twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
27-04-2017 Versión imprimir

 

Los estrenos del 28 de abril


‘La mano invisible’
 

TRABAJADORES MANIPULADOS
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Causa admiración y sorpresa esta enérgica adaptación de la novela homónima de Isaac Rosa que supone el debut del cartagenero David Macián. Realizada sin apenas presupuesto, es un drama sobre la cruda realidad del mundo laboral que ha obtenido los galardones del público y del jurado joven en el REC de Tarragona. También ha sido aplaudida en los certámenes de Cine Europeo de Sevilla y en el de Derechos Humanos de San Sebastián.
 
   En una nave de un polígono industrial, 11 trabajadores de distintos sectores desempeñan diversas tareas: un albañil construye una pared que más tarde derriba, una chica coloca piezas en una cadena de montaje sin saber para qué sirven, un carnicero despieza animales en descomposición, un informático elabora un extraño y complicado programa, una teleoperadora realiza encuestas sobre productividad, un mecánico desmonta un coche que luego vuelve a montar... La tensión entre ellos crece cuando se rumorea que van a suprimir empleos. Mientras, un público en la sombra observa el espectáculo del trabajo asalariado.
 
 
 
Bárbara Santa-Cruz
Bárbara Santa-Cruz
 
 
 
Amplio reparto coral
Edu Ferrés (el mecánico) ha participado en las series Amar en tiempos revueltos, La pecera de Eva o la webserie Nadia en cuesta. En cine ha colaborado en Faraday y Amor tóxico, las dos de Norberto Ramos del Val. “Hemos remado todos hacia el mismo lado y así conseguimos hacer la película. En cuanto a mi cometido, puedo decir que no sé ni cambiar una rueda”, ríe Ferrés.
 
   Con gesto duro y voz firme, Marta Larralde es la ejecutiva de la empresa que controla a los trabajadores. Últimamente vimos a la actriz de Vigo en La playa de los ahogados, de Gerardo Herrero. La madrileña Bárbara Santa-Cruz es una teleoperadora con escasa suerte en sus llamadas. Destacó la intérprete en los filmes de Borja Cobeaga Pagafantas y No controles; y en Esa sensación, de Juan Cavestany, Julián Génisson y Pablo Hernando.
 
   “Primero ejerzo de puta, luego soy también limpiadora y después... ya no sé”, dice, risueña, Anahí Beholi, a la que recordamos de Ispansi y 2 francos, 40 pesetas, ambas de Carlos Iglesias. Un carnicero malencarado y huraño es el papel encomendado al donostiarra Josean Bengoetxea, con excelentes actuaciones en Loreak, de Jon Garaño y Jose Mari Goenaga; y Negociador, del citado Cobeaga.
 
   Intérprete de filmes como La vergüenza, de David Planell; o Los Borgia, de Antonio Hernández, Esther Ortega da vida a una costurera que está harta de trabajar en un lugar donde todo lo que hace no sirve para nada. “David es un ser encantador y enseguida nos convenció de que debíamos participar en ‘una película estupenda para la que no hay dinero, pero no importa’, nos dijo”, señala  con gracejo Ortega.
 
   Igualmente reseñables son las intervenciones de Marina Salas (chica de las piezas), que encarnó a Leonor de Austria en la serie Carlos, Rey Emperador; José Luis Torrijo (el albañil), Goya al mejor actor revelación por La soledad, de Jaime Rosales; Daniel Pérez Prada, en el reparto de Cómo sobrevivir a una despedida, de Manuela Burló; o el veterano Bruto Pomeroy (el camarero de la nave), con filmes en su currículo como El día de la bestia, de Álex de la Iglesia; o Los mánagers, de Fernando Guillén Cuervo. “He estado en todos los cortos de David y comprobado a lo largo del tiempo cómo ha adquirido una gran conciencia social, plasmada a las mil maravillas en La mano invisible”,  resume Pomeroy.
 
 
Esther Ortega y Josean Bengoetxea
Esther Ortega y Josean Bengoetxea
 
 
 
Conocimiento del mundo laboral
“Han sido cuatro años de duro esfuerzo para sacar adelante esta película rodada sin ningún tipo de subvención”, expone David Macián, autor de los cortos Liquidación total, Tropezones y El increíble trueno escarlata. “Mientras realizaba estos cortos, he trabajado en empresas que no tenían nada que ver con el cine y fui recopilando información sobre el mundo laboral, las relaciones entre jefes y empleados, los chantajes y las complicidades”, afirma el cineasta, que formó una cooperativa con los intérpretes para financiar el filme, además de una campaña de crowdfunding
 
   La mano invisible recuerda al espectador la tragedia de la precariedad que vivimos a diario, con ciudadanos manipulados, humillados por empresas que recortan empleos en las buenas y en las malas épocas. Macián cuenta esta temática con original sello, rabia y un talento innegable, señas de identidad que acompañan siempre a un gran director.
 
 
 
 
27-04-2017 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio