twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
17-11-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 18 de noviembre



‘La isla del viento’



UN EXILIO AUSTERO Y SENSUAL
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
El malagueño Manuel Menchón se ha centrado en su atractivo primer largometraje de ficción en la figura del filósofo Miguel de Unamuno durante su estancia obligada en Canarias en los años veinte. El filme ha obtenido, entre otros galardones, el premio al mejor guion en el Festival de Nador (Marruecos) y el del público en el certamen de Islantilla (Huelva).
 
   Miguel de Unamuno (José Luis Gómez) es desterrado en 1924 a la isla de Fuerteventura por su oposición al gobierno dictatorial de Primo de Rivera. En la aldea de Puerto Cabras conoce a don Víctor (Víctor Clavijo), un sacerdote que esconde sus dudas; a Delfina (Ana Celentano), una admiradora que ha llegado desde Argentina, y a una niña (Suamira Gil) ansiosa por aprender. Unamuno comparte sus ideales de paz y justicia con personas buenas y pobres del entorno frente al poder caciquil.
 
 
José Luis Gómez
José Luis Gómez
 
 
 
   En La isla del viento, la caracterización que hace el onubense José Luis Gómez del insigne escritor nos deja apabullados. Esta circunstancia es ya algo habitual en una carrera que abarca cinco décadas y suma triunfos tan sonados como el premio al mejor actor en el Festival de Cannes por Pascual Duarte, de Ricardo Franco. También destacó en Remando al viento, de Gonzalo Suárez, o El séptimo día, de Carlos Saura. “Siempre me ha intrigado la complicada personalidad de Unamuno. Su breve apoyo a los golpistas en la Guerra Civil se debió a su creencia de que lo que querían era restablecer una República de todos y para todos”, piensa el intérprete de montajes teatrales tan recordados como el de La velada de Benicarló, de Manuel Azaña, o, en la actualidad, La Celestina. “Era un hombre que se guiaba por el sentido del deber y su propia y libérrima conciencia”, añade Gómez, miembro de la Real Academia Española.
 
   “Debo confesar que me imponía trabajar con José Luis, pero desde el comienzo me dio mucha confianza”, reconoce el director Menchón. “Prepara con absoluto cuidado el personaje, la entonación precisa y adecuada en cada frase”.
 
   Completan el reparto el gaditano Víctor Clavijo, reciente su intervención en Gernika, de Koldo Serra, o Ruth Armas (Cala adulta, amiga de Unamuno desde la niñez), que participó en Las ovejas no pierden el tren, de Álvaro Fernández Armero. Incorporando a los hermanos Castañeyra (los ricos del pueblo) encontramos a Enekoiz Noda (Seis puntos sobre Emma, de Roberto Pérez Toledo) y al grancanario Ciro Miró, al que hemos visto en Que Dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen. “Me sorprendió gratamente la claridad de ideas de Manuel [Menchón]. Estuve de acuerdo con él  en todo”, comenta Miró.
 
 
Enezoik Noda, en primer plano, por delante de Gómez
Enezoik Noda, en primer plano, por delante de Gómez
 
 
 
Unamuno Quijote
Manuel Menchón había realizado anteriormente un largometraje documental, Malta radio, que fue premiado en el Festival Cinespaña de Toulouse. “Toda película debería ser un viaje y La isla del viento lo es. Traslada al espectador a otra época y a otro lugar. Muestra un pasado que busca hacer eco con el presente. Es el viaje de su protagonista, Miguel de Unamuno, a Fuerteventura, desvelando cómo tras la experiencia humana que vive con los nativos sufre una honda transformación: el paso del encierro interior al sentimiento de comunidad”, explica Menchón, que rodó el filme en la citada Fuerteventura, Salamanca y Cádiz. “Acompañamos a un Quijote empeñado en crear molinos que se enfrenten a la fuerza del viento. En convertir en realidad, en definitiva, aquello en lo que se cree”, reflexiona el cineasta sobre un autor que, entre sus principales obras, está el ensayo novelado Vida de Don Quijote y Sancho.   
 
   Además del exilio isleño de Unamuno, la cinta recoge el famoso discurso que pronunció en octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, cuando las tropas franquistas ya habían ocupado la ciudad. “Es la primera vez que se recrea en la pantalla grande este acontecimiento, en el cual Unamuno, rodeado del general Millán Astray y de otros militares sublevados que interrumpían airadamente sus palabras, terminó diciendo: ‘Venceréis pero no convenceréis”, señala Menchón.
 
   Contrastando con el porte serio y adusto de Unamuno, el filme se impregna de luminosidad, de austero goce de los sentidos, de las cosas sencillas y bellas como son la sonrisa de una niña, la admiración y el amor de una mujer, la perfecta armonía casi musical entre la tierra y el mar que Menchón propone. Damos las gracias al director y a José Luis Gómez por recuperar de esta forma el precioso legado de uno de nuestros más grandes e indomables pensadores. Enfrentado, como plasma La isla del viento, a cualquier dogma y a cualquier tiranía.
 
17-11-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio