twitter facebook instagram
Inicio Aisge
Noticias Entrevistas Cursos
 
Noticias
27-04-2016 Versión imprimir

 

Los estrenos del 29 de abril



‘Quatretondeta’



LOS SERES QUERIDOS
 
 
 
 
ALBERTO ÚBEDA-PORTUGUÉS
Cuatro perdedores protagonizan esta peculiar comedia del alicantino Pol Rodríguez que combina tradiciones autóctonas con un sentido lúdico de la vida y la muerte. Una ópera prima de humor negro berlanguiano y costumbrismo surrealista que compite estos días en la sección oficial del Festival de Málaga.
 
   Tomás (José Sacristán) espera en una iglesia a que le entreguen el cuerpo de su difunta mujer para enterrarlo en su pueblo natal, Quatretondeta. Iñaki (Julián Villagrán), dueño del negocio de pompas fúnebres, le dice que no consta que la fallecida tuviera más familiares que Dora (Laia Marull), su hija, que ha llegado de París para acompañar al féretro hasta su destino final en la capital francesa. Al no conseguir su objetivo, Tomás roba el vehículo donde ya está instalado el ataúd.
 
 
José Sacristán
José Sacristán
 
 
 
   No hay ningún nuevo cineasta que no quiera trabajar con José Sacristán. Rodríguez también se ha rendido a su magisterio. La experiencia de un actor con títulos míticos en su haber como Un hombre llamado Flor de Otoño, de Pedro Olea; o El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán-Gómez, le permite afrontar con total garantía papeles tan complicados como este ambiguo y soñador enamorado de Quatretondeta. “El amor es el combustible del que dependemos todos, por eso es importante recordar a las personas por las que sentimos afecto, que siempre nos acompañarán, aunque ya no estén”, relata el intérprete de Chinchón, que no ve grandes cambios en la forma de rodar de ahora con respecto a cuando comenzó en los años 60 con La familia y uno más, de Fernando Palacios. “La técnica y la ejecución han mejorado, pero el trabajo habitual de filmación continúa por las mismas pautas y, por desgracia, con una precariedad parecida”.
 
   Después de muchos años, el personaje de Laia Marull vuelve a su tierra. Había olvidado las fiestas de Moros y Cristianos, el ruido de los cohetes, el color, la magia y la sensualidad de un lugar en el que no existe la prisa y sí la amistad y la cercanía. “Me lo pasé realmente bien en la secuencia de la fiesta, con mi disfraz de guerrera mora y siendo, además, la cabeza del desfile”, dice risueña Marull, ganadora de un Goya a la mejor actriz por Te doy mis ojos, de Icíar Bollaín. Cree que el largo viaje que ha hecho Dora es asimismo una aventura interior. “Cuando nos desplazamos a un lugar diferente del que vivimos, nos cuesta por lo general adaptarnos a lo que no estamos acostumbrados, aunque ese lugar sea el de la infancia casi sepultada, querida y odiada a la vez”, explica la actriz barcelonesa. Comparte muchas secuencias en el filme con Julián Villagrán (Ciudad Delirio, de Chus Gutiérrez), que trata de hacer negocio con su surtida oferta de ataúdes, si bien resulta complicado que las personas que solicitan sus servicios muestren un gran interés por los artículos que promociona.
 
 
Laia Marull y Julián Villagrán
Laia Marull y Julián Villagrán
 
 
 
   Cerrando el cuarteto de seres en busca de una ilusión, de unas señas de identidad que les reivindiquen ante sí mismos, vemos al catalán Sergi López, un granjero de mediana edad que no sabe cómo desprenderse de la influencia de su también difunto padre. “Soy uno más de ese pueblo tan fiel a sus raíces, a sus alegrías y tristezas, a su idiosincrasia. No se puede negar lo que uno es”, reconoce el actor de El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro.
 
Recuerdos entrañables
Quatretondeta es una reflexión sobre la memoria, la vida y la muerte en clave de comedia negra donde la importancia de los recuerdos y el olvido se mezclan desde una mirada festiva para acabar siendo un verdadero grito a la humanidad”, afirma Pol Rodríguez, un consumado hombre de cine que ha trabajado en una treintena larga de largometrajes como ayudante de dirección de Marc Recha, Rafa Cortés, Claudia Llosa o Agustí Villaronga.  “Es igualmente un homenaje a mi familia, a mi localidad natal, Quatretondeta, que no llega ni a los 100 habitantes y está pegada a Alcoy”, comenta el realizador. 
 
   Quatretondeta tiene un tono melancólico, sentimental. Deja espacio suficiente para dibujar una sonrisa ante la confusión de difuntos que narra y de la que se burla Rodríguez con fina agudeza. Ayuda a realzar el conjunto la fotografía del veterano Carles Gusi, que capta el esplendor de un paisaje de suave montaña, de aires mediterráneos que ponen ritmo y corazón a esta prometedora cinta.
 
27-04-2016 Versión imprimir
© AISGE 2017   Webmaster   Condiciones de uso   Política de privacidad
Inicio