twitter instagram facebook
Versión imprimir
11-07-2018

Los estrenos del 13 de julio

‘No quiero perderte nunca’

LAZOS BELLOS Y TORTUOSOS



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Impresionó en el Festival de Málaga (gala de inauguración de la sección Zonazine) y en el D’A Film Festival de Barcelona este intenso drama experimental de Alejo Levis, rodado en paisajes naturales de L'Empordá (Girona) y en masías de la zona. Una magnífica actriz, María Ribera, lleva sobre sus hombros todo el peso de la acción y la reflexión de la cinta.

   Malena (Carla Torres) y Paula (María Ribera) se trasladan a la casa de campo donde vivían los padres de la segunda. Les avisan de que la madre de Paula (Aida Oset y Montse Ribadellas) se ha escapado del geriátrico en el que estaba. Malena se va a trabajar y Paula oye a su madre entrar en la casa. Sin embargo, no puede encontrarla mientras deambula por las habitaciones y se pierde en los recuerdos cada vez más borrosos de su progenitora.


María Ribera


   María Ribera ha demostrado su talento en Tres días con la familia (Mar Coll), Interferencias (Pablo Zareceansky) y El camino más largo para volver a casa (Sergi Pérez). “Era fundamental una actriz de personalidad única para expresar los cambios y la intensidad de Paula, para ir guiando al espectador por todo ese recorrido emocional. María es esa actriz soñada. Tiene tanta fuerza interpretativa como carisma”, afirma el director sobre Ribera. La veremos pronto en Las distancias (Elena Trapé).

   El personaje de Carla Torres (en las series 16 dobles, Laura y De moda) intenta entender el tortuoso viaje interior de Paula. “El de Malena es un papel clave en la película. Tiene la fortaleza y el empuje que le falta a Paula. Carla lo encarna con maestría. Sabe darle el contrapunto terrenal al romanticismo metafísico del rol de María”, expone Levis.

   La madre de la protagonista está encarnada por dos intérpretes. Una es Aida Oset, que apareció en los filmes Forasters (Ventura Pons), Tres días con la familia, Frontera (Manuel Pérez Cáceres)... así como en las series Cites, El cor de la ciutat o Ermessenda. La otra es Montse Ribadellas (en Ánima, una vida poética traicionada por la tragedia, de Joan Frank Charansonnet). “Montse aparece en instantes concretos, pero Aida está de una manera o de otra en todo el metraje. Primero oímos su voz, y en la parte final contamos con su presencia. Una madre tan joven como la hija, que canta maravillosamente, pues Aida es también cantante, y tiene una mirada un tanto misteriosa”, define el cineasta. 


Carla Torres


Recuerdos sonoros

No quiero perderte nunca parte de una premisa básica: vivir en primera persona la desubicación, la pérdida de memoria y los síntomas propios de una demencia provocada por la vejez. El personaje principal de la cinta va a sentir algo similar a lo que su madre ha vivido en el crepúsculo de su vida”, comenta Alejo Levis. Es también autor del largometraje Todo parecía perfecto y del corto Waste.

   “He buscado la catarsis a través del miedo. Un miedo esencial y primario, puesto que la catarsis es por definición una descarga de emoción que surge a partir del miedo. Los filósofos griegos consideraron que el alma se purifica a partir de dos pasiones, la compasión y el miedo, que mueven el espíritu para generar un remolino de sensaciones”, puntualiza Levis. Fue coguionista de 14 días con Víctor (Román Parrado) y montador de The Birthday (Eugenio Mira).

   La música tiene especial importancia en el filme. “El personaje de María Ribera es compositora y trabaja en un pequeño estudio que ha montado en la casa. La maravillosa banda sonora de Nico Roig, que bebe del folk, el rock, el jazz y la experimentación contemporánea, expresa sentimientos profundos. Y es una forma de comunicación entre madre e hija”, explica el realizador, quien además incluye temas de Nuu, Santiago Latorre y Ensemble Topogràfic. “Con estos artistas y grupos españoles de actualidad hemos creado un paisaje sonoro que consigue transportarnos al interior de la protagonista”.

   Vemos No quiero perderte nunca como si viviéramos en el mundo de los sueños, de nuestros recuerdos más hermosos o quizá de nuestras pesadillas más escondidas. La cuidada realización de Alejo Levis y el tour de force interpretativo de María Ribera nos garantizan una experiencia distinta y anticonvencional en esta reveladora incursión en los senderos inseguros de nuestra mente.

Versión imprimir