twitter instagram facebook
Versión imprimir
21-03-2019

Los estrenos del 22 de marzo


‘Onyx, los reyes del Grial’


LA BÚSQUEDA DEL PODER


 

ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

A medio camino entre la ficción y el documental, este filme de palpitante indagación histórica, rubricado por el mexicano Roberto Girault, se exhibió en la sección Castilla y León en Largo durante última Seminci de Valladolid. Y también en el reciente certamen de Medina del Campo. Se trata de una película con vocación internacional, rodada en León y Jerusalén, en la que se conjugan épocas, escenarios, épica y lírica y en la que sobresale la presencia de un eficaz elenco de intérpretes españoles, además de estrellas como María de Medeiros o Jim Caviezel.


   En el siglo XI, Saladino (Rafael Rojas), sultán de Egipto, tuvo que recurrir al poderoso califato de Denia para aliviar el hambre que azotaba el país. En recompensa por su ayuda entregó un codiciado objeto, el Grial, requisado del templo de Jerusalén. Supuestamente, el cáliz se hallaba en 1940 en el monasterio de Montserrat (Barcelona), donde acudió Himmler, lugarteniente de Hitler, para apropiarse del Grial, símbolo del poder absoluto que ansiaban los nazis.


  

   El madrileño Rafael Rojas se ha distinguido en los filmes Caleidoscopio (Rafael Alcázar) y Anochece en la India (Chema Rodríguez), así como en las series Gran Reserva, El final del camino Servir y proteger. “Ser actor te da la posibilidad de interpretar a personajes históricos tan fascinantes como Saladino”, afirma el artista, que ha colaborado en cortos como Carne (Alejandro Marcos).


   “Ante todo, Onyx quiere entretener con su mezcla de aventura, realidad y ficción, con un aire incluso de thriller”, opina Ricard Sales, que encarna a Otto Rahn, un escritor judío experto en el Grial. Sales ha destacado en Dioses y perros (David Marqués y Rafa Montesinos) y Lasa y Zabala (Pablo Malo). 


   Conocemos a Carlos Olalla (orfebre) gracias a películas como Los golpes de la vida (Andrés Fernández) o El mundo es suyo, de Alfonso Sánchez, además de por de las series Acacias 38 La otra mirada. Por su parte, Jaime Adalid se pone en la piel de Andreu Ripoll, un monje de Montserrat que fue interlocutor de Himmler en su visita al monasterio. Adalid ha intervenido en Faraday (Norberto Ramos del Val) y Fuego (Luis Marías).



En primer plano, Dan Martin y Jaime Adalid


   Al siglo XI nos remiten los investigadores de la Universidad de León Margarita Torres y José Miguel Ortega, que sostienen que el cáliz custodiado en la basílica de San Isidoro de la ciudad es el de Cristo en la Última Cena. Hasta ese siglo retrocede también el filme, en cuyo relato introduce a figuras históricas relacionadas directamente con el Grial.


   Fernando I de León está interpretado por el artista asturiano César Sánchez (en Ilusión, de Daniel Castro y la serie Cuéntame). A la hija de ese monarca, doña Urraca, le da vida Tania Watson (de la película Parada en el infierno, de Víctor Matellano, y la serie Velvet Colección). También recalcamos el personaje de un meticuloso orfebre de aquella época, a quien pone cara el veterano Saturnino García, cuyos últimos estrenos han sido Abracadabra (Pablo Berger), En las estrellas (Zoe Berriatúa) y Tiempo después (José Luis Cuerda). “Después de tantos años de carrera es estupendo que se acuerden de ti para papeles como el de este orfebre de Onyx”, confiesa García, al que recordamos en las cintas Justino, un asesino de la tercera edadMatías, juez de línea (ambas de La Cuadrilla) o Marujas asesinas (Javier Rebollo).



César Sánchez y Tania Watson

 

Magnífico reparto

“Estoy muy satisfecho del magnífico reparto que tuve a mi disposición y de la ayuda y colaboración de las autoridades de León durante el rodaje, además de la financiación de la Fundación Nemesio Diez”, reconoce el realizador Roberto Girault. Es autor de cintas como El estudiante La leyenda del diamante.  


     Como ha comentado arriba Ricard Sales, Onyx, los reyes del Grial es un filme que debemos ver con ese espíritu aventurero que animaba a Indiana Jones en la búsqueda de la santa copa. Mitos, leyendas, devoción, misterio. De todo ello saca partido Girault para intrigarnos con esa pesquisa de un objeto venerado por el que han muerto inocentes y culpables, y del que se valieron grandes figuras históricas para consolidar su poder.

Versión imprimir