twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
17-09-2015 Versión imprimir

 

Los estrenos del 18 de septiembre



‘El virus del miedo’



VIVIENDO EN UN MUNDO CAÓTICO
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
El veterano Ventura Pons se ha basado en la obra El principio de Arquímedes (2012), de Josep Maria Miró, para filmar un denso drama que fue presentado recientemente en el Festival Des Films Du Monde de Montreal. El rodaje de la cinta transcurrió en Barcelona en febrero de este año.
 
   Jordi (Rubén de Eguía), monitor de una piscina municipal, es visto besando en la boca a uno de los niños a los que enseña a nadar. David (Santi Ricart), el padre del chaval, se queja de esta circunstancia a Anna (Roser Batalla), la directora del polideportivo. Ésta le pregunta a Jordi y a su compañero, Héctor (Albert Ausellé), si es cierto lo que le han comentado. Las respuestas evasivas del primero y las propias dudas de Anna sobre lo que es adecuado o inadecuado con los hijos y con las personas en general no ayudan a solucionar el problema. Padres de otros niños, enterados a través de Facebook de la acción de Jordi, exigen explicaciones cada vez más airadamente, lo que alimenta una tensión que se desborda a medida que pasan las horas de ese día.
 
 
 
Rubén de Eguía y Roser Batalla reciben las indicaciones de Ventura Pons
Rubén de Eguía y Roser Batalla reciben las indicaciones de Ventura Pons
 
 
 
   El reparto de El virus del miedo (El virus de la por) está encabezado por la barcelonesa Roser Batalla, que ha destacado en las obras The Full Monty (dirigida por Mario Gas en 2001), El método Grönholm (2003), de Jordi Galcerán; Mamma Mia! (2003), La vampira del Raval (2011) y El don de las sirenas (2013). “Mi personaje es una exhippie a la que le cuesta actuar de la manera expeditiva que las circunstancias parecen exigirle”, explica Roser, que, como el resto de actores del filme, interpretaron la obra de Miró en distintas ciudades españolas. Igualmente protagonista es Rubén de Eguía, que ha participado en los montajes escénicos de La vida por delante (2009), dirigida por Josep Maria Pou; la valleinclanesca Luces de Bohemia (2012), bajo la batuta de Lluís Homar; y la versión de Josep Maria Flotats de El juego del amor y el azar (2013), de Pierre de Marivaux. “Jordi es un chico muy complejo al que a veces le gusta comportarse ambiguamente”, comenta Rubén, satisfecho de tener un papel tan importante en la pantalla grande. “Me ha costado meterme en su piel porque mi carácter es muy diferente, pero cuanto mayor esfuerzo exige un personaje, mayor es también la diversión”.
 
   A estos dos roles cenitales les sigue en importancia el incorporado por Albert Ausellé, intérprete de obras como Nunca estuviste tan adorable (2008), de Javier Daulte; y El mercader de Venecia (2012), con dirección de Rafael Durán de la obra de Shakespeare; y el filme Lo más importante de la vida es no haber muerto (Pablo Martín y otros, 2008). “No me parece correcto que la sociedad se guíe por prejuicios, juzgando de antemano el comportamiento de alguien del que en realidad no sabemos nada”, razona Albert sobre el conflicto que narra El virus del miedo. También merece atención el sabadellense Santi Ricart, que particpó en las versiones teatrales de Un enemigo del pueblo, de Henrik Ibsen; y El policía de las ratas, de Roberto Bolaño. En cine, le hemos visto en Barcelona, nit d’estiu (Dani de la Orden, 2013). Por último, Diana Gómez (Laura, la recepcionista del polideportivo) ha intervenido en Eloïse (Jesús Garay, 2009),  Faraday (Norberto Ramos del Val, 2013) y Las altas presiones (Ángel Santos, 2014).
 
 
Albert Ausellé y Rubén de Eguía
Albert Ausellé y Rubén de Eguía
 
 
 
La mirada de un cineasta
La amplia y fructífera filmografía de Ventura Pons abarca cintas como Ocaña, retrato intermitente (1978), ¿Qué te juegas, Mari Pili? (1990), El porqué de las cosas (1994), Actrices (1996), Anita no pierde el tren (2000) o Mil cretinos (2010). “Lo que hace interesante El virus del miedo es que habla de la transformación social de la mirada, de cómo unos mismos hechos pueden ser interpretados de manera muy diferente hoy de como eran interpretados ayer. En un mundo cada vez más orgullosamente libre y democrático, donde el acceso a la información igualaría las posibilidades de todos, resulta que la mirada se ha teñido de miedo y detrás de este miedo se ha escapado la libertad real”, reflexiona el director catalán.
 
   El virus del miedo bucea en los rostros y el dolor de unos personajes que, ansiando la seguridad, obsesionados con ella, están a merced de los acontecimientos, del qué dirán. Ya no en el barrio donde vivimos o en la plaza del pueblo, sino en esos mundos virtuales de las redes sociales, donde nos enteramos de informaciones muy valiosas, pero también de rumores que pueden carecer de fundamento. Pons plasma este estado de cosas con brío y mucha claridad, alertando del caos en el que de ninguna manera queremos caer.
 
17-09-2015 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio