twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
21-01-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 22 de enero



‘Bendita calamidad’



APRENDICES DE PÍCAROS
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Con una amplia experiencia como guionista, productor y distribuidor, el bilbaíno afincado en Zaragoza Gaizka Urresti se ha apoyado en actores y artistas tan queridos como Luis Varela, Enrique Villén o Carlos Sobera para debutar como director de ficción. Ha armado una comedia (adaptación de la novela homónima de Miguel Mena publicada en 1983) que ya logró el beneplácito del público aragonés, ante el cual se presentó ya hace algunas semanas, y ahora pretende lo mismo en toda España. Está dedicada al desaparecido Álex Angulo, fallecido en accidente de tráfico en julio de 2014 cuando se disponía a intervenir en el filme.
 
   Urresti ambienta Bendita calamidad en Tarazona, en pleno Moncayo, donde un par de desastrados hermanos planean pagar sus cuantiosas deudas secuestrando a una personalidad importante y pidiendo un gran rescate. Muy pronto descubren que lo que han tramado hace aguas por todas partes.
 
   Estos hermanos protagonistas son Nacho Rubio, actor turolense que recordamos de la serie Camera Café. Le da la réplica Jorge Asín, conocido por sus parodias en Oregón TV, programa de humor de la televisión autonómica aragonesa.
 
 
Jorge Asín, Luis Varela y Enrique Villén
Jorge Asín, Luis Varela y Enrique Villén
 
 
 
   Encarnando al obispo de Tarazona encontramos al incombustible Luis Varela, que a sus 73 años continúa en plena forma (su último trabajo ha sido en la serie Algo que celebrar). “El compromiso de Luis con la película ha sido absoluto. Sin apenas tiempo de ensayar su papel, demostró su enorme profesionalidad, convirtiendo su actuación en un regalo a la memoria de Álex Angulo”, resalta Urresti.
 
   Igualmente magnífica es la intervención de Enrique Villén (un abogado chanchullero), al que vimos recientemente en Mi gran noche, de Álex de la Iglesia. “Además de su innata comicidad, Enrique ha aportado ideas muy interesantes a su personaje y a la película”, comenta el director. Otro colaboración de lujo es la de Juan Muñoz, el compañero de José Mota en el añorado dúo humorístico Cruz y Raya. “En su rol de policía municipal, Juan ha logrado calcar el acento maño, basándose en los personajes que incorporó en la pantalla Paco Martínez Soria”, señala Urresti. El popular presentador televisivo Carlos Sobera se mete con mucha solvencia en la piel de un hombre de negocios sin escrúpulos. Urresti cree que es uno de los grandes descubrimientos de Bendita calamidad. “Como actor es igual de bueno que como entertainer”.
 
   Por último, hay que mencionar a la oscense Carmen Barrantes (reportera de televisión), actriz de la pieza teatral Lo que vio el mayordomo, en los escenarios madrileños durante 2014.
 
 
Carmen Barrantes y Juan Muñoz
Carmen Barrantes y Juan Muñoz
 
 
 
Autogestión de una película
No ha esperado Gaizka Urresti a que se decidiera alguna distribuidora a hacer llegar al público Bendita calamidad. “Como es mi norma en todas mis producciones, yo me he encargado de gestionar el estreno y de promocionarla en cualquier ciudad. Pese a que no es un trabajo tan creativo como escribir y dirigir, me proporciona la libertad de tener el control absoluto de la película”, explica el cineasta, autor con Javier Espada del documental El último guion. Buñuel en la memoria (2008) y del corto ganador del Goya en 2014 Abstenerse agencias. “Fenómenos como Ocho apellidos vascos y Ocho apellidos catalanes han demostrado que el cine español es muy rentable si se le apoya con decisión. Lo que se necesita es voluntad de a la gente lo que quiere ver, reconocerse en las señas de identidad de los Ocho apellidos o de nuestra Bendita calamidad, tan aragonesa y tan española”, reflexiona el director, también productor del documental en cartel El hombre que quiso ser Segundo, de Ramón Alós, a propósito del pionero del cine Segundo de Chomón.
 
   Efectivamente, la cinta se impregna del paisaje y de las gentes de Aragón y además habla de temas que todos conocemos y sufrimos en cualquier parte: la corrupción, la crisis económica, la inevitable picaresca con la que los ciudadanos tratan de salir del paso. Es mejor llevar la precariedad con humor y alegría, sostiene Urresti, y con filmes bienintencionados como esta comedia que quiere acompañarnos en estos tiempos difíciles.
 
21-01-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio