twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
17-02-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 19 de febrero



‘El mal que hacen los hombres’



TRES HOMBRES DUROS Y UNA NIÑA
 
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
El leridano Ramon Térmens no ha escatimado escenas violentas para retratar a una colección de turbios personajes jugando al ratón y al gato en una nave industrial de un lugar inconcreto de la frontera entre México y Estados Unidos. El mal que hacen los hombres (rodada en inglés y castellano) tuvo su presentación en el festival de Montreal y también lo hará próximamente en el certamen de Cine Latino de Chicago.
 
   El sicario Martín (Sergio Peris-Mencheta) transporta en un saco a una niña de diez años, hija de un mafioso. En compañía de otros dos hombres (Daniel Faraldo y Andrew Tarbet), la retienen mientras que las sanguinarias bandas que dominan la zona deciden si van a resolver sus diferencias a balazos o alcanzando un acuerdo para intercambiar el rehén que cada clan tiene en su poder.
 
 
Sergio Peris-Mencheta
Sergio Peris-Mencheta
 
 
 
   Actor y director teatral consumado, Sergio Peris-Mencheta ha logrado éxitos en la pantalla grande como Los Borgia y El Capitán Trueno y el Santo Grial, las dos de Antonio Hernández; o la reciente Hablar, de Joaquín Oristrell. “Ramon [Térmens] ha mezclado en la película ingredientes de Reservoir Dogs, Breaking Bad y Esperando a Godot para que lleguemos a la mente y al corazón de unos matones inesperadamente vulnerables al ser una niña su posible próxima víctima”, opina Peris-Mencheta, que en la actualidad representa por toda España junto a Roberto Álamo la obra Lluvia constante.
 
   Le acompañan en los papeles principales Daniel Faraldo, intérprete norteamericano que ya trabajó con Térmens en su primera película, Negro Buenos Aires (2010); y Andrew Tarbet, canadiense radicado en Barcelona desde 2005 e intérprete de filmes como Tengo ganas de ti, de Fernando González Molina. También es importante el cometido de Nikol Kollars (amante del personaje de Faraldo), una californiana que vive en España desde hace mucho tiempo y que ha intervenido en Luces rojas, de Rodrigo Cortés; y la serie Sin identidad.
 
   Por último nos encontramos con la joven Priscilla Delgado, una actriz de doce años que pone a prueba la rudeza de los tres hombres malos ante su angelical presencia. Es tal su encanto que Pedro Almodóvar le ha encomendado un papel notable en su nuevo trabajo, Julieta.
 
 
La joven promesa Priscilla Delgado
La joven promesa Priscilla Delgado
 
 
 
Director ecléctico
Ramon Térmens realizó en 2011 Catalunya über alles!, triunfadora en el festival de Málaga; y anteriormente la citada Negro Buenos Aires, protagonizada por Francesc Garrido. Como en esa cinta, en El mal que hacen los hombres se acerca al thriller. “Tenemos una película que nos tensionará de principio a fin, con dilemas morales sobre la mesa de los que depende seguir vivo. Ninguno de los personajes puede confiar en el otro. Cualquier error, por mínimo que sea, puede ser el último que cometas”, afirma Térmens.
 
   El rodaje de la cinta transcurrió íntegramente en Martorell (Barcelona), en la antigua fábrica de Derbi, legendaria marca de motos. Se buscaba un escenario desolado, industrial, en el que las pocas personas que se atreven a caminar por los alrededores lo hacen con temor y prisa. “Daniel Faraldo había escrito una historia criminal ambientada en Los Ángeles, y yo tenía un argumento que contaba el secuestro de una niña. Juntamos ambas historias y decidimos que el contexto fuera la frontera, el territorio donde la ley es más difusa y la supervivencia, cuestión de suerte. Se trafica con todo: seres humanos, drogas, armas. Un día, tu cabeza vale su precio en oro y al siguiente ni siquiera merece la pena gastar una bala para desparramar sus sesos”, explica el cineasta.
 
   Por muy escabroso que sea el trabajo de una persona, hay siempre rendijas por las que se cuela el sentimiento o el amor por alguien a quien queremos proteger, pese a que esa opción no sea la adecuada para el que está acostumbrado a matar. Es difícil saber quién va a salir vivo de esa nave que Térmens trata como un personaje más en El mal que hacen los hombres. La diferencia es que el edificio no sangra, como les pasa a los sicarios que se odian tanto en pantalla y casi a los espectadores que no nos llega la camisa al cuerpo al final del metraje.
 
 
17-02-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio