twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
23-06-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 24 de junio



‘Benidorm, mon amour’



LIGONES, POLICÍAS Y LADRONES
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Basada en los personajes de L’Alqueria Blanca, una serie de gran éxito en la televisión valenciana, Benidorm, mon amour ha sido dirigida por el barcelonés Santiago Pumarola, que también realizó la serie. Una comedia que pretende amablemente hacer más llevaderos los largos días del verano.
 
   1962. Cuatro amigos se reúnen para pasar un fin de semana en Benidorm. Su sueño es ligar con las turistas extranjeras que pasan sus vacaciones en la población. Una confusión de equipajes en los aseos de una gasolinera hará que vayan tras ellos unos ladrones un tanto chapuzas y dos policías igualmente desastrosos.
 
 
Andreu Castro y Diego Braguinsky
Andreu Castro y Diego Braguinsky
 
 
 
   Los protagonistas de la producción televisiva (estuvo 10 temporadas en antena) son los mismos que encabezan el reparto de Benidorm, mon amour, que transcurre unos años antes de lo se contaba en la serie. Ferran Gadea encarna a Tonet, deseoso de olvidar durante ese fin de semana que plasma la cinta la rígida disciplina del cuartel donde hace la mili. “Tonet conectó con los espectadores en L’Alqueria Blanca porque practicaba un tipo de humor valenciano muy típico. Tiene la inocencia de un niño en el cuerpo de un adulto”, dice Gadea, que intervino en La chispa de la vida, de Álex de la Iglesia, y Blockbuster, de Tirso Calero. Uno de los amigos de Tonet/Gadea es Jaume, interpretado por Miguel Barberá, al que hemos visto en series como Toledo, Los misterios de Laura y Gym Tony. “Es un acierto que se mezclen tanto el valenciano como el castellano en la película. Así sucedía en L’Alqueria Blanca y así ocurre también todos los días en la Comunidad”, comenta el castellonense Barberá.
 
   Manuel Maestro es Tomy, vendedor de ropa íntima femenina. Otras actuaciones de Maestro han sido en la serie de Telecinco Chiringuito de Pepe y en la tv movie Tocant el mar. Por su parte, Óscar Pastor es Sento, el dueño del bar del pueblo en L’Alqueria.... Además de su trabajo de intérprete, es el responsable del espacio escénico Mínima, sito en el madrileño barrio de Lavapiés.
 
 
Ferran Gadea
Ferran Gadea
 
 
 
   Los cuatro amigos encuentran a cuatro turistas francesas por las que beben los vientos. Entre estas chicas boom figura la alcoyana Nazaret Aracil, incorporando a Brigitte, parisina hija de emigrantes españoles. Aracil ha obtenido una gran popularidad con su papel de Arancha en la serie Cuéntame cómo pasó. También hay que mencionar obligadamente a la descacharrante pareja que forman Diego Braguinsky (un policía franquista que le tiró los tejos a ¡Carmen Polo!) y Andreu Castro (su ayudante, la incompetencia personificada). Integrante del reparto original de L’Alqueria Blanca, Braguinsky acaba de intervenir en El bar, la nueva cinta de Álex de la Iglesia. En cuanto a Castro, participó en El gran Vázquez, junto a Santiago Segura, y este año ha rodado su ópera prima como director, Paisaje al amanecer, con Nicolás Coronado y Elvira Mínguez.
 
Confiar en los personajes
“Siempre he pensado que lo importante en una película es que la visión del director sea comprometida, de modo que su propósito y su punto de vista queden diáfanos para que logre comunicar”, razona Santiago Pumarola, autor de otro largometraje, Mi día de suerte, y realizador en las series Arrayán (Canal Sur), Amar en tiempos revueltos o Pazo de familia (TVG). “Creo que en Benidorm, mon amour, he conseguido esa comunicación. Ha sido una peli muy divertida de rodar. Muchas veces dejábamos el guion a un lado, porque lo que surgía estaba por encima de lo que había escrito, y esa flexibilidad ha enriquecido la cinta”, alega el cineasta, muy contento con la labor del elenco. “Los actores han estado sobresalientes. Confiaron y se dejaron llevar por sus personajes; gozaron haciéndolos suyos, y eso provocará que el espectador se identifique más con ellos”.
 
   Benidorm, mon amour es una comedia bienintencionada que recuerda, sin la odiosa censura de entonces, los filmes humorísticos que hicieron famosos a Alfredo Landa y a otros geniales intérpretes de los años sesenta y setenta. Así las cosas, el objetivo claro de Pumarola es que el público se ría (y lo consigue ampliamente) con estos personajes que en el paraíso dorado de Benidorm se burlan de la represión impuesta por un gobierno dictatorial.
 
23-06-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio