twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
22-06-2017 Versión imprimir

 
Los estrenos del 23 de junio

 
‘La película de nuestra vida’
 
 
LA BRISA DE UN DÍA DE VERANO
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
A medio camino entre la ficción y el documental, La película de nuestra vida supone el debut en el formato largo de Enrique Baró Ubach. Se trata de un filme tranquilo y reflexivo, inspirado en su propia familia, que recibió una mención del jurado de la crítica en el D’A de Barcelona tras su presentación en el Festival de Sevilla.
 
   Un joven (Nao Albet), un hombre maduro (Francesc Garrido) y un anciano (Teodoro Baró Rey) pasan un día de verano en la vieja casa de la familia. Revisan álbumes de fotos de sus seres queridos, juegan en el jardín, ensayan una situación para hacer una película... Son los mismos juegos y bromas habituales de sus antepasados.

 
 
El barcelonés Francesc Garrido ha tenido éxito recientemente con su papel de abogado amnésico en la serie de Telecinco Sé quién eres. En el celuloide ha demostrado su talento en Gente de mala calidad (de Juan Cavestany) y Stella Cadente (Pau Freixas). O en La adopción (Daniela Féjerman), donde compartía honores estelares con Nora Navas. “Descubrí a Francesc en la obra Esperando a Godot, que dirigió Lluis Pascual, y nos hicimos amigos. Le gustó mucho mi propuesta, el tono concreto que quería darle a la cinta”, explica el director Baró Ubach.
 
   Actor, músico y dramaturgo, Nao Albet es muy conocido por su personaje de Marcelo en Cuéntame. Radio Nacional le ha distinguido con el premio Ojo Crítico de Teatro por su labor en obras propias (Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach o Hamle.T.3 y en El público (de Federico García Lorca y dirigida por Àlex Rigola). En cine le hemos visto en El dios de madera (Vicente Molina Foix) e Incidencias (José Corbacho y Juan Cruz). “Quería contar con un tipo fresco y natural como Nao. Además, es un excelente cantante y músico, lo cual aprovechamos para que tocara un tema de Joe Crepúsculo al final de la película”, explica Baró Ubach.
 
   En un filme tan personal, tan ligado a la vida del realizador, era casi irrenunciable contar con la participación de su padre: Teodoro Baró Rey. Aunque es ingeniero industrial y arquitecto, ha filmado algunas piezas familiares y ha actuado en el corto de su hijo La hora de callar. “Me da daba un poco de miedo ofrecerle una intervención en la película", confiesa Enrique Baró, pero accedió encantado. Sin ser autobiográfica, hay aspectos de la vida familiar que se reproducen, y nadie mejor que mi padre para ayudarme a darle el sentido que quería”, aclara el cineasta.

 
Homellywood
Enrique Baró Ubach creció con los mitos del cine, imaginando películas con sus intérpretes preferidos. “Mi universo ficticio se llamaba Homellywood, y en la soledad de mi habitación disponía a mi antojo de directores y estrellas con argumentos escritos por mí”, recuerda. En la cinta vemos a Nao Albet y Francesc Garrido repasando algunos recortes, fotos y documentación diversa que fue acumuando el director desde su niñez.
 
   Ubach resume así la historia del rodaje de La película de nuestra vida: "En 1950 mi abuelo decide comprar un terreno a las afueras de Barcelona, donde construye una casa y planta un abeto. En 1972 mis padres se instalan y nace mi hermana mayor. Durante los años noventa la casa se convierte en refugio para los días festivos de los jóvenes de la familia. En 2004 muere mi abuelo y en 2009 una tormenta acaba con el abeto. Mi padre habla sobre la conveniencia de vender la casa. La filmación de esta historia comenzó hace aproximadamente tres años de forma intermitente como homenaje a un tiempo feliz". El trabajo habitual de este realizador es la foto fija en producciones de televisión como Gran Hotel, Seis hermanas, Bajo sospechaVelvet...
 
   La película de nuestra vida nos invita a contemplar placenteramente a personas en su ambiente privado, hablando por lo general de cosas triviales, las que ocupan nuestra mente –porque la historia de estos personajes es la de la mayoría de nosotros– cuando nos da alguna tregua la escasez de dinero o las discusiones con allegados. Un poco de esa paz que transmite Baró Ubach nos acompaña a la salida del cine.
22-06-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio