twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
18-05-2017 Versión imprimir

 

Los estrenos del 19 de mayo


‘No sé decir adiós’


EL SILENCIO DE LOS SERES QUERIDOS
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Triunfó por todo lo alto en el reciente Festival de Málaga este excelente filme de debut del madrileño Lino Escalera, que obtuvo entre otros el galardón al mejor guion y el gran premio del jurado. Un potente drama que nos deja sin aliento rodado en localizaciones de Girona, Almería y Barcelona.
 
   Carla (Nathalie Poza), una ejecutiva caótica y agresiva que vive en Barcelona, acude a la casa familiar en Almería para ocuparse de su padre, José Luis (Juan Diego), aquejado de un cáncer incurable. Sin consultarlo con su hermana, Blanca (Lola Dueñas), regresa en coche con su progenitor a la ciudad condal para tratar de hallar una solución a la dolencia. Es un viaje con en el que busca recuperar un cariño sepultado por la incomprensión y el silencio.
 
 
Juan Diego, Nathalie Poza y Lola Dueñas
Juan Diego, Nathalie Poza y Lola Dueñas
 
 
 
   Muy merecidamente, Nathalie Poza consiguió la Biznaga de Plata a la mejor actriz en Málaga por su excepcional trabajo en No sé decir adiós. “Para llegar a comprender a una persona tan conflictiva y en el fondo tan frágil como Carla, necesitaba haber madurado como actriz y como persona. Este es el momento preciso”, afirma la madrileña Poza, intérprete de filmes como Malas temporadas, de Manuel Martín Cuenca; y Todas las mujeres, de Mariano Barroso. “Es una mujer a la que le duelen mucho las cosas, y su única defensa para combatir el dolor es el alejamiento. Por eso, aunque los quiere, se ha distanciado de su familia”, señala la actriz, que está representando en el Teatro de la Abadía de Madrid Sueño, dirigida por Andrés Lima. “Con la película de Lino he explorado a fondo todos mis sentimientos y recuerdos, lo que es algo impagable para un intérprete”, añade Poza, que estrenará pronto en televisión la serie La catedral del mar, adaptación de la famosa novela de Ildefonso Falcones.
 
   “José Luis es un hombre chapado a la antigua. Su enfermedad ha agudizado sus manías o sus convicciones, ese ramalazo autoritario que no puede evitar”, comenta Juan Diego, mejor actor de reparto en el certamen malagueño. “Lo que Lino ha plasmado valientemente supone ir más allá de la a veces insustancial realidad, de la cercanía de la muerte que a todos nos ha visitado de una manera o de otra, para convertir la narración en poesía y tragedia”, explica el intérprete ganador de tres Goyas.
 
   Con igual intensidad se nos muestra el personaje que encarna a la perfección Lola Dueñas, actriz con dos Goyas en su haber. “Hasta que se manifiesta la enfermedad del padre, Blanca no parece existir. Siempre ha estado pendiente de los demás. De su padre, del vago de su marido, de su hija adolescente. Pero, aunque sea triste o a destiempo, es entonces cuando se atreve a ser ella misma”, resalta Dueñas, a la que vimos la anterior temporada en Incidencias¸ de Juan Cruz y José Corbacho.
 
   Completan el reparto Miki Esparbé (compañero de trabajo de Nathalie Poza), en el reparto del éxito Es por tu bien, de Carlos Therón; Pau Durá (Nacho, marido del rol de Lola Dueñas), que intervino en la serie El Príncipe; y la jovencísima Noa Fontanals (hija de Dueñas), con grandes actuaciones en Marsella, de Belén Macías; y la serie Sé quién eres.
 
 
Miki Esparbé y Poza
Miki Esparbé y Poza
 
 
 
El abismo de la muerte
“Carla, Blanca y José Luis llevan huyendo los unos de los otros mucho tiempo. Siguen huyendo en la película, y en esta última carrera intentarán escapar de la propia muerte, de la inevitable despedida. Pero será asimismo en esa escapada donde de nuevo se encontrarán como padre, como hija, como hermana”, reflexiona Lino Escalera, que ha estrenado en estos días el corto Australia, galardonado en la Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid. “Algo esencial en la historia es entender desde dónde se articula esta negación de la realidad/muerte. Nace básicamente del temor a afrontar el abismo que esta provoca, pero también de la incapacidad de lidiar con las emociones que la propia aceptación de la muerte puede desencadenar; emociones y sentimientos como el dolor, la rabia, el cariño, el amor o el perdón”, enumera el cineasta, también director de los cortos Espacio 2, Desayunar, comer, cenar y dormir y Elena quiere.
 
   No sé decir adiós nos brinda la oportunidad de deleitarnos con el arte interpretativo de dos enormes actrices, Nathalie Poza (en el que quizá sea el mejor trabajo de su carrera) y Lola Dueñas; y un gigante, Juan Diego, que según va cumpliendo años nos deslumbra cada vez más. Escalera les sigue con devoción, con una cámara que busca el plano adecuado y no el más estético. Así nos sumergimos sin impedimentos en el drama, en el sufrimiento de unos seres que nunca encuentran el abrazo que necesitan.
 
18-05-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio