twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
29-08-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 2 de septiembre



‘Lejos del mar’



EL SABOR DE UN WHISKY SECO
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Todavía recordamos el impacto que nos causó Días contados hace dos décadas. El dramatismo, la tensión, el erotismo que destilaban unas imágenes que quemaban. Con un tono más melancólico pero con la misma intensidad, Imanol Uribe vuelve a tratar el mundo de ETA en Lejos del mar. Y se refiere a ese tiempo de violencia que afortunadamente ya acabó, pero cuyas heridas, en muchos casos, aún no han podido cicatrizar.
 
   El exetarra Santi (Eduard Fernández) llega al cabo de Gata para visitar a un amigo enfermo con el que coincidió en prisión. En el hospital, la doctora Marina (Elena Anaya) se cruza con él y sufre un desmayo. La anterior vez que lo vio, ella era una niña y ese encuentro trágico marcó su vida. Decide vengarse de Santi, aunque eso pueda terminar con una estabilidad emocional que le ha costado mucho conseguir.
 
 
Eduard Fernández y Elena Anaya
Eduard Fernández y Elena Anaya
 
 
 
   Es todo un espectáculo ver actuar a Elena Anaya. La pasada temporada nos brindó una soberbia interpretación en Todos están muertos, de Isabel Sanchis; y recientemente incorporó a una mala aquejada de peterpanismo en Zipi y Zape y la isla del capitán, de Oskar Santos. “Tanto Marina como Santi son dos seres desgarrados que buscan esperanza, redención o paz. Su encuentro va a hacer que salten todos los fusibles”, dice Anaya, que también estrenó en las últimas semanas La memoria del agua, de Matías Bize.
 
   Uno de los primeros papeles protagonistas de Eduard Fernández fue en La voz de su amo (Emilio Martínez-Lázaro, 2001), donde ya entró en contacto con la temática de ETA. En Lejos del mar se muestra insuperable en el papel de un hombre que necesita sepultar su pasado. “Es un actor como la copa de un pino”, dice su compañera Anaya. “Desde hace 20 años deseaba que a alguien se le ocurriera juntarnos en una película, y ese milagro lo ha hecho posible Imanol. Eduard y yo hemos trabajado codo con codo para desarrollar en pantalla una relación brutal, tierna, desasosegante y siempre al límite”. A Fernández le vimos en 2015 en Felices 140, de Gracia Querejeta.
 
   El marido del personaje de Elena Anaya lo encarna el sevillano José Luis García Pérez, uno de nuestros intérpretes más carismáticos tanto por su presencia como por su inconfundible y peculiar voz. Entre sus últimos trabajos figuran las series Carlos, Rey Emperador y Bajo Sospecha, así como la cinta El país del miedo, de Francisco Espada. “Es una película inquietante, porque te das cuenta de que personas que deberías despreciar son hasta simpáticos. O, al menos, los puedes comprender en cierta forma”, señala García Pérez.
 
   En otros papeles encontramos a Ignacio Mateos (Blancanieves, de Pablo Berger) y Juan Motilla, en el reparto de la serie Vis a vis.
 
 
José Luis García Pérez
José Luis García Pérez
 
 
 
El final de una trilogía
Imanol Uribe siempre ha tenido mucho interés en investigar en sus raíces vascas y mostrar la convulsa relación de Euskadi con el terrorismo de ETA. Lejos del mar cierra una trilogía sobre el fenómeno que comenzó con La muerte de Mikel y siguió con la mencionada Días contados, el filme con más nominaciones de la historia de los Goya. “Después de rodar esas películas, en 1995 quise abordar desde el prisma del arrepentimiento o del olvido la violencia generada por ETA. Pero entonces no se daban las condiciones ni las circunstancias para trabajar en el proyecto. Ahora sí se pueden mirar las cosas con calma para reflexionar sobre el odio, la venganza o la locura que provocaron esos años de muerte y destrucción”, explica Uribe, consciente de lo difícil que resulta juzgar con ecuanimidad un filme sobre un tema tan polémico para todos. “Mi propósito es que se vea la película con la misma emoción a la que nos entregamos cuando vemos un thriller con gancho. La reflexión sobre el trasfondo político vendrá cuando salgamos del cine”, opina el cineasta, que ya filmó anteriormente en Almería Bwana (1996).
 
   Lejos del mar es como un whisky seco. El ardor en la garganta, las entrañas que protestan alabando la invasión de calor y el estado de ánimo preciso que nos prepara para los momentos más duros o, no es el caso, una cierta alegría. No. Aquí no hay bromas. Elena Anaya y Eduard Fernández se enfrentan a sí mismos, a sus miedos, a sus deseos más recónditos, frente a un mar tranquilo ajeno al sufrimiento pasado y al que está a punto de llegar. Es un relato denso que nos deja temblando. Todo un maestro, Uribe.
 
29-08-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio