twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
26-04-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 29 de abril



‘La punta del iceberg’



ESCLAVOS DEL SIGLO XXI
 
 
 
 

ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Maribel Verdú se reviste de justicia y coraje en la ópera prima del canario David Cánovas (sección oficial del Festival de Málaga), que se adentra en las duras entrañas de una multinacional que busca los beneficios por encima de cualquier derecho de los trabajadores. Los interiores de un edificio moderno son las nuevas galeras donde los galeotes no reman, pero trabajan y trabajan hasta desfallecer.
 
   Sofía (Verdú), investigadora de la sede central de una gran compañía, se reúne a primera hora de la mañana con Fresno (Fernando Cayo), el director de una de las filiales donde ha habido tres suicidios en los últimos seis meses. Pese a las pocas facilidades que le da Fresno, la mujer va descubriendo los chantajes, los abusos, el silencio cómplice que forman una maraña en la que ella se enreda más de lo que querría.
Maribel Verdú y Fernando Cayo
Maribel Verdú y Fernando Cayo
 
 
 
   Desde hace ya más de una década, Maribel Verdú goza de una aceptación entre crítica y público casi sin parangón en el cine español. Sus éxitos internacionales con Y tu mamá también, de Alfonso Cuarón, y El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro, han sido refrendados posteriormente con sus espléndidos trabajos en Siete meses de billar francés (Gracia Querejeta) y Blancanieves (Pablo Berger), por los que obtuvo sendos Goyas. Por lo tanto, no podemos sorprendernos de que en La punta del iceberg sea, con energía y talento desplegados en pantalla, la protagonista absoluta. “Hay personas que no les importa en absoluto anular tus capacidades, tu autoestima. De eso trata esta película. Por ello, por lo que plasma, todos hemos aceptado intervenir en ella nada más leer el guion”, afirma Verdú. 
 
   Cánovas ha tenido la suerte de contar con unos intérpretes de campanillas para dar la réplica a la estrella madrileña. Carmelo Gómez incorpora a un taimado enlace sindical que prefiere correr detrás de cualquier falda antes que ponerse a la tarea de defender a sus compañeros. “La película narra una historia muy contemporánea que conocemos al dedillo, aunque finjamos mirar para otro lado”, opina Gómez, aun reciente su papel principal en La playa de los ahogados, de Gerardo Herrero. La guipuzcoana Bárbara Goenaga encarna a una empleada que está al borde de su resistencia psíquica y física. “El mundo laboral es importante, pero una mala gestión de ese entorno laboral puede desembocar en tragedia, como sucede aquí”, resalta Goenaga, en el reparto de Gernika, de Koldo Serra.
 
   El personaje de Álex García siempre parece tener prisa, estar muy convencido de lo que hace y que el capitalismo neoliberal es la solución a todos los males. “La gente que trabaja en estos centros no ve claramente el trasfondo del problema, y eso es grave”, señala el intérprete de La novia, de Paula Ortiz. Lo que le gustaría a Ginés García Millán en La punta del iceberg es tirar de la manta y ver cómo caen los que le han perjudicado o menospreciado, incluso si él no consigue salvarse. “David [Cánovas] ha expresado muy bien los conflictos de las personas, sus miedos y la responsabilidad que todos sentimos en cualquier trabajo”, alega el actor murciano, que triunfó junto a Maribel Verdú en Felices 140, de Gracia Querejeta.
 
   Moviendo los hilos, presionando a cada empleado y siendo lo más desagradable posible nos topamos con el pucelano Fernando Cayo, experto en personajes complicados, oscuros y temibles, como el terrorista de La decisión de Julia, de Norberto López Amado. “Cuando uno se encuentra con unos papeles tan ricos como los que han creado David y los guionistas José Amaro Carrillo y Alberto García Martín, lo que un actor debe hacer es relajarse y gozar interpretando”, comenta.
 
 
Carmelo Gómez, frente a Verdú
Carmelo Gómez, frente a Verdú
 
 
 
Entre el drama y el ‘thriller’
David Cánovas se ha basado en la obra homónima de Antonio Tabares (Premio Tirso de Molina)  para rodar un filme tenso y directo. “Está inspirada en hechos reales y para narrarlos he combinado el drama con un cierto aire de thriller dentro de ese mundo laboral”, explica el autor de cortos como El intruso, con José Coronado. “La película transcurre en solo tres días, en los que el personaje de Maribel Verdú se entera de muchas cosas que había pasado por alto. No solo de la empresa, sino de ella misma”.
 
   La punta del iceberg disecciona con poderío un sistema empresarial inclinado a que los trabajadores se conviertan en auténticos tiburones, compitiendo ferozmente entre ellos y buscando cada día irse a casa con el mordisco más grande entre las fauces. Cánovas denuncia verosímilmente esta dinámica, sin pretender endulzar el café amargo de la máquina del pasillo de cada día. Digan lo que digan, no es el mejor de los mundos posibles.
 
26-04-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio