twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
25-02-2016 Versión imprimir

 
Los estrenos del 26 de febrero

 
‘La decisión de Julia’
 
 
 
AMOR Y ODIO EN UNA HABITACIÓN DE HOTEL
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Marta Belaustegui y Fernando Cayo dominan la pantalla en esta potente historia en la que el amor y el deseo esconden las ideas y algunos demonios que nos han forjado como personas. El filme, realizado en un elegante y sugestivo blanco y negro por el gallego Norberto López Amado, impactó en la pasada edición de la Seminci vallisoletana.
 
   1988. Julia (Belaustegui) es una corredora profesional que, entrenando en la Casa de Campo de Madrid, conoce a Lander (Cayo), un vasco de paso en la ciudad por el que se siente atraída. Durante unos días, en una habitación de hotel, viven un apasionado romance que concluye bruscamente. El recuerdo de esa felicidad palidece muchos años después, cuando la vida de Julia se consume, al rememorar también la actividad clandestina de Lander.

 
   El rostro, la voz, la ternura y la dureza de Marta Belaustegui jalonan todo el transcurso de La decisión de Julia. La actriz madrileña es una de las grandes musas del cine de autor de los últimos 20 años en películas como El principio de Arquímedes o Las razones de mis amigos, ambas de Gerardo Herrero; y Marta y alrededores, de Nacho Pérez de la Paz y Jesús Ruiz. “Julia es una mujer que ha luchado siempre por respetarse a sí misma para poder respetar a los demás. Como consecuencia de eso, su vida ha estado marcada por una continua y dolorosa toma de decisiones, procurando que tanto su libertad personal como el sentido de la dignidad fueran esenciales en cualquier postura que fijara”, comenta Belaustegui, que fue premiada por su actuación en el festival de Ourense. “Pese a que pueda parecer triste, la película nos enseña que hay que valorar el tiempo que tenemos y atreverse a vivirlo de la manera en que realmente deseamos hacerlo”, añade la intérprete coprotagonista de la serie El Rey, que dirigió el propio López Amado
 
   Cómplice de su plenitud como mujer y culpable de su desdicha, el papel de Fernando Cayo es el del equilibrista en el vacío que desea ofrecer todo su cariño mientras sus compañeros de un ideal político sangriento le vigilan y censuran. “No ha habido un guion que me haya producido más emoción que este”, confiesa Cayo, recientes sus colaboraciones en dos filmes de éxito: Palmeras en la nieve y El desconocido. “Es una propuesta fascinante. Hablar con tu recuerdo, el mejor de tu vida y al mismo tiempo el peor. Lander desperdició su gran amor por una causa. ¿Hay algún ideal o compromiso que merezca despreciar este amor único?”, se pregunta el intérprete, en gira por España con la obra Páncreas, de Patxo Telleria. 
   Acompañando a Julia en su última soledad están Josean Bengoetxea y Yolanda Ulloa. El actor donostiarra intervino en Negociador, de Borja Cobeaga. En cuanto a Ulloa, participó en series como Tierra de lobos, coincidiendo ya entonces con López Amado, uno de los realizadores de esa producción televisiva.
 
Apoyado en sus intérpretes
“La inspiración para La decisión de Julia viene de la obra La voz humana, un monologo que escribió Jean Cocteau para Edith Piaf en 1930. La idea era crear una historia para una sola actriz, que hablara del amor y de la muerte a través de una larga conversación. La película tiene en común con la pieza de Cocteau que trata el amor, pero no un amor desesperado, sino pasional”, explica el cineasta, autor del largometraje Nos miran (2002) y del documental ¿Cuánto pesa su edificio, Mr Foster?, Goya en 2011.
 
   La decisión de Julia es un filme austero, poético, de interiores, silencios y ausencias que nos van llenando de plomo el corazón. La enorme fuerza interpretativa de Belaustegui y Cayo convierten en imágenes lo que se van diciendo, los paisajes y los hechos que van enumerando, entre besos, miradas y amenazas en esa habitación de hotel que es todo lo que tienen. Se trata del relato de un amor imposible, marcada la distancia que hay entre el calor de un cuerpo deseado y querido y el frío tacto mortal de una pistola que ha servido para segar la vida de inocentes. López Amado sabe cómo plasmar esta añoranza y esta tristeza de la felicidad extinguida tan rápidamente como vino.
 
25-02-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio