twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
13-07-2017 Versión imprimir

 
Los estrenos del 14 de julio

‘Alumbrar
(Las 1001 novias)’

AMORES Y DESEOS
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Tras la buena acogida de la primera parte de la trilogía Las 1001 novias, el madrileño Fernando Merinero estrena ahora Alumbrar, la segunda entrega de su particular balance de vida. Mereció el premio a la mejor cinta documental en el Noida International Film Festival de Delhi (India), además de ser también aplaudida durante la muestra de cine español Different 10 en París.
 
   Fernando (Fernando Merinero) indaga en sus amores pasados, tratando lúdicamente de recuperar alguno de ellos e incluso pensando en sus novias más jóvenes como posibles madres de un hijo. Al contactar con todas ellas se da cuenta de las heridas que el paso del tiempo ha causado en él y en sus amantes, una contrapartida a las emociones y los placeres vividos.
Fernando Merinero con Sauce Ena
Fernando Merinero con Sauce Ena
 
“He continuado en Alumbrar con ese tono a medio camino entre la ficción y el documental en el que un personaje, que no sé si soy yo, quiere experimentar con los sentimientos mediante el amor, o su ausencia, entre las mujeres que ha conocido”, explica el director y protagonista absoluto del filme y de la trilogía, cuyo primer tramo tuvo por título CapturarCortar, de próximo estreno, pondrá fin a este viaje sentimental. “Cada película es independiente de las otras dos, expresa un momento especial del protagonista. En Capturar iba al encuentro (o esa era la intención) de la actriz principal de mi primera película: Los hijos del viento. Aquí compruebo, por medio de las mujeres que me han importando, que es la soledad la compañera inseperable de los que vivimos la existencia cambiando de piel y de perspectiva”.
 
   “Me gusta mucho caminar por el borde, asomarme al abismo de la creación, y en Alumbrar y en la trilogía estoy francamente con un pie en el vacío. He manifestado que Las 1001 novias la componen "películas vivas”, porque se van haciendo mientras se rueda. No solo por el presupuesto ajustado del que dispongo, sino porque es mi concepción del hecho cinematográfico”, afirma Merinero, autor de filmes inclasificables como Agujetas en el alma, Casting o el documental Las huellas de Dylan.
 
   “Yo creo que Alumbrar es una cinta divertida e interesante. Todo menos aburrir, que es lo peor que te puede pasar en un cine. Describe bien cómo pueden ser las relaciones de pareja, y aunque soy hombre, he buscado que se equilibre el peso del punto de vista femenino y el masculino”. El realizador rodó el largometraje en Madrid, Cádiz y Málaga.
Fernando Merinero y Mariu Bárcena
Fernando Merinero y Mariu Bárcena
 
Bill Murray y las actrices
“Me ha servido de inspiración Flores rotas, la gran película de Jim Jarmusch en la que Bill Murray iba en busca de viejos amores para saber si había tenido un hijo con alguna de ellas. En Alumbrar deseo un hijo biológico con quien esté dispuesta de entre esos amores pasados o mujeres jóvenes”, expone Merinero, que ha contado para esta segunda cinta de su trilogía con la participación de numerosas actrices: Mariu Bárcena (de los filmes Amor tóxico y El cielo en el infierno, ambos de Norberto Ramos del Val); Carolina Clemente (de las series Sé quién eres y Pulsaciones); Sauce Ena (de la serie andaluza Arrayán y en el largometraje Cien años de perdón, de Daniel Calparsoro); Chus Gil (con intervenciones en la serie Centro médico y el filme El odio que estremece, de Óscar María Ramos)... Y como en Capturar, también participa Carmen Merinero, hija del cineasta.
 
   “Añadiendo intriga al juego entre ficción y documental, las actrices con las que trabajo en la película son en algún caso exnovias, otras son amigas y otras las elegí por su idoneidad para sus papeles”, señala el director. Se muestra interesado en conocer de sus personajes femeninos cuáles son sus opiniones sobre la maternidad: “Es un tema que lógicamente les preocupa, pero lo que queda claro es que son totalmente dueñas de la decisión de tener un hijo y con quién tenerlo. Como digo en la película, es una mentira falaz que las mujeres sean el sexo débil”, reconoce Merinero.
 
   Alumbrar va oscilando del tono alegre y chispeante de un viaje estival a la sombría constatación de que los sueños y los ideales se van deshaciendo sin remedio. El autor reflexiona sobre el amor y el deseo, sobre la necesidad de compartir la cotidianidad y nuestro lado más frágil con alguien, sobre el placer de sentir el arrebato de una nueva conquista. Porque ese es el sentido último de este estupendo filme, la imposible o siempre difícil conciliación entre la fantasía y la realidad que nos golpea.
13-07-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio