twitter instagram facebook
Versión imprimir
27-02-2018

Los estrenos del 2 de marzo

‘Sin rodeos’
 
 
 
SINCERIDAD ARRASADORA

ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Tras su fructífera etapa como director y protagonista de la taquillera saga Torrente, Santiago Segura presenta una excelente comedia satírica que pone al servicio de Maribel Verdú, rodeada de un espectacular plantel de intérpretes secundarios. Filmada el pasado verano en Madrid, la producción ha corrido a cargo de Bowfinger (la compañía de Segura), Atresmedia Cine y la colaboración de Movistar+.         
 
   Paz (Maribel Verdú) tiene un trabajo interesante, una pareja estable y amigas, pero algo no va bien en su vida. Un día decide probar la terapia de un sanador televisivo (Santiago Segura), que le hace decir lo que piensa aunque sea hiriente. Desde ese momento, su mundo y el de quienes la rodean se tambalea hasta el derrumbamiento.

Cristina Castaño y Maribel Verdú

Cristina Castaño y Maribel Verdú

Intérpretes y personajes
Ganadora de dos Goyas, Verdú es una de nuestras mejores intérpretes. Su último logro fue su magnífica creación en Abracadabra (de Pablo Berger). “Qué pedazo de actriz, qué afinada, precisa, sutil, tierna, encantadora y vulnerable está en Sin rodeos. ¡Qué bien lo ha hecho!”, exclama Segura sobre su protagonista, a la que pronto veremos junto a Dani Rovira en Superlópez (Javier Ruiz Caldera).

   “Del resto del reparto podría hablar durante horas. Todos son estupendos, efectivos y brillantes. Son gente que me divierte, profesionales a los que admiro, algunos son amigos personales y con otros trabajo por primera vez. Ellos propician el avance de la película y componen el perfecto contrapunto para Maribel”, ha explicado el director.

   Diego Martín (Gabriel, el ex de Verdú) despuntó en Tenemos que hablar (David Serrano). Bárbara Santa-Cruz (la absorbente novia de Gabriel) participó en Fe de etarras (Borja Cobeaga). De interpretar a la hermana de Paz se encarga Toni Acosta, en el reparto de Incidencias (José Corbacho y Juan Cruz). David Guapo, a quien vimos en Señor dame paciencia (Álvaro Díaz Lorenzo), es Borja, el jefe de Maribel Verdú. El acreditado monologuista catalán borda su papel de pijo.

   También nos encandila Cristina Castaño (Nacida para ganar, de Vicente Villanueva) en la piel de Vanessa, la mejor amiga de Paz, que vive pegada al móvil. Y Paco Collado (colaborador en los programas de José Mota) da vida al conserje del edificio de la protagonista, más preocupado de pasarlo bien que de sus tareas.

   Sin rodeos cuenta asimismo con las colaboraciones de Quique San Francisco (vecino ruidoso de Verdú), Candela Peña (una conductora agresiva) y de estrellas televisivas como Florentino Fernández (técnico de Internet al que Paz le ajustará las cuentas) o el Gran Wyoming (psiquiatra que atiborra de medicamentos a Paz).

   Segura ha propiciado el debut cinematográfico de la presentadora Cristina Pedroche, a la que veremos como bloguera que hará la vida imposible a Verdú. “He estado lo más cerca que he podido de Maribel para ver si podía imitar sus gestos, su energía, su técnica”, afirma Pedroche.

Segura, dirigiendo a Verdú

Segura, dirigiendo a Verdú

Haciendo caso a su madre
“Para variar, quería hacer una comedia donde el público empatizara y se sintiera identificado con nuestra protagonista, a quien da toda la vida Maribel”, declara Segura. El madrileño ha puesto fin (de momento) a su etapa de Torrente. “Tras cinco películas con ese personaje me acordé de algo que decía mi madre: ‘Hijo, ¿por qué no haces una comedia romántica? Se te daría muy bien’. Y las madres, por lo menos la mía, siempre tienen razón”, confiesa. “Creo que le va a gustar a todo el mundo, lo que me va a permitir ir diciendo por ahí que el mérito es mío y que está exelentemente dirigida”, ríe el cineasta.

   Sin rodeos es ácida, dura, graciosa. Plantea una crítica feroz a esos modernos impostores que creen que todo se soluciona diciendo palabras como followers, likes o hashtag. Segura confía en la fuerza y el genio de Maribel Verdú para hacer un corrosivo alegato de la independencia individual y, más concretamente, de la independiencia de las mujeres. Nos divertiremos viendo la cinta, y también nos hará pensar en la realidad en femenino, cada vez más innegable en nuestra sociedad.

Versión imprimir