twitter instagram facebook
Versión imprimir
12-06-2019

Los estrenos del 14 de junio


‘La jaula’


INTRIGA EN MALLORCA



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Nos mantiene en vilo de principio a fin este magnífico filme basado en hechos reales del mallorquín Marcos Cabotá, que fusiona sólidamente el thriller y el drama. Rodada en escenarios naturales de Mallorca, La jaula es una producción de Nova Televisió SA para IB3 y Ens Públic de Radiotelevisió de les Illes Balears, presentada de forma exitosa en el Festibérico de Delft (Holanda).

   El 30 de julio de 2009 ETA explosiona cerca de un puerto mallorquín una bomba que mata a dos guardias civiles, lo que activa a continuación la 'Operación Jaula', por la que nadie puede entrar ni salir de la isla. En esas circunstancias, Sergi (Xavi Núñez), que vive en un velero atracado en el puerto, conoce a Elena (Antonia Payeras) y Natxo (Miguel Ángel Jiménez), una pareja vasca que pasa unos días de recreo en su barco. Algunos indicios y su inestabilidad mental levantan en Sergi sospechas de que ellos son los terroristas. Pero, ¿cuál es la verdad?



De izquierda a derecha: Xavi Núñez, Miguel Ángel Jiménez y Antonia Payeras


   Xavi Núñez ha intervenido en los filmes Lo mejor de mí (Roser Aguilar) y El cura y el veneno (Antoni Caimari Caldés). También se ha distinguido en los cortos Monstruos (Ferran Bex) y 89% (Javier Pueyo).

   “Hay cierto momento en la película en que Elena, mi personaje, tiene una discusión terrible con Sergi/Xavi Núñez. Le recrimina las sospechas que tiene sobre ellos. Al ver después dicha secuencia, me preguntaba si esa ira que exterioriza no sería también una manera de ajustar cuentas consigo misma”, reflexiona Antonia Payeras. Ha intervenido en la cinta Sesión 1.16 (Hernán Cabo) y los cortos Separata (Miguel Lafuente) y Monócromos (Álvaro Bellido). 

   El tercer protagonista es Miguel Ángel Jiménez, intérprete mallorquín de la película El mar (Agustí Villaronga), las series Hospital Central, El auténtico Rodrigo Leal, Arrayán y Centro médico, así como de los cortos No digas más (Pablo Sandoval) y La teoría del sueño (Rubén Barbosa). 

   También destacamos a Javivi Gil, quien hace aquí de enlace de ETA. Le hemos visto en cine con La reina de España (Fernando Trueba), Abracadabra (Pablo Berger), Hacerse mayor y otros problemas (Clara Martínez-Lázaro) o Miamor perdido (Emilio Martínez-Lázaro). A Carolina Meijer (en el papel de la exmujer de Sergi) le avalan en el panorama audiovisual Truman (Cesc Gay) y las televisivas El tiempo entre costuras y Lo que escondían sus ojos. Por último, la pequeña Hannah Herman (hija del protagonista) intervino en Cent anys després, reciente filme de Cabotá.



Antonia Payeras y Xavi Núñez


Las dudas sobre un atentado

“Mi idea era hacer un documental sobre el atentado en Mallorca el 30 de julio de 2009, y también sobre las otras dos bombas que ETA hizo explotar durante ese verano. Pero a medida que iba desarrollando el guion me di cuenta de que era necesario especular mucho para contar la historia, es decir, recurrir a la ficción”, explica Cabotá. Antes había dirigido las películas Amigos..., Cent anys després, Noctem y el documental I am your father, nominado al Goya.

   Aunque Cabotá siempre tuvo presente el formato de largometraje, La jaula se pensó primero como una miniserie titulada Gàbia, ya emitida en la televisión de Baleares.  “Hemos ficcionado partes de la historia real que a día de hoy permanecen ocultas, ya que la investigación sigue abierta después de 10 años. Sin embargo, he hablado con policías y guardias civiles que sugieren cómo se organizó el atentado, con versiones que no difieren mucho de lo que se plasma en La jaula”, señala el cineasta. Ha ejercido también como productor en la cinta El destierro (Arturo Ruiz Serrano) y el corto Background (Toni Bestard). 

   Uno de los propósitos de Cabotá era intrigar al espectador con las dudas que todavía sigue habiendo sobre este atentado. “No sabemos si los terroristas estaban en la isla en ese momento o ya habían huido. Nos guiamos por el punto de vista del personaje de Xavi Núñez, que no toma la medicación adecuada para sus brotes de esquizofrenia y confunde la realidad con las fantasías obsesivas de su mente”, describe el realizador. Se confiesa muy interesado en “esos seres anónimos, como el que hace Xavi o el de Carolina Meijer, limpiadora en el hotel próximo al atentado del coche, que se ven envueltos en acontecimientos que les sobrepasan”.

   Está muy bien reflejado el ambiente turbio de este tenso filme que nos absorbe como una esponja. Y en contraste, la cálida luz mallorquina. Nos conmueve la desesperación de ese protagonista sumido en la tristeza de su desequilibrio emocional, su amor por su pequeña hija, la ambigua relación que establece con el personaje de Antonia Payeras. Cabotá pretende sembrar dudas en el espectador y, efectivamente, al salir del cine nos asaltan las preguntas. Ese es un síntoma inequívoco de lo mucho que nos interesa la película. 

Versión imprimir