twitter instagram facebook
Versión imprimir
18-11-2019


Los estrenos del 22 de noviembre


‘Adiós’


LA CODICIA Y LAS CUENTAS PENDIENTES



ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS

No da respiro este violento thriller que firma Paco Cabezas, que ya fue ovacionado en la gala de clausura del Festival de Cine Europeo de Sevilla. Rodada en el barrio de las Tres Mil Viviendas de la capital andaluza, Adiós es una producción de Apache Films y La Claqueta con un gran reparto encabezado por Mario Casas y Natalia de Molina.

   El caso de la muerte de una niña por un accidente en las Tres Mil Viviendas cae en manos de la inspectora Eli (Ruth Díaz). Esta lidiará con los recelos del padre de la pequeña, Juan (Mario Casas), quien es además cabeza de familia del clan de Los Santos. El choque entre Eli y Juan por esclarecer la muerte destapará ante ambos toda una red de secretos y mentiras que transitan a lo largo de la delgada y difusa línea de la justicia. 



   “Me gusta mucho encarnar a tipos que suponen un reto para mí. No quiero repetirme con papeles que ya he hecho, porque es necesario ofrecer cosas diferentes al público”, comenta Mario Casas, protagonista de Grupo 7 (Alberto Rodríguez), Contratiempo (Oriol Paulo), El fotógrafo de Mauthasen (Mar Targarona)... “Mario se mete en la piel de un hombre bueno que se ve forzado a delinquir”, señala el director sobre un actor al que hemos visto muy recientemente en la serie Instinto

   A su lado, interpretando a Triana (esposa de Juan/Mario Casas), está Natalia de Molina, con dos Goyas en su palmarés por Vivir es fácil con los ojos cerrados (David Trueba) y Techo y comida (Juan Miguel del Castillo). “Triana ha vivido y ha sufrido mucho, pero mantiene la esperanza de alcanzar una existencia alejada del peligro y las amenazas”, relata la jiennense De Molina, cuyo anterior estreno fue 522. Un gato, un chino y mi padre (Paco R. Baños).

   La cántabra Ruth Díaz nos deslumbró en Tarde para la ira (Raúl Arévalo), por la que fue nominada al Goya. Luego llegarían a su currículum Bajo la piel de lobo (Samu Fuentes) y Sordo (Alfonso Cortés-Cavanillas). “Eli es una policía un tanto desencantada, pero lucha por hacer lo correcto en medio de la corrupción”, expone Cabezas. Igualmente nos complace la presencia de Carlos Bardem (Manuel, inspector de policía), con grandes actuaciones en Celda 211 (Daniel Monzón), Alacrán enamorado (Santiago Zannou)...

   El elenco incluye además a Vicente Romero como Andrés, el hermano de Casas en esta ficción, a quien ya vimos en La sombra de la ley (Dani de la Torre). Sebastián Haro (otro de los inspectores) ha protagonizado en la gran pantalla La primera cita (Jesús Ponce). A Mona Martínez (María, matriarca del clan de Los Santos) la vimos en Taxi a Gibraltar (Alejo Flah). Y Pablo Gómez Pando (Nando, hijo del personaje de Bardem) es un joven intérprete que intervino en Cuando los ángeles duermen (Gonzalo Bendala).



La vuelta a las raíces

“El guion de Adiós ha sido parido por José Rodríguez, sevillano como yo, que ha escrito tratando de hacer la mejor película posible. Habla del dolor de tener que despedirte de alguien que sientes parte de ti. Es el filme que siento más cercano a mí, el que más necesitaba hacer, pues se inspira en personajes que conozco de toda la vida”, afirma Paco Cabezas. Este es director de las películas Aparecidos y Carne de neón, esta última encabezada por Mario Casas, cuyo origen estuvo en un alabado corto del mismo título rodado en 2005 y con enorme éxito internacional.

   “Durante ocho años he dirigido películas en Hollywood, con intérpretes a mis órdenes como Nicolas Cage o Eva Green. También he aprendido mucho en la dirección de series de televisión. Todo ello lo filmé en inglés, y ahora era el momento de la vuelta a mi idioma. Quería rodar en español, en sevillano. Y concretando más, en el idioma que hablan en el barrio de Los Pajaritos, donde me crié”, expone Cabezas. Llevan su firma las cintas norteamericanas Tobarev y Mr. Right y la serie Fear the Walking Dead.

   Nos congratulan las escenas de acción, los diálogos vertiginosos, la fatalidad de los personajes sin salida que pueblan esta película. La dirige con pulso firme el consagrado Paco Cabezas, todo un especialista en el cine de alta tensión. Haremos bien en fijarnos en las vigorosas interpretaciones de Mario Casas, Ruth Díaz y Natalia de Molina, con papeles que ansían una vida pacífica pero acaban casi siempre con las manos manchadas de sangre.

Versión imprimir

Contenidos Relacionados