde hace dos años le gusta mucho Sara Amat, y cuando la chica se esconde en su habitación esa experiencia lo cambiará para siempre. En cuanto a Sara, el rol de Maria, es un niña inteligente que sabe jugar sus cartas pero que no controla sus emociones, las tiene miedo y por eso se refugia en los libros”, comenta la realizadora.


   En otros papeles destacan Francesca Piñón (abuela de Pep), a la que vimos en la aplaudida serie El Ministerio del Tiempo y el videoblog Tiempo de confesiones; Anna Sabaté (madre de Sara), actriz de Rostre pàl-lid (Arnau Segarra Braunstein); Jordi Figueras (padre de Sara), en el reparto de Verano 1993 (Carla Simón); e Isaac Alcayde (alcalde del pueblo), de las series La Riera, Nit i dia o MerlíPor supuesto, mencionamos también a Judit Martín, Martí Múrcia, Oriol Cervera, Arés Fuster, Mariona Pagès y Adrià Salazar, los otros miembros de esa pandilla de amigos seleccionados por la cineasta.



Adolescencia en la década de los ochenta

La catalana Laura Jou obtuvo un importante reconocimiento con su corto No me quites, premiado en el Festival de Málaga y nominado al Goya, cuya historia protagonizó la consagrada Laia Costa junto a Hammudi Al-Rahmoun Font. “La vida sin Sara Amat es un caleidoscopio de aquellos veranos en el pueblo de los años ochenta. Veranos de los primeros cigarrillos, del descubrimiento del sexo, de hacerse mayor a escondidas y entre mentiras”, afirma Jou. Fue coach de intérpretes, especialmente de niños, en las laureadas cintas Pa negre e Incierta gloria (Agustí Villaronga), Eva (Kike Maíllo) o Lo imposible y Un monstruo viene a verme (Juan Antonio Bayona). Esa faceta profesional además de la serie Pulseras rojas.


   “Recuerdo muy bien esa época. Por eso me rodeé de un equipo que por entonces tenía la misma edad que nuestros protagonistas. En este sentido pusimos en común una reserva de memoria compartida que llenó de verdad los escenarios, el vestuario y el sonido de los ochenta”, cuenta la cineasta, quien posee también trayectoria como actriz en las series catalanas Plats bruts, El cor de la ciutat o Arròs covat.


   Ha conseguido Laura Jou que los niños de La vida sin Sara Amat actúen como verdaderos profesionales pero sin perder su naturalidad. Hace que comprendamos, que incluso sintamos la fascinación del personaje de Biel Rossell por el de Maria Morera, un rostro el de esta actriz novel que deslumbra por su expresividad. Es una muy agradable noticia que el sugerente cine de autor que contiene esta película pueda tener su sitio en la cartelera de verano.

Versión imprimir