twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
11-11-2015 Versión imprimir

 

Los estrenos del 13 de noviembre



‘Flow’



LOS FANTASMAS DEL ACTOR
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
La primera película de David Martínez se centra en exclusiva en el actor Juan del Santo, que, al hilo de una historia familiar traumática, reflexiona en pantalla sobre el arte interpretativo y los obstáculos que se presentan en la vida para que una persona ejerza su vocación.
 
   Del Santo es Walter Mann, un hombre divorciado y con una hija, Berta (Berta Solanas Martínez), a la que hace poco caso. Su adinerada familia siempre se opuso a que avanzara en su propósito de ser actor. Cuando los negocios sucios que realizan salen a la luz, él es el chivo expiatorio que carga con todas las culpas.
 
   En el reparto de películas de José Luis Cuerda, Mario Camus o Pilar Miró, el madrileño Juan del Santo (premiado por su actuación en el festival del Peloponeso, en Grecia) encarna, en los sketches de la obra que ensaya su personaje, a célebres mitos del séptimo arte. Vito Corleane, el Hombre Elefante, Al Capone o Lobo se imbrican en la manera de ver la vida de Mann, en sus sueños rotos y su esperanza de alejarse de sus circunstancias y de la familia a la que no quiso pertenecer. “Los textos de estos personajes, al tiempo que dan información valiosa sobre las dificultades por las que pasa el protagonista, son un homenaje a los actores que los incorporaron en la pantalla grande: Marlon Brando, John Hurt, Robert de Niro y Jack Nicholson”, explica Martínez, curtido como ayudante de dirección de Pedro Almodóvar, John Malkovich, Pedro Olea, Carlos Saura o Ken Loach.
 
 
Juan del Santo
Juan del Santo
 
 
 
   No habría podido rodarse Flow sin la íntima complicidad de Del Santo con el cineasta. “La identificación del espectador con Walter no es inmediata. Lamentamos su calvario por acciones que le han endosado, pero también es un hombre egoísta que no duda en dejar sola a su hija para seguir sus impulsos presuntamente creativos”, relata el intérprete. El rodaje transcurrió entre Madrid, la sierra de Ayllón (Guadalajara) y el Pirineo de Huesca. “Fueron en total nueve días de filmación. Dos en el teatro Lara de Madrid y los siete restantes en plena naturaleza, con un frío intenso, pero convencidos de lo que estábamos haciendo”, comenta Del Santo.
 
   En esta insólita cinta de presupuesto escaso y de inventiva amplia oímos las voces de Concha Velasco, Emilio Gutiérrez Caba, Francesc Garrido, Lluis Homar y Alejandra Lorente que a través de cartas o llamadas telefónicas son los interlocutores y un contrapunto a la gran soledad que atraviesa el personaje. “Ha sido importante contar con estos monstruos de la escena porque ayudan a explicar la psicología y los sentimientos de un actor que, dada su concentración en el papel que está trabajando, a menudo se encuentra completamente alejado de lo que es la realidad”, señala Martínez.
 
 
Del Santo y el director, David Martínez
Del Santo y el director, David Martínez
 
 
 
Acción interior
La frase promocional de Flow es que se trata de “un filme de acción interior”. “Mi intención es alejarme del concepto de cine de autor, en el supuesto de que dicho concepto pudiera ser sinónimo de aburrido. Hemos utilizado algunas animaciones y planos surrealistas que ponen de manifiesto la lucha que sostiene consigo mismo el protagonista”, dice David Martínez.
 
   La colaboración habitual que se establece entre un director y el intérprete se ha extendido en este caso al guion y la producción. “Le propuse a David hacer algo sobre el oficio de actor, reflexionar sobre ello a propósito de algunos personajes, Corleane, Lobo, Capone, sobre los que he especulado en montajes teatrales. En principio, iba a ser un corto, pero nos dimos cuenta de que teníamos el material suficiente para rodar un largo con garantías”, razona Del Santo, galardonado también en el Film Festival London Shows.
 
   No ha elegido Martínez el camino más fácil para estrenarse como director. Sin embargo, el buen trabajo de Del Santo y su experta realización convierten a Flow en una sugerente historia de aventuras en la que el personaje va en busca de sí mismo, intentando alcanzar la necesaria confianza en sus posibilidades, en su pasión por la actuación, que su corrupta familia jamás apoyó. Una muy meritoria cinta digna de consideración.
11-11-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio