twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
20-07-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 22 de julio



‘Sacramento’



CULTO A LA SUBVERSIÓN
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Presentada en el último festival de Sitges, esta irreverente cinta del polifacético Carlos Cañeque es un carrusel de historias, imágenes y audacias verbales que está dedicada al fallecido novelista Javier Tomeo, al que vemos en algunas secuencias del filme. Se rodó tanto en blanco y negro como en color, utilizando el croma para crear fondos virtuales que acentúan la sensación de fantasía y realidad buscada por el cineasta catalán.  
 
   Carlos Cañeque encarna en Sacramento a un cineasta que piensa en su próxima película, y en ella es un cura enloquecido que amenaza con la condenación a todos los que encuentra en su camino. Visualizamos también otra historia del filme: la de una estrafalaria corresponsal en el Vaticano (Cesc Casanovas) que es madre de un seductor (Tony Corvillo) coleccionista de bellas amantes. Entretanto, el cura peregrino conoce a un hombre que cree ser Napoleón (Fermí Reixach), y juntos emprenden un viaje a Oriente, no se sabe si buscando uno las murallas de Jericó o el emperador a sus tropas prestas a la conquista de Egipto.
 
 
 
Carlos Cañeque
Carlos Cañeque
 
 
 
   El veterano Fermí Reixach se divirtió mucho incorporando a un señor con sueños de grandeza. “Ha leído obsesivamente libros sobre Napoleón hasta el punto de estar convencido de serlo. Además ha leído un volumen sobre los falsos Napoleones y su tragedia es que ya no sabe si es un impostor o el verdadero Bonaparte”, comenta el intérprete gerundense, que participó últimamente en Barcelona, noche de invierno, de Dani de la Orden; y ahora en el inminente estreno de Zipi y Zape y la isla del capitán, de Oskar Santos.
 
   Tampoco está en sus cabales el personaje de Tony Corvillo, un conquistador implacable de mujeres que, aun así, guarda en su casa muñecas hinchables y maniquíes con las que manifiesta sus pulsiones sexuales más recónditas. “Es un don Juan sádico que odia a las mujeres. Pero su capacidad de seducción es absoluta porque le dice a cada una exactamente lo que quiere escuchar”, afirma Cañeque sobre el rol de Corvillo, actor barcelonés que ha intervenido en Mientras duermes, de Jaume Balagueró; y en la serie El Príncipe.
 
   Esas mujeres que caen rendidas ante este perturbado playboy son Míriam Tortosa (una estudiosa de Hegel), en el reparto de Una pistola en cada mano, de Cesc Gay; Ariadna Cabrol (aspirante a señora de la alta sociedad), protagonista de Sapos y culebras, de Francisco Avizanda; Cristina Gàmiz (mística y vengativa) que destacó en Tres días con la familia, de Mar Coll; y Nya de la Rubia (parece inocente pero es muy peligrosa), con importantes papeles en Toro, de Kike Maillo; y la serie Mar de plástico
 
 
Ariadna Cabrol y Tony Corvillo
Ariadna Cabrol y Tony Corvillo
 
 
 
Película buñueliana
Sacramento cierra una trilogía de Carlos Cañeque sobre el erotismo y la muerte de la que forman parte Queridísimos intelectuales (del placer y del dolor) y La cámara lúcida. “La inspiración para el cura loco la hallé en Ordet, de Dreyer. Predica en el campo, a quien se le ponga por delante, con palabras atribuidas a Jesús. Igualmente me inspiré en El Quijote, pues abrigo la sospecha de que Cervantes pensó al escribir su novela mucho más en el nazareno que en los libros de caballería”, señala Cañeque, profesor de Teoría Política en la Universidad Autónoma de Barcelona y autor de las novelas Quién y Muertos de amor, adaptada al cine por Mikel Aguirresarobe. “Romàn Gubern me dijo que Sacramento le recordaba mucho a las películas francesas de la última época de Luis Buñuel. Sin embargo, también tengo que decir que me fijé bastante en Nazarín, ese sacerdote de barriada pobre en México que hacía Paco Rabal que quería parecerse en todo a Jesús, y de todos recibía palos y escarnio”, explica el realizador.
 
   De dos obras de su amigo Javier Tomeo (Napoleón VII y El cazador de leones), ha escogido algunas frases que inserta en diálogos de la cinta. “Las extraje con su permiso. Siempre me encantó el tono absurdo que impregna sus novelas. Un aragonés genial, como Buñuel”. Comparte Cañeque con el director de Viridiana la crítica acerba a la Iglesia. “Fui a un colegio católico, de cuyo nombre no quiero acordarme, que me traumatizó. Creo que el catolicismo, a pesar de los esfuerzos del nuevo papa Francisco, es una institución que tiende a desaparecer”.
 
   Sacramento es un filme surrealista que no solo homenajea a Buñuel, sino también a Luis García Berlanga, del que es un gran admirador Cañeque. Como en los dos cineastas citados, aquí están la percepción subversiva del erotismo y la sana y regocijante adicción al comentario sacrílego. Si algunas películas tranquilizan nuestra conciencia y nos dan seguridad y conformismo, la cinta de Cañeque pretende todo lo contrario. Provocarnos en cada fotograma, mofarse de los ritos eclesiásticos y darnos la posibilidad de ser un poco más libres.
 
20-07-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio