twitter instagram facebook
Versión imprimir
15-11-2018

Los estrenos del 16 de noviembre


‘Maniac Tales’


EDIFICIO SANGRIENTO


ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

Presentado en 2017 en el Festival de Málaga, Maniac Tales es un interesante y fabulador filme de terror en cinco episodios dirigido por Kike Mesa (productor de la cinta), Rodrigo Sancho, Denise Castro, Enrique García y Abdelatif Hwidar. Esta producción malagueña de Kandale Films se rodó en inglés en la ciudad y algunos puntos de la provincia andaluza con un presupuesto de 600.000 euros.

   Juan (Enrique Arce), inmigrante ilegal en Nueva York, es acogido por Travis (Carlos Reig), quien le lleva a un edificio de apartamentos. Allí trabajará como conserje. En uno de los pisos vive Susan (Alicia Montesquieu), guionista de la exitosa serie de terror Maniac Tales’, pero está desaparecida. Juan y dos ejecutivos del canal entran en la casa para buscar el último guion de la temporada. El conserje vuelve a la vivienda esa noche y comienza a ver en vídeo los episodios anteriores de la serie mientras suceden cosas extrañas en el edificio.

   El episodio troncal de Maniac Tales lo realiza Rodrigo Sancho, ayudante de dirección de filmes como La puerta abierta (Marina Seresesky), a cuyas órdenes actúan Enrique Arce (en la serie La casa de papel), Carlos Reig (en El cor de la ciutat), Mark Schardan (de El Ministerio del Tiempo y Presunto culpable), Almar G. Sato (en la serie Félix) y la escocesa Minnie Marx (de la cinta El fotógrafo de Mauthausen). “Cuando Kike Mesa me habló del proyecto, le dije en seguida que lo haría, sin leer siquiera una línea del guion, sin saber lo que me pagaría”, comenta Arce.


Enrique Arce


   Skull of desire está dirigido por la catalana Denise Castro, que tiene en cartel Drácula de Denise Castro. Dos jóvenes asaltan una casa y se encuentran con algo atroz. Interpretan a dichos intrusos Pablo Capuz y Pau Zeiss, además de Marina Botí, la chica soñada de los protagonistas.

   De Cimbelin se encarga el productor del filme, Kike Mesa, quien impulsó la película El intercambio (Ignacio Nacho). Un padre (Olivier García) y su hija (Andrea Mesa) van de sitio en sitio a la caza de un asesino. Les acompaña como sheriff en esa historia Dylan Moreno, actor en Mi gran noche (Álex de la Iglesia) y socio de Kike Mesa en la productora Kandale Films.

   El episodio The perfect moment lo rubrica Enrique García, al que avalan los largometrajes de 321 días en Míchigan y Resort Paraíso. Un buscavidas va a casa de una mujer atractiva con secretos inconfesables. A esa fascinante fémina la encarna Virginia de Morata (habitual en el cine de Enrique García), su enamorado es el actor inglés James Nield (de las series Refugiados y Reinas), mientras que Mercedes León (en Gigantes y La isla mínima) forma parte de uno de esos secretos que reserva el personaje de De Morata.

   The visit es obra del ceutí Abdelatif Hwidar, actor en la cinta cómica Fe de etarras (Borja Cobeaga) y director de los cortos Motonómadas y La imaginación es el primer paso. Un ejecutivo de una gran compañía visita a una inquietante mujer para que venda su casa, situada en terrenos codiciados. A Alex Hafner (de La que se avecina) se lo harán pasar mal la propietaria (el papel de Silvia de Miguel) y las malévolas apariciones de Antonio de la Cruz (en Campeones) y la niña Alejandra Mesa.


Enrique Arce y Alicia Montesquieu en primer plano


Pasando mucho miedo

“Esta película contiene muchas de las cosas que siempre me gustaron del género de terror. Unimos historias diferentes pero que parten de un tronco común. Y siempre pasando mucho miedo”, afirma Kike Mesa, que partió de la premisa de que la filmación de Maniac Tales sería en inglés. “Han trabajado 190 personas en la película y hemos cuidado los detalles al máximo. Rodarla en inglés era la única forma de tener más posibilidades de acceder al mercado internacional y también de corresponder al enorme esfuerzo que hizo toda esa gente”, señala Mesa.

   Se ve con fruición Maniac Tales, sin permitirnos el más leve pestañeo. Todas las historias están bien rodadas, con una ambientación perfecta (nos creemos que la acción transcurre en Nueva York), bien interpretadas. Nos inquietan o espantan con elegancia, con un aire a cine clásico.

Versión imprimir